Belleza

Tips caseros contra los poros abiertos

Los poros dilatados se deben principalmente a que las glándulas de la piel producen demasiado sebo y no lograr volver a cerrarse.

  • camila.marnich

Compartir vía email

Tenemos cerca de dos millones de poros en nuestra piel, los que cumplen, principalmente, la función de eliminar la transpiración. Sin embargo, existe el fenómeno de los ‘poros abiertos’, lo que se produce según el tipo de piel, si es muy grasa los poros son mucho más dilatados (por el exceso de sebo), o si es mixta, este efecto se produce en la zona T.

Existen tratamientos para disminuir su tamaño. Aunque es algo difícil de lograr, el más efectivo hasta ahora, según la dermatóloga Alejandra Ríos de Central Klinic, es el láser expectra que tiene un tratamiento especial para poros dilatados.

¿Poros abiertos para siempre?

Cada vez que nos hacemos algún tratamiento dermatológico quedamos con la duda de cuánto tiempo durará su efecto, y en el caso de los poros abiertos la duda es si volverán a ese estado una vez realizado el procedimiento. La doctora Ríos afirma que si la persona se realiza tratamientos habitualmente, es probable que los poros se mantengan cerrados por más tiempo, pero tiene que estar constantemente repitiendo los procedimientos y realizando limpiezas adecuadas.

Tratamiento casero histórico

Un secreto ‘de campo’ es exponer el rostro al vapor y luego al frío para cerrar los poros. Le preguntamos a la experta qué tan cierto era. “Efectivamente es así, porque al exponerla la cara al vapor los poros se dilatan y luego en el frío se pueden cerrar. Pero estamos hablando de un ‘cerrar’ de forma transitoria, ya que durará lo que dure el efecto del frío, no es que vayan a quedar permanentemente cerrados. Lo que se puede hacer es usar las compresas frías a temperatura del refrigerador (no del congelador) y pasarlas en el rostro por la mañana durante unos 15 segundos. Eso ayudará a mantener los poros más cerrados de lo normal durante el tiempo que dure el efecto ‘frío’, lo que se puede usar como alternativa casera a un tratamiento. Lo que hay que evitar es mantenerla mucho tiempo en un lugar del rostro, porque la piel podría quemarse con el frío si ésta es muy sensible”, asegura.