Vida Sana

¡Buenos días, diciembre!

A estas alturas del año la rutina comienza a pasarnos la cuenta y los niveles de energía no son los óptimos. Y si a ello le sumamos todo el ajetreo que estas fechas de celebraciones conllevan, la combinación es fatal. Para que este mes no nos gane ponga atención a estos ocho consejos para partir las últimas mañanas del año con el pie derecho.

  • constanza.espinoza

Compartir vía email

Detenerse un momento

Muchos temen colapsar este mes porque, además de las fiestas, los compromisos laborales, sociales y familiares, las responsabilidades diarias y la planificación para 2016, el resto está en la misma situación, lo que puede provocar menos tolerancia en cualquier circunstancia. “El estrés es el resultado de distintas preocupaciones que podemos tener a diario: por ejemplo el trabajo (sobrecarga de este), muchos quehaceres en el hogar, deudas, y ahora a fin de año tenemos Navidad, los gastos adicionales y todo lo que conllevan las fiestas”, enumera la psicóloga Cecilia Castro. “También se relaciona con las expectativas: qué es lo que quiero versus qué es lo que tengo, lo cual puede generar mayor frustración cuando la realidad difiere del ideal, y así aumenta el estrés”, explica. De acuerdo con los especialistas, una buena receta para empezar a ganarle al estrés es detenerse un rato. “Preguntarse qué se podría hacer para no estar tan estresado, especialmente en esta época cuando la compra de regalos, la mayor cantidad de gente en las calles y el bullicio son factores que pueden aumentar la tensión, lo que conlleva toda una revisión a nivel personal de cómo estoy enfrentando mi existencia y de cómo me estoy planteando la vida”, complementa el psicólogo de Clínica Las Condes Salomón Magendzo. “Hay que preguntarse ¿cuánto me estoy exigiendo y por qué me estoy exigiendo?”, agrega.

En las mañanas

1. Evitar ruidos molestos al momento de despertar. “Muchas personas no toleran sonidos fuertes durante la mañana. Si eres una de esas, al despertar es mejor evitar encender el televisor o la radio”, recomienda Cecilia.

2. Ejercicios de respiración. La respiración consciente, es decir, cuando se respira poniendo plena atención de lo que se hace es clave para unir cuerpo y mente. De acuerdo a la filosofía del yoga, esto ayudará a traer la energía de la plena consciencia a cada momento de nuestra vida.

3. Estirar el cuerpo: Estirarse, al igual que la respiración, permite oxigenar el cuerpo, y es bueno realizarlo al momento de despertar.

4. Meditar. “Es una práctica que de todas maneras puede ayudar un montón”, dice el psicólogo Salomón Magendzo. “Meditar significa salir un poco de la realidad; ya no estás en este mundo sino que te trasladas a uno sin todos estos contenidos que aumentan tu estrés”, complementa el experto.

5. Practicar ejercicio. Hacer gimnasia en la mañana ayuda a aumentar las endorfinas y la serotonina, hormonas encargadas de la sensación de bienestar y felicidad.

6. Desayunar. La primera comida del día activa el metabolismo y a nosotros mismos; no hay que olvidar que el desayuno debe aportar entre el 20 y el 25% de las calorías ingeridas a lo largo del día.

7. Considerar frases positivas. “Yo puedo”, “Lo lograré”, “Sé que conseguiré lo que me propongo”. “Mirarse al espejo y repetir frases sencillas permite un cambio de perspectiva en la persona, es bueno recordar que el lenguaje genera pensamiento”, afirma Cecilia.

8. ¡Disfrutar! “Si no nos damos un tiempo en la mañana, salimos a la carrera, desayunando a duras penas; vamos a estar estresados”, sostiene Salomón. “Cuando vayas camino a tu lugar de trabajo, estudio o donde sea, observa el recorrido, pon atención a cosas que no hayas visto, trata de distraerte de la gente, de la incomodidad. La vida es una sola y hay que disfrutarla”, puntualiza Cecilia.

Antes de dormir

La psicóloga Cecilia Castro da una pequeña lista de consejos para organizar lo que se hará al día siguiente. Esto ayudará a que en la mañana no andemos corriendo.

-Cocinar si se requiere llevar almuerzo al día siguiente al trabajo, por ejemplo.

-Preparar el bolso/cartera.

-Tener pensada o seleccionada la ropa que se usará al día siguiente.

-Dejar listo todo lo que necesitas para desayunar, ya que es la comida más importante del día y la idea no es comer de pie o con prisa.