Moda

Fetiche: babucha

Zapato ligero, generalmente sin tacón, compuesto por una suela delgada y una pala puntuda que cubre únicamente la zona de los dedos y el empeine, dejando al descubierto el talón. Se fabrica en cuero, seda, terciopelo, algodón y se adorna con diferentes tipos de bordados, pasamanerías, galones, borlas, perlas, pedrería, lentejuelas, mostacillas. El término proviene del persa ‘papus’, que con el tiempo se transforma en la palabra francesa ‘babouche’.

  • pmorales

Compartir vía email

400ORIGEN Por centurias, la babucha ha sido el calzado tradicional de los pueblos del norte de África y el Medio Oriente. El momento exacto de su aparición resulta difícil de determinar, lo mismo que su ingreso a Occidente. Sin embargo, un zapato de estas características fue usado excepcionalmente en Londres, hacia fines del siglo XIV, en el contexto de la llamada moda ‘a la polonesa’. Dicha tendencia incluía puntas de hasta 18 cm de largo. En el XVII, las babuchas de punta redonda son consideradas finos accesorios de vestir. Elaboradas en satén, se bordan con hilos matizados de colores y otros metálicos, de plata. Un siglo después devienen un complemento femenino al que se le suma un tacón estilo pirata. Durante la Revolución Francesa se decoran en el frente con una escarapela tricolor. A lo largo del XIX, originarias de Marruecos y Turquía, encarnan el gusto por lo exótico junto a amplias túnicas, pantalones sarouel y joyas de gran tamaño.

TENDENCIA A pesar de una presencia intermitente que se extiende durante todo el siglo XX, las babuchas planas se popularizan recién desde la década del 90, cuando los usos locales alimentan de manera sistemática las propuestas de moda. El año 2000 se ofertan versiones urbanas y de noche en charol, pitón, gamuza, cuero dorado y plateado. Complementan conjuntos de pantalón y redingote, blancos o negros, jeans a la rodilla y faldas rectas de shantung, jersey estampado o gasa, rojas, naranjas, fucsias, acompañadas de blusas camiseras y ajustados tops.