Vida Sana

Un mejor sueño para nuestros hijos

A los niños, al igual que los adultos, a veces les cuesta quedarse dormidos o tienen un descanso poco reparador. Aquí va una pequeña guía con soluciones naturales a estos problemas.

  • Angelica Lamarca

Compartir vía email

Producción: Belén Muñoz  Foto: Alejandra González  Agradecimientos: Mininuts 

Consejos

La doctora Carina Vaca, pediatra y experta en medicina antroposófica (www.yohanan.cl), entrega los siguientes consejos :

-Rutina: para que el ritmo de sueño se mantenga saludable se requiere de una vida rítmica con horarios marcados de alimentación y actividades; es recomendable dormir y despertar a la misma hora, sin dejar que en el fin de semana el acostarse y el levantarse sean extremadamente tarde; de lo contrario se genera un ‘caos biológico’.

-Entrar al mundo del sueño con rutina saludable: canción de cuna, lectura de un cuento o una fricción con aceite, por ejemplo de caléndula, en brazos y espalda con suaves masajes que relajen y entreguen calma.

-Los niños no debieran tener TV, PC, iPad, celular ni ningún otro dispositivo con pantallas en su dormitorio. Los estímulos lumínicos de este tipo en la noche pueden impedir la síntesis de melatonina, hormona involucrada en el sueño. Y la cantidad de imágenes que ven por minuto los llena de nerviosismo, haciendo imposible llegar a un sueño reparador.

-Disminuir intensidad de actividades a partir de las 18 horas.

-Antes de dormir es bueno que se den un baño de tina; los relaja. La temperatura del agua es muy importante, ya que si es tibia calma, pero si está muy caliente puede producir el efecto contrario.

-Ropa de dormir: hay que tratar de que tanto el pijama como las sábanas sean de materiales naturales como algodón, lino, seda, lana o pluma; entregan sensación de calor que envuelve. La fibra sintética, en cambio, aporta un calor que se siente asfixiante y a veces irrita la piel.

-Siesta: lo ideal es que la siesta sea de una hora, ya que si son más largas el niño no logra dormirse temprano.

-Wi-Fi: se recomienda desconectarlo durante la noche y colocar los celulares en modo avión. La excesiva exposición a ondas electromagnéticas puede desencadenar trastornos del sueño e irritabilidad.

Infusiones.

Carina Vaca explica que hay infusiones que relajan como la melisa, las flores de manzanilla o las de tilo:

Preparación: 1 cdta. de la hierba en una taza de agua hervida. Tape la taza, para que no pierda con el vapor las propiedades, y deje reposar durante 5 minutos. Cuele y dé tibia al niño, sin endulzar.

Manzanilla en la tina

La experta en aromaterapia Claudia Codriansky (www.perfectpotion.cl) explica que usar aceite esencial de manzanilla romana en la tina calma e induce el sueño. Puede ser utilizado en bebés y niños, ya que es apto en pieles delicadas y sensibles, pues no es tóxico ni irritante. Además, su aroma es floral y dulce, lo que entrega un efecto ‘anestésico’ y otorga bienestar. En bebés de más de 6 meses agregue 2 gotas de aceite esencial de manzanilla romana a la tina. Agite el agua con la mano para diluir el aceite e introduzca al bebé.

Alimentación

La pediatra y experta en medicina antroposófica Carina Vaca cuenta que durante la noche los niños no deben comer comidas en grandes cantidades o con mucha grasa, porque hacerlo implica una sobrecarga digestiva que no permite un sueño adecuado. Se recomienda no ingerir en la noche alimentos como carnes, huevo o grasas. Sí es bueno comer ensaladas, frutas, vegetales, leche o cereales integrales como el arroz integral, fideos integrales, quínoa, polenta o avena.

Buen dato: Existen sprays 100% naturales que utilizan aceites esenciales que serenan, relajan, inducen el sueño y calman el ambiente. Pueden ser rociados en la ropa de cama o habitación del niño.
Dónde: www.perfectpotion.cl