Gastronomía

¡Cuidado con el helado!

Son muy apetecidos en verano porque su combinación de sabor y frescura es perfecta para los días de calor, pero ojo, porque dependiendo de su composición, pueden llegar a tener más de 700 calorías.

  • pmorales

Compartir vía email

heladoCuando las temperaturas suben de los 30 grados un helado puede ser la salvación para quitar la sed y de paso darse un gustito. Las opciones son varias: de agua, de crema, de yogurt, bañados en chocolate o mezclados con frutas, entre otras, pero justamente en esta variación está el peligro.  Solo una bolita de helado de agua aporta un promedio de 85 calorías y una de crema 130, pero si a esto le agregamos ingredientes como la crema, salsa de chocolate o el majar, las cosas cambian. “La incorporación de alguno de estos elementos puede valorarse calóricamente en un rango que va entre 60 calorías extra (porción de chips) a unas 200 (combinación de salsas). El barquillo, dependiendo del tipo y tamaño, puede aportar otras 60 calorías”, ejemplifica la docente de Nutrición y Dietética de la Universidad del Pacífico, Stefanie Chalmers.

Con todos estos “extras” un helado puede aportar más de 700 calorías en grasas y azucares, sin mencionar las porciones extra grandes en las que fácilmente se puede duplicar dicho valor calórico.

Saber elegir

Actualmente existe una gran variedad de helados artesanales y dietéticos que prometen ser más saludables. La nutricionista explica que si bien son mejores ya que hay algunos que tienen la mitad de las calorías que su similar no diet, “no se debe confiar solo en su denominación ya que se puede dar el caso, por ejemplo, que aunque sean bajos en grasa pueden tener dosis elevadas de azúcar”, advierte Chalmers.

Si el helado es de fruta natural, aportará todos los nutrientes que aporta la fruta escogida y en este caso lo ideal es no agregarles azúcar. Los de leche aportan proteínas, y como usualmente se incorpora crema en su elaboración, también grasa, por eso se recomienda elegir aquellos fabricados con leche descremada. Los de yogurt con fruta son una excelente opción si es que se utiliza un yogurt descremado y no hay cremas añadidas.

“Es importante tomar en cuenta que de nada sirve preferir helados artesanales o bajos en grasa si se combinan con otros ingredientes altamente calóricos, como cremas, salsas y chocolate”, explica la nutricionista.

El sabor sí importa

Como la oferta de sabores se ha multiplicado en el último tiempo es importante tener claro si hay algunos que engorden más que otros. Stefanie Chalmers explica que “aquellos que se preparan con crema, como el de chocolate, bocado, lúcuma y mora crema, además de aquellos que incluyen caramelo u otro tipo de salsas dulces, como el suspiro limeño, tres leches o tiramisú, son extremadamente calóricos. Por el contrario, los basados en frutas naturales tienen un menor aporte calórico, especialmente si se elige la opción de agua”.

Para los fanáticos de los sabores de frutos secos la noticia es peor. “Si la bolita de helado de crema tiene frutos secos, como el de pasas al ron, pistacho o avellanas, debemos sumar unas 50 calorías más”, concluye la nutricionista.

Hágalo usted mismo.

A la hora de escoger un helado, la base, los ingredientes y la preparación son claves para no terminar comiendo una bomba de calorías. Por eso la bloguera y experta en alimentación saludable, Yasmin Rebolledo, propone alternativas igual de ricas pero mucho más sanas y aptas para quienes son intolerantes a la lactosa. Revísalas en la siguiente nota:

Helados para todos