Gastronomía

Meze

La carta de comidas no es muy larga y ofrece entradas frías -que están en una vitrina refrigerada desde la cual se pueden escoger-, entradas calientes y platos de fondo, además de algunos postres.

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

Junto con el boom de las teleseries turcas y todo lo relacionado con este hermoso país, apareció hace unos meses un restaurante turco en Providencia. Tenía muchas ganas de conocerlo, así que fui con dos amigas. El local, en una antigua casa restaurada, es muy bonito y cuidado, su piso es de baldosas en blanco, café y celeste, las sillas son negras tipo ratán, las mesas de melamina café sin individuales, las servilletas son de papel y el estilo muy informal. Hay una gran pizarra en una pared, con el mapa de Turquía y un microdiccionario turco-español. En los parlantes suena música turca. Hay una terraza techada también. Para beber, originales cócteles con ingredientes como agua de rosas, jugo de membrillo, pepino y licor de café, además de limonadas, bebida tradicional a base de yogur, cafés, vinos y espumantes. La carta de comidas no es muy larga y ofrece entradas frías -que están en una vitrina refrigerada desde la cual se pueden escoger-, entradas calientes y platos de fondo, además de algunos postres. Nosotras probamos una exquisita limonada tradicional, donde nos explicaron que el limón se macera, por lo que tiene un rico toque amarguito. También una copa de vino blanco. Compartimos unos meze, se pueden escoger cinco y nosotros elegimos humus (pasta de garbanzos con tahine, que no es la mejor que he probado), kisir (burgol, menta, limón, perejil y cebollín), deliciosa pasta de berenjena ahumada, camarón con aceituna Kalamata muy rico, y saksuka (zapallito italiano y berenjena fritos, con yogur y salsa de tomate). El pan con aceitunas venía calentito y también probamos iman bayildi, berenjenas rellenas con cebolla, tomate y ajo, y ensalada de zanahoria salteada con yogur y un poco de ajo, ambos muy ricos. Nos pareció, eso sí, que todo estaba bajo de sal. Cuando llegaron los fondos, no nos cambiaron los cubiertos, y eso que éramos las únicas en el local, ¿será una costumbre turca, nos preguntamos con ironía? Pedimos cordero grillado con puré de berenjena y queso -la berenjena es un producto que se usa mucho en las cocinas de la zona, y me encanta-, que estaba muy sabroso. También hamburguesas turcas -servidas dentro de una especie de taco, rica la preparación de la carne- con ensalada, y un plato llamado pazi dolma, rollitos de acelga rellenos con carne molida y arroz, servidos con salsa de tomate y yogur, que me gustó mucho. De postre probamos una buena baclava y un fome zapallo en almíbar con nueces. Terminamos, cómo no, con buen café turco. La atención fue muy amable y la experiencia, original y entretenida para probar cosas distintas. Consumo: $50.250 todo lo descrito.

NOTA: 5.8 / Manuel Montt 270, Providencia. Teléfonos 9 42154542 y 2 23783646