Gastronomía

La Maestranza

Gente de toda edad, aunque la mayoría jóvenes, llenaban el local de estilo industrial.

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

Esta sanguchería en Vitacura abrió hace unas semanas y ya está dando que hablar. Tanto, que fuimos sin reserva y estaba llena, así que tuvimos que esperar. El lugar, que crecerá con una terraza, estaba animadísimo. Gente de toda edad, aunque la mayoría jóvenes, llenaban el local de estilo industrial. Mesas de madera, sillas varias, individuales de papel kraft, balde de hojalata con servilletas y cubiertos al centro de la mesa, pared de ladrillos, piso de baldosas tipo Córdova y madera, ampolletas colgando, tuberías a la vista y buenas fotos logran un ambiente muy agradable. La carta viene en una tabla con clip y ofrece picoteos para compartir, ensaladas, originales sándwiches de la casa, hamburguesas y postres. Para beber, cervezas, vino, espumante. Partimos con un pulpo a la plancha con chimichurri que estaba a punto y muy rico, y con una de mis amigas probamos las cervezas californianas, muy buena la North Coast Red Seal. De fondo, cada una pidió un sándwich: Tengo tungo es lomo de cerdo con ensaladilla criolla, chips de papas chilotas y mix verde en ciabatta, el que fue devorado por su dueña y le encantó. Otra opción fue la musaka burger, hamburguesa, mermelada de tomate, berenjena asada, mix verde y queso de cabra en pan brioche (los panes, dice la carta, son de la casa), en buen punto de cocción y muy sabrosa. Tentacular es un sándwich de pulpo con chimichurri (como el picoteo), sobre ensalada criolla y chips de camote, entretenido y sabroso. Yo pedí una guagua vegetariana, de berenjena asada, zapallo italiano y mermelada de tomate, con salsa de tres quesos en pan guagua, todo gratinado. Era un tremendo sándwich, de lo menos light, ¡casi un guiso!, y donde encontré un poco confusos los sabores. Todos los emparedados vienen con papas fritas en un baldecito y pequeños potes para las salsas. Los sirven en tablas y planchas de fierro caliente, con papel mantequilla impreso, muy linda la presentación; pero en nuestra mesa, chica para 4 personas, fue difícil acometer la tarea de comer. De postre probamos su versión de brownie, que me pareció espectacular, un muy buen cheesecake y un crumble de manzanas que no nos gustó porque la manzana venía en cubos y con cáscara, muy poco fino en comparación con la factura de los otros postres. Mis amigas quedaron fascinadas con el lugar y pronto llevarán a sus hijos, y a mí me gustó bastante como para repetírmelo. Aconsejo, eso sí, reservar porque, con hambre, esperar puede ser una pesadilla.

Consumo: todo lo descrito + 3 bebidas y 2 café: $62.600.

NOTA: 6.6 / Av. Vitacura 5468, Vitacura, Teléfono 02 32235280.