Hombres

Vick Mihaci

Tras su breve parada en Chile como jurado de la final del Elite Model Look by Falabella 2015 conversamos con el presidente internacional de esta agencia de modelos. Belga, de papá italiano y mamá croata, recorre el mundo en busca de una belleza que la industria todavía no ha visto.

  • Maria Paz Maldonado

Compartir vía email

Foto Juan Pablo Sierra

400Avant-garde, término francés que significa vanguardia y que en moda se usa para describir algo que aún no se ha descubierto. Eso es lo que Vick (39) busca al reclutar modelos. “Intento identificar una belleza distinta, exótica, no clásica, algo que no es reconocible inmediatamente pero que lo será con el tiempo. Es algo muy específico, quizás de gusto no tan comercial ni masivo”, describe.

Esa fue la razón que lo tuvo mucho tiempo dudando si sumarse o no a las filas de Elite Model, una de las agencias de modelos más importantes del mundo con sede en 30 países y 65 representaciones. Fueron dos años de ‘coqueteo’ hasta que aceptó el desafío, pero bajo sus condiciones. “Me parecía una compañía demasiado grande para imprimir mi visión del modelaje. Ellos se caracterizan por tener una belleza más clásica, comercial, mientras que a mí me interesa lo distinto, lo único. Les dije que me uniría pero con mi filosofía de trabajo”, explica.

¿Cómo conciliaste estas dos ideas de belleza? Ese es mi gran dilema. Como mi tipo de belleza no es clásico, trato de combinar ambas dimensiones: lo más reconocible con la vanguardia. Puedes encontrar a alguien de una belleza nativa diferente y convertirla en clásica a través de la preparación; cómo vestirse, cómo caminar, cómo posar, son todas cosas que se aprenden. Nadie nació para ser modelo, sino que se convierte en una, y no es fácil. Es un trabajo de tiempo completo que requiere dedicación, profesionalismo y ambición. Frente a mí han pasado mujeres de una belleza increíble, quizás mucho más que alguna top model, pero simplemente no tenían lo necesario para ser modelos.

¿Qué se requiere para ser una top model? Tiempo, aunque con la masificación de los medios ese tiempo se ha acortado. Tiene que ser alguien reconocible por todos, desde los profesionales de la industria hasta la audiencia en general, y también una persona a quien la gente con la que trabajó la pida de nuevo. Eso hace la diferencia, porque quiere decir que hubo un intercambio donde ambos ganaron y por eso la quieren otra vez.

¿A quiénes consideras las ‘top’ de las top? Hay diferentes tipos. Las que jamás serán olvidadas como Stephanie Seymour, que tiene un sex appeal irresistible. Y por supuesto Kate Moss, que destaca por la vigencia que ha mantenido en la industria. De esta generación creo que la nueva top model es Cara Delevingne. Ella representa una nueva dimensión del modelaje donde no basta con hacer pasarelas y revistas, sino que es una mujer mucho más versátil.