Vida Sana

Combinaciones poderosas

Los especialistas coinciden en que toda actividad deportiva debiese incorporar un programa integral que incluya ejercicios de resistencia, fuerza, velocidad y flexibilidad. Sin embargo, no todas las prácticas cumplen ese requisito, por eso acá proponemos disciplinas complementarias que se potencian para garantizar el máximo bienestar del cuerpo y la mente. Aquí algunas alternativas para diversificar los entrenamientos y ver los ansiados resultados en menos tiempo.

  • Maria Paz Maldonado

Compartir vía email

Spinning & Yoga

Caco Huerta
Caco Huerta

También una actividad por esencia cardiovascular, el spinning se debiese complementar con disciplinas que trabajen la musculatura superior y la flexibilidad. “El spinning se centra en el trabajo muscular del tren inferior, así como del core (tronco) y del aparato cardiovascular. Para complementar recomendamos una pauta de trabajo de fuerza del tren superior que compense”, menciona Emilio Hernández, sports manager del gimnasio Youtopia Sports Club. La instructora certificada de Yoga Ashtanga y creadora del sitio de fitness Chicfitdaily.com, Ignacia Briones -quien además es aficionada al running-, explica los beneficios de combinar ambas disciplinas: “En el yoga ejercitamos todos los músculos, por lo que es ideal para complementar actividades principalmente aeróbicas como esta. Además con los pranayamas (control de la energía vital a través de técnicas de respiración) trabajamos la respiración, lo que se traduce en mejor rendimiento en otros deportes, porque la persona tiene más control y conciencia de cómo respira. Otra razón fundamental de por qué se potencian, es que en el yoga aquietamos la mente, y en clases como spinning el ritmo es mucho más acelerado e intenso, entonces compensamos”.

Running & Pilates

“El running es la actividad cardiovascular de resistencia por excelencia y mucha gente cree que puede mejorar su desempeño solo trotando. Aunque al principio es así, con el tiempo el cuerpo se estanca y hay que trabajar para sacarlo de su zona de confort. En este caso el trabajo de la fuerza es básico para obtener un buen rendimiento”, opina Hernández. Aquí se hace fundamental una actividad que incorpore ejercicios de fuerza y flexibilidad, requisitos con los que calza perfecto el método pilates. “Para el running son muy importantes las piernas y el core, y disciplinas como esta (pilates) son muy buenas para apoyar esta actividad pues contempla trabajo de fortalecimiento de brazos y trabaja el cuerpo de manera bastante integral. Además ayuda en otros aspectos como equilibrio y propiocepción (conciencia del cuerpo)”, describe Cristián Pérez, kinesiólogo del Centro de Kinesiología y Medicina Preventiva KMP.

Kick Boxing & Natación

“En el caso del kick boxing el complemento debiera estar orientado a trabajo de flexibilización y aeróbico. Aunque es una disciplina bastante integral ya que su práctica contempla trabajo de fuerza, potencia, control de core y varias características más, e incorpora piernas, tronco y brazos”, opina Pérez. Por la intensidad e impacto de las rutinas de kick boxing, la natación es un excelente aliado que ayuda a aliviar tensiones -principalmente en el área de los hombros-, así como también a mejorar la capacidad cardiorrespiratoria y a fortalecer los tejidos articulares para prevenir lesiones. “La natación permite mejorar la capacidad aeróbica general, desarrollar la musculatura de manera armónica y global, ya que se trabaja en forma completa. Además ayuda a mejorar problemas posturales”, afirma el doctor Gonzalo Fernández, deportólogo del Programa Prodeporte de Clínica Alemana, en el portal de la institución.

Zumba & Entrenamiento Funcional

“Al ser una actividad principalmente cardio, el complemento de la zumba debe apuntar a entrenamientos funcionales que involucren ejercicios con carga y que trabajen un conjunto de músculos, no solo de un grupo en particular como se hacía antes en los gimnasios”, explica Bernardita Allen, instructora certificada de zumba y personal trainer. En disciplinas de entrenamientos funcionales encontramos el popular crossfit, speedworks y otras actividades con nombres menos sofisticados pero con el mismo fin: preparación física que integra diferentes aspectos del movimiento humano y que trabajan el cuerpo de manera global. “Se puede alternar entre practicar zumba un día y al siguiente una clase con este entrenamiento. Eso sí, es importante definir una rutina que sea funcional con el estilo de vida y necesidades de cada persona”, agrega Bernardita.