Belleza

¿Exfoliación capilar?

Al exfoliar el rostro y/o cuerpo se eliminan células muertas y la piel queda suave y más luminosa. Hasta aquí nada nuevo, pero descubrimos que el pelo y el cuero cabelludo también se benefician tras una exfoliación. Tres profesionales nos cuentan cómo, cuándo y para qué.

  • francisca.colussa

Compartir vía email

Fotos Getty Images

400Hay momentos en que no hay sintonía con nuestro pelo. No hay caso, no bastan los mejores productos, el secado profesional o los secretos de naturaleza; el pelo se ve opaco, se siente distinto, como si hubiera perdido sus características propias. Entonces se necesita con urgencia una exfoliación capilar. ¿Y eso qué es? “Consiste en retirar el exceso de grasa y suciedad directamente del cuero cabelludo, se descongestiona y eliminan células muertas para que el pelo nazca más sano”, explica Valeria Martínez, coordinadora de educación de marcas en P&G. Esta limpieza profunda al cuero cabelludo “retira los residuos y deja la fibra capilar limpia y con la posibilidad de absorber los nutrientes que este pueda necesitar”, agrega el estilista y dueño del salón Manuel Oviedo.

Champú vs. exfoliantes
La exfoliación capilar suele confundirse con los champús que limpian en profundidad y desintoxican la fibra capilar, pero se trata de procesos diferentes, aunque muchas veces complementarios. Si bien ambos ayudan a la salud de nuestro pelo, es relevate entender las diferencias. La principal es que la exfoliación debe realizarse en salones especializados, porque trabaja directamente en el cuero cabelludo -que es más o menos sensible en cada persona-, con el objetivo de eliminar células muertas, absorber la oleosidad, purificar y balancear el pH. “Es muy importante seguir paso a paso las instrucciones que se han dado en el salón, no sirven las improvisaciones, solo la fórmula exacta, y esa la tienen los profesionales en cada salón”, dice Oviedo. El estilista y dueño del taller CH Hair&Makeup, Claudio Huircán, coincide en que es algo para expertos, pero a las principiantes les recomienda una receta casera que consiste en 1) humedecer el pelo, aplicar la mezcla de 3 cucharadas de azúcar rubia + aceite de almendras (para cabello normal/seco) o miel (en cabellos grasos); 2) masajear el cuero cabelludo con la yema de los dedos por 2 a 4 minutos; 3) enjuagar 4) lavar el cabello en forma normal.

Los champús, en cambio, también limpian y estimulan el crecimiento del pelo, pero tienen otros fines. Por ejemplo, los desintoxicantes o purificantes arrastran residuos químicos o eliminan el exceso de productos, y los reguladores de pH estimulan el pelo. ¿Cuál usar? Lo ideal es que lo recomiende un especialista, al igual que la frecuencia, pero es un cuidado que puede mantener en casa. “La renovación celular es de 30 días, por eso es importante realizar exfoliación y/o utilizar alguno de estos champús al menos una vez al mes”, explica Valeria. Eso sí, las personas mayores de 40 años deben hacerlo cada 45 días, porque a esa edad la regeneración es más lenta.

Reconocer la necesidad
¿Cuándo se debe recurrir a estos procesos de limpieza profunda? Un pelo saturado se reconoce porque está estancado, no crece, no brilla y los productos que utiliza no causan efecto. “El cabello está asfixiado. Los cabellos grasos son buenos candidatos para la exfoliación, porque tienen exceso de humedad y residuos, por la cantidad de sebo producido por las glándulas sebáceas, que forma una capa importante capaz de obstruir los poros del cuero cabelludo. De todas maneras, (la exfoliación) solo se realiza cuando el pelo está recargado, y si la persona siente que necesita más frecuencia debe consultar a un dermatólogo”, dice Huircán. Al usar champús de limpieza profunda la frecuencia puede variar desde una vez por semana hasta una vez al mes, y se utilizan también cuando el pelo está ‘tapizado de productos’, por usar muchos al mismo tiempo o antes de realizar algún tratamiento, como una coloración, por ejemplo.

¿Cómo evitar que el pelo se sature? La cantidad es la clave. No se crea el cuento de que al aplicar más, tendrá mejores resultados, eso es FALSO. La recomendación es utilizar siempre poca cantidad de producto. Para el champú la medida es una moneda de 100 pesos y el acondicionador, del tamaño de una nuez, aunque si la cantidad del pelo y el largo son abundantes, se podría necesitar mayor cantidad. Evite que el acondicionador toque el cuero cabelludo, respete el tiempo indicado en los tratamientos hidratantes y no lo sobrepase, intente no usar muchos productos distintos a la vez para no sobrecargar al pelo.

700

De izquierda a derecha: Lakme, K.therapy, Peeling Shampoo, $11.990 ; Davines, Detoxifying Superactive 500 ml, $39.900 ; Phytodess, Shampoo Au Sato, Action Anti-réseidus, $14.990 ; Nioxin, Scalp Renew, $14.990 ; Kérastase, Chronologiste Soin-Gommage Rénovateur, $29.700 ; Moroccanoil , Champú Purificante, $14.400 ; L’Oréal Professionnel, Shampoo Pure Resource 250 ml, $13.050