Belleza

Fijadores: maquillaje a prueba de todo

Lamentablemente el maquillaje no dura por siempre. El paso de las horas, la temperatura, la falta de hidratación y la propia oleosidad de la piel lo agrietan, desvanecen e incluso algunos productos se acumulan en las líneas de expresión. Y aunque la tecnología no ha desarrollado cosméticos que duren intactos un día completo, sí existen fijadores y brumas que prolongan su duración.

  • constanza.espinoza

Compartir vía email

600-ok

Fijadores, ¿cómo funcionan?
“Es un producto obligatorio cuando vas a estar muchas horas fuera de tu casa y sin un lugar apto para retocar el maquillaje. Su función es la de fijarlo para evitar que con el paso de las horas se agriete, especialmente en las líneas de expresión y arrugas”, cuenta el maquillador Juan José Sandoval. Existen dos tipos: los primeros están formulados con polímeros y crean una película resistente sobre el rostro que evita que las partículas de maquillaje se evaporen de la piel, por lo que son ideales para pieles mixtas y grasas. Los segundos contienen glicerina, cuya función es mantener la humedad del rostro, por lo que se recomiendan a quienes tienen el cutis seco. Los fijadores, a grandes rasgos, son como una especie de ‘laca’ e incluso algunos son resistentes al agua, por lo que el sudor no corre el maquillaje. “Los fijadores son aptos para todo tipo de piel, pero hay que tener cuidado si el cutis es sensible o seco pues muchos de ellos contienen alcohol cosmético. Esto puede resecar la piel, por lo que yo recomiendo utilizar uno en aerosol con glicerina, que entrega mayor hidratación”, sugiere el makeup artist.

Acerca de las brumas.
Existen brumas fijadoras y sprays fijadores. “Las brumas son, generalmente, aguas con vitaminas y minerales que sellan el maquillaje y refrescan la piel, dando una capa protectora y mayor duración al maquillaje”, explica la maquilladora Josefa Inostroza. “Funcionan bien pero no son una ‘laca’, por lo que no duran todo el día sino que ayudan a prolongar la duración del maquillaje un poco más de lo normal. También, al ser más acuosas hidratan, por lo que son más recomendadas en pieles secas y/o maduras, porque esta capa de agua otorga también luminosidad y frescura a la piel”, complementa la experta. Las brumas, a diferencia de los fijadores, se pueden aplicar más de una vez al día. Además, Josefa afirma que pueden ocuparse antes, mientras se está maquillando y al final, porque hidratan y refrescan. Los fijadores de maquillaje, en estos casos, no son muy recomendables porque dejan un efecto algo tirante y reseco.

Cómo aplicarlos
Los fijadores de maquillaje y las brumas se aplican en todo el rostro, incluidos labios y párpados; y si el cuello y el escote fueron maquillados, también se rocían sobre estas zonas. La distancia ideal es de unos 10 a 15 cm y luego se deja secar naturalmente. “En caso de llevar polvo translúcido o compacto se pone una menor cantidad, porque el maquillaje se puede craquelar. Y en caso de estar utilizando solo base puede ser un poco más, pero jamás se debe abusar del producto”, sugiere Juan José Sandoval.

¿Cuándo utilizar un fijador de maquillaje?
Lo ideal es aplicar un fijador de maquillaje para ocasiones especiales, fiestas u eventos que requieran que el maquillaje se prolongue prácticamente intacto por varias horas. “Si lo usas regularmente no permites que la piel respire y es probable que comiences a sufrir de resequedad”, cuenta Juan José. “Además es un consejo básico retirar todo tipo de producto con un tónico o un desmaquillante que contenga poco alcohol”, complementa.

¿Las brumas funcionan como ‘primer’?
Sí, se puede aplicar una bruma luego de la crema y antes de la base. Esto ayuda a esparcir de mejor forma la base en el caso de que no sea un producto fluido, además de refrescar el rostro.

700

De izquierda a derecha: Inglot, Makeup Fixer, $14.900 ; Lancôme, Advanced Génifique, $69.990 ; Urban Decay, All Nighter, $19.990 ; La Mer, The Mist, $52.000 ; Bobbi Brown, Face Mist, $25.500 ; MAC, Fix +, $17.100