Vida Sana

Celulitis: también una cuestión de postura

En esta época del año la piel de naranja se vuelve un tema recurrente. Ya sabemos que la eterna enemiga existe por múltiples factores: alimentarios, genéticos, hormonales y estilo de vida. Pero además tiene mucho que ver con la forma en que nos sentamos para trabajar. Una costumbre que, de corregirse, puede hacer más de lo que creemos para dar esta dura pelea.

  • francisca.colussa

Compartir vía email

La celulitis es grasa que se acumula en determinadas zonas del cuerpo, formando nódulos adiposos debajo de la superficie de la piel, creando la apariencia de hoyuelos. Generalmente se forma en los muslos, glúteos y alrededor de las caderas. Se estima que el 90% de las mujeres tiene celulitis en el mundo, en gran medida por causa del sedentarismo y de una alimentación deficiente.

Sin embargo, hay un factor hormonal importante. A partir de los 25 años comienzan a disminuir los estrógenos, lo que aumenta la presencia de celulitis. “Además las mujeres tendemos a retener más líquido en el cuerpo, que con el paso del tiempo se almacena y genera este problema”, agrega Karen Espinoza, cosmetóloga y directora del centro de estética Zapatitos Rojos.

Posturas que incomodan

Otro factor importante y del que no tomamos conciencia es la postura que mantenemos durante el día. No es un mito: cruzar las piernas efectivamente es un error. Karen Espinoza lo explica: “Es cierto, porque al estar sentadas se produce un estancamiento con la presión de la silla, y al cruzar una pierna sobre otra aumenta la presión, por eso muchas mujeres presentan un lado del muslo con más volumen que el otro”.

El personal trainer Felipe Calderón opina de igual manera: “Cualquier postura que genere falta de movimiento es un llamado para que la celulitis se establezca. Sabemos que una de sus causas es la mala circulación sanguínea, y el pasar horas sentada con las piernas cruzadas no permitirá que el cuerpo movilice bien las toxinas para su eliminación, lo que conlleva a acumular grasa en los muslos”.

¿Cuál es la postura correcta para mantener una circulación adecuada? Es importante mantener la columna recta, el abdomen apretado, los hombros abajo e intentar apoyar los pies sobre un banquito que esté a unos 15-20 cm del piso, de esta manera se logra una circulación fluida porque los muslos no se presionan contra la silla. Otra medida es ponerse de pie y moverse cada 45 minutos, para activar la circulación. En las mañanas conviene aplicar la crema en las piernas desde abajo hacia arriba y en dirección a la ingle; en los brazos, con movimientos hacia la axila, y en el abdomen, hacia la pelvis. Al final del día poner los pies en alto por 10 minutos es un hábito que ayuda a desinflamar las piernas.

¿Un secreto? La aplicación


El mercado ofrece una amplia variedad de productos anticelulitis, pero sin una aplicación adecuada su eficacia se ve reducida. Los expertos de Biotherm recomiendan seguir los siguientes pasos:

1. El tratamiento se aplica desde la rodilla hacia la parte superior del muslo.
2. Pellizcar la piel con ambas manos, simulando la forma de una ola. El movimiento debe comenzar en la rodilla y terminar en los muslos.
3. Con los puños cerrados, utilizar los nudillos para masajear los muslos y la parte posterior.
4. Brazos: siempre con movimientos ascendentes en dirección a la axila.
5. Abdomen: con ambas manos pellizcas la piel con movimientos en dirección contraria a las manijas del reloj.

Buena alimentación

La alimentación es clave para mantener la celulitis bajo control. No está de más recordar que la comida rápida, las grasas y azúcares son el peor enemigo. “Es importante preferir alimentos ricos en vitamina C: refuerzan los capilares y mejoran el tránsito circulatorio; otros elementos activadores son el romero y el jengibre. Los alimentos ricos en fibra y proteína vegetal contribuyen a disminuir la grasa corporal y dan tonicidad a la silueta”, aconseja la cosmetóloga y directora de Zapatitos Rojos, Karen Espinoza.

¡Muévete!


Ejercicios básicos como sentadillas, flexiones de brazos, planchas y movimientos multiarticulares ayudan a aumentar el metabolismo. El personal trainer Felipe Calderón entrega la siguiente rutina para hacer en casa:

Sentadillas sin peso: 3 series de 25 repeticiones
Flexiones de brazos: 3 series de 10 repeticiones
Planchas: 3 series de 25 segundos