Destacado 1/2 2

Todo el poder de las bebidas vegetales

Beber cereales y frutos secos puede sonar extraño, pero cada vez es más frecuente obtener sus nutrientes en forma líquida. Libres de gluten y lactosa, se convierten además en una opción para quienes sufren de algún tipo de intolerancia. Aquí algunas de sus propiedades y beneficios.

  • RevistaMujer

Compartir vía email

1_350

Por: Constanza Espinoza Producción: Tam Jiménez R. Fotos: Alejandra González

¿Leches o bebidas vegetales? Su blanquecino color puede confundir, pero lo adecuado es utilizar el segundo término por una simple razón: no tienen un origen animal. Las bebidas vegetales, elaboradas a partir de cereales, frutos secos e incluso legumbres, “no contienen colesterol, ni lactosa y por lo general aportan mucho menos calorías que la leche de vaca, además son de fácil digestión y asimilación. Son ricas en grasas poliinsaturadas, las cuales benefician la salud cardiovascular; también aportan proteínas y una gran cantidad de vitaminas y minerales”, explica Miguel Ángel Cárdenas, naturópata y director del Centro Natural Clinic. “Según el tipo de bebida vegetal, es el beneficio que se obtendrá de ella. Hay bebidas vegetales para todos los gustos y son muy fáciles de preparar; si no se tiene una máquina específica, basta con una licuadora y un colador de tela”, agrega Yasmín Rebolledo, creadora del blog Savitari y experta en comida saludable.

Avellanas


La bebida de avellanas aporta ácido fólico, que ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares, favoreciendo la disminución del colesterol en la sangre y la ateroesclerosis. Rica en calcio, fósforo, magnesio y potasio, contiene también vitamina E, que retrasa el envejecimiento y mejora el aspecto de la piel. Libre de gluten, por lo que los celíacos pueden consumirla sin problemas. Es baja en sodio, lo que la convierte en una opción para las personas hipertensas.

Almendras


Libre de gluten y lactosa. “Muy buena fuente de calcio, es indicada en osteoporosis, además aporta ácidos grasos de buena calidad, ayudando también a disminuir el colesterol sanguíneo; por su considerable aporte de hierro, fósforo, magnesio y vitamina E es un alimento ideal para mejorar la calidad de la leche materna”, afirma Cárdenas. Es recomendable comprarla sin azúcares añadidos. Contiene vitaminas A y B5. Eso sí, las personas con alergia a los frutos secos no pueden consumirla.

Coco


A pesar de su dulce sabor, la bebida vegetal de coco no contiene grandes cantidades de azúcares, no presenta demasiada fructosa ni glucosa. Posee un alto contenido de sales minerales como el calcio, magnesio y fósforo, que contribuyen en la remineralización de huesos y dientes. La bebida de coco refuerza el sistema inmune, tiene un efecto diurético, es muy energética y regula el tránsito intestinal. “A mí me encanta en batidos de frutas, helados y en mis recetas de comida thai. Es muy sabrosa y es perfecta para darles ese toque oriental a las preparaciones o curries”, cuenta Yasmín Rebolledo.

Avena


Una de las más ricas en fibra entre las bebidas vegetales. “La fibra no solo es importante para regular el tránsito intestinal, sino que juega un relevante papel en el buen funcionamiento del sistema cardiovascular. Ayuda, también, a recuperar y mejorar la flora intestinal gracias a que contiene betaglucano, un tipo de fibra muy beneficiosa para el organismo. Es muy recomendable si tienes retención de líquidos o sufres estreñimiento”, cuenta Cristián Montenegro, de la tienda Crecimiento Vertical (crecimientovertical.cl), donde elaboran bebidas vegetales. “Además proporciona sensación de saciedad, ya que sus azúcares son de absorción lenta. Y con un poquito de canela, queda maravillosa”, dice Yasmín Rebolledo. A pesar de que la avena no contiene gluten, durante su proceso de elaboración puede estar en contacto con cereales que sí lo tienen, por lo que es recomendable fijarse en la etiqueta del envase si es que se quiere evitar.

Quínoa


La quínoa es un pseudocereal, esto quiere decir que es una semilla que por sus usos y propiedades muy similares a las de los cereales recibe ese nombre. “Por su contenido de ácidos grasos esenciales ayuda a reducir el colesterol malo y aumentar el bueno, es de fácil digestión y tiene un gran poder de saciedad”, sostiene Cárdenas. Entre las vitaminas, destacan las del complejo B y la vitamina E, que posee una función antioxidante. La bebida de quínoa posee un sabor suave y agradable. Es apta para celíacos, intolerantes a la lactosa y a la caseína de la leche de vaca.

Mijo


La bebida de este cereal oriental no contiene gluten, por lo que es apta para celíacos. “Por su aporte de lecitina, considerado un ácido graso esencial, estimula el correcto funcionamiento del sistema nervioso, por lo tanto es muy adecuado en estados de decaimiento, estrés. Estimula la memoria”, explica Miguel Ángel Cárdenas.