Hombres

Las 5 verdades de Guillermo Lorca

Cambió Yungay por Las Condes en busca de más luz y espacio, y ahí instaló su casa-taller. A nivel pictórico también hay variaciones. Sutiles, las define él primero, para reconocer después que quizás sea algo más profundo. “Prefiero que la pintura evolucione sola, de a poco y como si tuviera vida propia”, comenta el talentoso pintor.

  • Ana Muguerza

Compartir vía email

Foto Marcela González

4001. “Más que dando un giro, diría que estoy madurando. Mi exposición en el Museo Nacional de Bellas Artes fue como el principio de algo, del mundo que quería mostrar y que llevaba años buscando; me quité represiones internas. Lo descubrí con los cuadros de la exposición pero no lo alcancé a cerrar. Ahora sigo en la exploración”.

2. “Estoy más suelto a nivel técnico y mis referentes han cambiado un poco. Me estoy acercando de nuevo a la pintura de John Singer Sargent y de Joaquín Sorolla, que son bastante distintos a los referentes de Velázquez y Rembrandt que yo tenía. No en su temática, no se me pasaría por la cabeza pintar gente en la playa, son sutilezas que voy buscando a la hora de pintar. Me gusta mezclar en todo caso. Al final tengo una forma de pintar que es un poco mía”.

3. “Hay ciertas imágenes que me tienen obsesionado y necesito llegar a ellas. Son mucho más complejas que las que hice para el MNBA; composiciones más grandes, con muchos más personajes y hay que lograr que agarren armonía. Ahora estoy armando una relación erótica entre mujeres y gatos de tamaño humano, que tienen una actitud de persona. Voy a trabajar más con animales y va a ser un mundo mucho más onírico. La paleta de colores ha cambiado bastante: estoy tirándome más a claros, el cielo puede ser ahora azul”.

4. “Al espectador, no sé, espero que le gusten nomás mis cuadros, no puedo controlar lo que siente. Lo que espero es que no todos sientan lo mismo y que no permanezcan indiferentes. Pienso que cuando lo que quiero expresar queda muy claro, es porque hice una muy buena ilustración, pero no creo que sea una obra más poderosa porque, simplemente, apelé a la parte intelectual de la persona, y yo quiero apelar al inconsciente”.

5. “Estoy armando una serie de exposiciones en museos de Europa y Latinoamérica. Partiría a finales del próximo año en Italia con una colectiva en la que participarían Odd Nerdrum, del que fui alumno en Noruega, y Roberto Ferri. Es probable que montemos algo también en España y Suecia. Después el objetivo es hacer una muestra individual, y me encantaría que fuera en Chile. Tal vez, en unos años más, me meta en 3D y escultura”.