Columnas

‘Gemelos’ fantásticos; Pyper America & Lucky Blue Smith

No nacieron el mismo día, pero la fama de uno impulsó rápidamente al otro y quedaron juntos en el podio de los ganadores. Ambos encarnan el ideal del joven rebelde, pero globalizado, famoso y adinerado.

  • mariano.toledo

Compartir vía email

Caramba, hace tiempo no veo semejante suceso en las redes sociales. Millones de personas siguen el minuto a minuto de Pyper America y Lucky Blue Smith.

Nacidos en el seno de una familia de mormones, estos hermanitos sí supieron cómo hacerlo. Con 18 y 17 años, ella y él, han sacudido el mundo de la moda, ya nadie puede no conocerlos.

Oriundos de Utah, Estados Unidos, estas jóvenes estrellas tienen además dos hermanas: Starlie Cheyenne y Daisy Clementine. Los cuatro forman una banda de ‘surf rock’ llamada The Atomics. Cualquier parecido con las icónicas familias americanas de adolescentes músicos, tipo The Osmonds o los Brady Bunch, es realmente pura casualidad. Nada que hayan querido hacer en este corto tiempo y a su corta edad les ha sido negado.

Comencemos con él. Lucky Blue inició su carrera de modelo a los 12 años, cuando Hedi Slimane lo fotografió para Vogue Homme Japan. Luego de esto logró un ascenso meteórico al protagonizar la campaña global de CK ONE. Ese fue el comienzo, porque ya hizo campañas para Tom Ford, Tommy Hilfiger, Jeremy Scott, Fendi y Bottega Beneta, entre otras marcas. Sus rasgos perfectos, ojos azulísimos y pelo platinado valen muchos millones para el negocio de la familia Smith.

Junto a su hermana Pyper acaban de protagonizar la última campaña de Moncler, donde aparecen en paisajes helados, cargando perros siberianos o escalando montañas en Islandia.

Ksubi Denim hizo una increíble campaña con ellos, dentro de un auto, con indudable espíritu retro.

Ella fue descubierta recientemente como un proceso natural que comenzó con su afortunado hermano.

Ya ha caminado muchos kilómetros en las más importantes pasarelas. Si bien su belleza es un poco alternativa, también es versátil y camaleónica (con una pequeña ayuda de los mejores estilistas del mundo).

Ellos encarnan el ideal del joven rebelde, pero globalizado, famoso y adinerado. ¿La nueva rebelión? Nada de esto sucedería sin el aventón mediático de las redes sociales; ellos son un típico producto de la masividad de Instagram. Pero además la moda es un trampolín gigante a la fama global.

Solo una pregunta me queda en la cabeza: ¿Qué van a ser cuando sean grandes?