Moda

Los buenos aires de la moda

Hay que tener en mente estos apellidos: Ramírez, Otero, Giacobbe y Hernández Daels. Sus propuestas pulcras, cortes impecables y delicadas terminaciones aportaron sofisticación y simpleza a la semana de la moda argentina. Fueron lo más destacado del Bafweek, un evento donde convive el diseño de autor con apuestas comerciales. ¿Las telas predominantes para la primavera-verano? Seda, algodón y sobre todo lino, mucho lino. En cuanto a colores, lideraron los crudos, blancos y negros y los tonos tierra. Después de ver 25 desfiles, seleccionamos las marcas que no hay que perder de vista.

  • Veronica Marinao

Compartir vía email

Por: Verónica Marinao desde Buenos Aires  Fotos: BAFWeek

Imperdibles


Pablo Ramírez

Definitivamente, el ya consagrado Pablo Ramírez quiso “volver a los orígenes” con esta colección. Y fue un regreso a tres ‘cunas’ diferentes.
Regreso 1: En su impecable desfile hubo guiños a l a ‘moda’ de mediados del siglo XIX, cuando la mezclilla nació como EL material para crear la ropa de trabajo de los mineros.
Regreso 2: De algún modo su pasarela citó-homenajeó a su padre, quien era mecánico y solía andar con mameluco.
Regreso 3: Si bien lleva 15 años de trayectoria como exponente del diseño de autor, Pablo Ramírez dio sus primeros pasos en la moda creando jeans.
Además de enteritos, esta pasarela propuso jeans de calce perfecto y chaquetas estilosas pero cómodas.

Marcelo Giacobbe

Tanto por la caída de sus telas como por sus cortes milimétricos, el diseñador Marcelo Giacobbe fue una de las figuras más interesantes de Bafweek. En su propuesta hubo vestidos de diferentes largos, conjuntos de falda y crop top, y muchos enteritos, algunos de ellos con multitud de tablas y plisados. La seda fue su material favorito y en su paleta cromática predominaron el marfil, blanco, gris plata y azul.

Vicky Otero

Con ritmo de chacarera como música de fondo, esta diseñadora presentó su propuesta, algo así como una oda al lino y el algodón y un homenaje a ciertos elementos folclóricos argentinos como los sombreros gauchos, por ejemplo. Blanco, tierra, café y negro fueron los colores que predominaron en esta pasarela. No hubo collares ni joyas que pudiesen distraer del leit motiv; la caída de las telas fue la verdadera protagonista.

Juan Hernández Daels

Sedas, organzas y chiffones elaborados con prints propios, telas orgánicas del norte argentino y géneros desarrollados en Prato, Italia, fueron las telas con las que trabajó este creativo diseñador. Ideó prendas confortables, de líneas masculinas, pero muy sensuales. En vestidos, pantalones, faldas y shorts, los plisados y estampados fueron su sello.

En la mira


Fractal

Arquitectura y moda se unen en esta propuesta creada por Eugenia Diaco y Jimena González. La colección, titulada Sierpinski, retoma elementos de los años 20 y se inspira en los fractales formadores de prismas. Las prendas son geométricas y femeninas pero, al mismo tiempo, oversize y cómodas. Blanco, gris, beige y celeste fueron los tonos escogidos y entre las telas había seda, crep y tejidos con elastano.

Mishka

Aunque su propuesta de ropa era interesante, la atención del público estuvo mayormente en los zapatos, especialmente en sus sandalias gamuzadas y en sus apuestas de taco cuadrado (full tendencia), muy sesentero. Inspirados en la estética escandinava, en ropa crearon camisas de algodón, maxivestidos y túnicas de satén.

Blackmamba

¿Estética de cementerio sobre pasarela? ¿Y por qué no? La jugada fue de Blackmamba, marca que presentó un desfile onírico en el que las cruces y la presencia de la muerte estuvieron muy presentes. Sacre se tituló la colección en la que predominaron la seda, gamuza, algodón y cuero. También hubo jeans, shorts y chaquetas de mezclilla. Blackmamba apostó también por las prendas unisex y, claro, con sus referencias sutiles al grunge y el gótico, no siempre hay necesidad de definir entre qué es específicamente masculino o femenino.

Ay not dead

La colección se llama The New y estuvo inspirada en tres ciudades, Tanger en Marruecos, Cap-Martin al sur de Francia y Los Ángeles, Estados Unidos. La paleta de colores incluyó blanco, negro, azul eléctrico, rosa pastel, amarillo, verde lima y naranja. Fue un desfile que mezcló aires de playa, looks hardcore y toques étnicos, todo muy ecléctico pero sin ser visualmente agotador. Mención especial merecen sus originales zapatos, sin miedo alguno al color.

Chain García Bello

Lucía Chain y Juliana García Bello fueron seleccionadas por el gobierno de la ciudad de Buenos Aires (junto a las marcas Fractal, Andrea Urquizu y Urenko) en una sección de jóvenes talentos. Rezuma Seco es su primera colección de verano y la elaboraron en colores crudos y blancos y en materiales nobles como el algodón y el lino. Su inspiración fueron los pescadores, de ahí la mezcla con telas impermeables.

Nous Etudions

Con Vera Spinetta (hija de Luis Alberto), embajadora de la marca, en el público, comenzó Nudité, desfile de prendas de la diseñadora Romina Cardillo. Nudité significa desnudez en francés y está inspirada en el libro de Giorgio Agamben. La colección mostró combinaciones interesantes: lino con neopreno y popelina con gabardinas sin proceso. Los accesorios estaban elaborados en acrílicos calados a láser; eran macrocolgantes y anillos asimétricos. La paleta cromática incluyó azul, lila, naranja, fucsia y negro.

Roma Renom

Confident fue el nombre de la colección que presentó Roma Renom. Hubo trench-vestidos, túnicas oversize translúcidas y shorts. Las telas favoritas fueron seda, crepe, lino y guipure (tejido grueso). Los colores predominantes fueron fucsia, cherry, verde militar y beige.

Allo Martínez

Movimiento es la palabra que mejor define la colección que Allo Martínez presentó en Bafweek. Exile se llama la propuesta y está inspirada en los años 70 y en el disco de los Rolling Stones “Exile on main Street”. Cueros, gamuzas, lino y algodón fueron las telas escogidas para vestidos y túnicas de bellas caídas y prendas oversize. Los colores que predominaron fueron naranja, crudo y negro.