Vida Sana

Fashion fitness

El deporte y la moda están cada día más entrelazados. Las grandes marcas están incluyendo propuestas más vanguardistas y creando alianzas con importantes diseñadores, y los consumidores están apostando por llevar sus tenidas fit a la calle en cualquier ocasión. En el centro de esta tendencia están las mujeres, principales agentes de este cambio.

  • Josefina Strahovsky

Compartir vía email

Fotos Getty Images

01-600
Mercedes-Benz Fashion Week primavera 2015.

Hasta hace algunos años salir a la calle posejercicio con una tenida deportiva era una apuesta arriesgada. Tenía que ser una emergencia, un trámite rápido y que ojalá no nos encontráramos con nadie conocido. Era un look no apto para ser visto en público porque, en la mayoría de los casos, eran prendas descartadas del clóset; no diseñadas específicamente para hacer deporte, de cortes poco sentadores o con colores excesivamente llamativos. Hoy eso ha cambiado y vestirse para la actividad física puede ser tan fashion como una propuesta nocturna. Incluso ya está aceptado llevar estos atuendos sin que necesariamente estemos practicando algún deporte. Un cambio gatillado no solo desde la industria sino que también por un significativo aumento de la actividad física a nivel global.

En Chile las cifras, entregadas por la Encuesta Nacional de Actividad Física 2012 publicada por el Instituto Nacional del Deporte, aún son discretas: solo un 17,3% de la población practica algún deporte. De todas maneras, en comparación con las mediciones realizadas en 2006 y 2009, la actividad física va en alza. Sobre todo en las mujeres: un buen ejemplo de eso son los porcentajes de inscripción para el evento deportivo más masivo de Chile, el Maratón de Santiago. Ahí 30% del total de participantes son mujeres. También corroboran esta tendencia los datos entregados por una encuesta realizada en Chile por el centro de estudios TNS (a petición de McDonald’s) hace un año, que asegura que un 47% de las mujeres realiza algún tipo de entrenamiento por lo menos 1 vez a la semana. Y si bien su principal interés es conseguir un mejor estado de salud, verse bien también es una prioridad relevante.

A nivel global se espera que para 2019 la industria de indumentaria deportiva femenina alcance ventas de casi 200 billones de dólares anuales, según lo aseguró la empresa consultora estadounidense Trefis al sitio web Business of Fashion. Lo anterior simboliza un sostenido crecimiento que las marcas están capitalizando. “El mercado femenino representa un grupo interesante de consumidoras al que debemos satisfacer. Se ven cambios socioeconómicos relacionados con el ingreso de la mujer al mercado laboral, donde adquiere mayores responsabilidades, poder adquisitivo e independencia económica”, asegura Bárbara Le Bert, training merchandising manager de Adidas.

02-400
Colección Nike en su tienda de Buenos Aires.

Las nuevas deportistas

Para Jorge Jaqueih, gerente de marketing de Nike, hoy las mujeres buscan no solo comodidad sino también diseño e innovación que les permitan verse bien con un estilo propio. “Actualmente las mujeres son muy exigentes y les interesa saber la mayor cantidad de detalles posibles acerca del producto. Es importante no fallarles, por eso consideramos que no basta que el producto tenga un buen fit, sino que también debe ser tendencia en materia de color y diseño”, explica Jaqueih. En octubre de 2014 la marca presentó en Nueva York su nueva categoría Women, que fue creada para impulsar a las mujeres de todo el mundo a que adopten un nuevo estilo de vida enfocado en el deporte y en el fitness. Este foco se consolidó con la apertura de la tienda Nike Buenos Aires, la más grande de Latinoamérica orientado a las mujeres. Próximamente, la apuesta de la marca por el deporte femenino llegará a Chile con la apertura de una nueva tienda en el mall Casacostanera que ofrecerá servicios y productos especialmente pensados para las atletas y que pueden utilizarse desde el entrenamiento hasta el alto rendimiento en las categorías de: Running, Women’s Training y NSW.

Marcelo Kaplun, brand manager de Brooks, coincide en que las mujeres buscan en la ropa deportiva no solo comodidad sino también un diseño que tenga, por sobre todo, buen calce, que combine y sea colorida. Las prendas negras, en su opinión, se usan cada vez menos. “Las mujeres son el foco principal de la marca, ya que representan un 75% de nuestra facturación”, enfatiza.

Esta nueva deportista a la que las marcas apuntan no solo busca en su indumentaria tecnología y moda, sino también prendas que se adapten a la diversidad en sus entrenamientos, porque la mayoría combina distintas disciplinas durante la semana. Según el estudio realizado por TNS, entre las chilenas activas la bicicleta es la primera elección, luego le siguen el gimnasio, el yoga, la natación y correr.

Un pedazo de la torta

Tan amplio es el mercado, especialmente fuera de Chile, que también se están abriendo las puertas para que participen otros actores con propuestas de nicho. Una de estas marcas, Oiselle, creada por la corredora estadounidense Sally Bergesen, ofrece prendas diseñadas exclusivamente para runners y marcó tendencia en la última edición de la Semana de la Moda de Nueva York, cuando no subió a modelos a su pasarela sino a deportistas de élite, como la corredora Lauren Fleshman. Otra marca que partió hablándole a un grupo específico y que hoy se ha diversificado es Lululemon, que el año pasado vendió más de 1,6 billones de dólares a nivel global. Ellos comenzaron a finales de la década de los 90 con una propuesta ciento por ciento enfocada en el yoga y hoy ya son una cadena con tiendas en todo el mundo y se abrieron a otras disciplinas. Parte del negocio también alcanza para que grandes conglomerados del retail creen colecciones propias enfocadas en este mercado. Ese es el caso de Athleta, que nació en 1998 y que una década después fue comprada por el conglomerado dueño de Gap y Banana Republic, y de H&M, que el año pasado lanzó su colección fitness en colaboración con el equipo olímpico sueco y que además tiene una línea sport exitosa que ha influido también en sus alianzas con diseñadores reconocidos como Alexander Wang, quien presentó una propuesta con un claro tono ‘sportychic’. Otras grandes marcas de moda que ya tienen líneas propias dedicadas al deporte son Forever21, Urban Outfitters, Free People y Gap, entre otras.

Fabletics, la apuesta de Kate Hudson


03-400
Kate Hudson y su marca Fabletics.

En octubre del año pasado la actriz estadounidense, conocida por películas como Casi Famosos o Cómo Perder a un Hombre en 10 Días, cofundó la marca de ropa deportiva Fabletics. Su apuesta es ofrecer prendas con tecnología y diseño pero de bajo costo. “Lo hice porque me era difícil encontrar ropa que pudiera llevar fuera del gimnasio y que se viera bien, por ejemplo, con un par de botas. No cuestan más de 100 dólares, pero no por eso no tienen la misma calidad que otras más caras”, aseguró en octubre a la revista Elle US. Su marca se vende  por internet y en los primeros meses de funcionamiento vendió más de 1 millón y medio de prendas.