Vida Sana

Limpieza facial en casa

Acudir a un especialista para hacerse una limpieza facial periódicamente se traduce en un cutis más saludable y radiante. Pero también podemos cuidar la piel de la cara en casa. Aquí los pasos y consejos de expertos para hacer este ritual una vez al mes sin tener que salir.

  • Angelica Lamarca

Compartir vía email

Producción Belén Muñoz Foto Alejandra Gonzalez

4001. Limpieza

Este es el primer paso para un cutis perfecto. Y siempre hay que tener claro que antes de limpiar hay que desmaquillar. La cosmetóloga Mónica Bohmer entrega sus pautas en cuatro puntos:

  • Tipos de limpiadores: cremas, aceites o leches limpiadoras ideales en pieles normales a secas; geles, mousse, espumas y tónicos astringentes, piel mixta a grasa.
  • Ingredientes: lo ideal es que una leche de limpieza contenga vitaminas A y E y alantoína, componentes que eliminan efectivamente todo rastro de maquillaje e impurezas cotidianas.
  • Cómo limpiar: hacer un suave masaje circular con dedos, esponja o algodón humedecido con desmaquillante. Retirar con agua tibia. Al secar la cara, no restregarla, sino presionarla suavemente sobre el rostro. Siempre usar una toalla limpia.
  • Importante: nunca usar jabón común. Quita los aceites naturales de la piel, haciéndola más vulnerable a irritaciones y sequedad.

2. Exfoliación

La cosmetóloga Mónica Bohmer entrega las siguientes recetas para una buena exfoliación casera:

  • Peeling de limón y almendra: ½ cdta. de ralladura de limón / ½ taza de sal marina / ½ taza de aceite de almendra dulce.
  • Peeling de azúcar: granos de azúcar, aceite de oliva y jugo de limón.
  • Peeling de sal: granos de sal con yogur natural, un poco de agua y harina.
    Cómo usarlos: se mezclan los ingredientes y luego se aplica con suavidad, dando masajes en círculos sobre la piel. Se deja actuar unos minutos y se retira con agua tibia.
  • Peeling: es una forma de exfoliación mediante gránulos que ayudan a limpiar la piel en profundidad, eliminando células muertas e impurezas. Renueva la piel y estimula la producción de colágeno, logrando una piel de aspecto más uniforme, fresca y joven, atenuando manchas, acné, arrugas y cicatrices.

3. Vaporización

La cosmetóloga Svetlana Raylan explica que este proceso deja los poros limpios, se elimina la grasitud e impurezas, mejora la circulación de la sangre y el funcionamiento de las glándulas sudoríparas y sebáceas.

  • Cómo hacerla: hervir 1-2 litros de agua. Apagar el fuego, esperar unos minutos y verter el agua en un bol. Acercar el rostro a unos 30 centímetros, tapando la cabeza con una toalla (para evitar que escape el vapor). Esperar 6-8 minutos (pieles grasas, 15 minutos). La temperatura del agua no debe exceder los 50°, ya que puede causar ruptura de capilares. Quienes sufran de asma, hipertensión, rosácea, dermatosis severa, enfermedades cardiovasculares o vello excesivo en el rostro no deberían someterse a vaporizaciones.

4. Puntos negros

Mónica Bohmer explica que debemos saber diferenciar los puntos negros del acné, ya que las lesiones que produce este último no deben tocarse, pues podrían empeorar. La mayoría de los dermatólogos y esteticistas no recomiendan la extracción de puntos negros, ya que si no se hace de forma correcta pueden infectarse, causando cicatrices. Una buena manera de hacerlo es desinfectar primero las manos. Con dos algodones o pañuelos de papel o gasa se presionan suavemente los puntos negros de la zona T. Luego se aplica tónico purificante.

5. Cerrar los poros

Svetlana Raylan explica que para cerrar poros estánlas mascarillas y tónicos

  • Mascarilla: existen varios tipos de arcillas para cada tipo de piel. Deben permanecer 10 minutos en la cara, rociando con agua cada cierto rato. También puede hacerse rallando un pepino y mezclándolo con una cucharada de leche en polvo y una clara de huevo. Se deja por 30 minutos.
  • Tónicos: ayudan a cerrar poros y tonificar, preparando la piel para la hidratación y restableciendo el pH del cutis después de la limpieza. Lo ideal es aplicarlos mañana y noche después de cada limpieza. Para piel seca es ideal que contenga hamamelis, manzanilla, pepino o aceite de rosas. Para piel grasa, limón o aceite de enebro, menta o romero. Muy importante: el tónico no debe contener fragancia. Un buen tónico casero se consigue hirviendo perejil en agua, luego se deja enfriar y se filtra.

6. Hidratar

Mónica Bohmer, explica que si el tratamiento casero se hace de día, lo ideal es aplicar después del tónico una crema hidratanteprotectora que contenga vitamina A, E y FPS15, así se evita la deshidratación de la piel y se protege de rayos solares. Si este tratamiento se hace de noche, la crema debe ser nutritiva, con provitamina B5 y vitaminas A y E. Esto nutre en profundidad y regenera tejidos durante la noche.