Moda

Mercedes-Benz Fashion Week Chile 2015

El evento de moda más importante del mundo finalmente realizará su primera versión en Chile, siguiendo los pasos de Argentina, Costa Rica, México y Panamá en Latinoamérica. Este jueves 13 de agosto en CentroParque la pasarela MBFW, de la que La Tercera es media partner, reunirá 12 desfiles dentro de los que figuran destacadas marcas chilenas e invitados de la industria internacional. Un encuentro que sin duda dictará la pauta de lo que veremos la temporada que se aproxima.

  • RevistaMujer

Compartir vía email

Rodrigo Martínez, gerente de marketing de Kaufmann
“MBFW llegó para quedarse”

Por Josefina Strahovsky Foto Rodrigo Cisterna

mbfw1-ADLa industria de la moda de Nueva York, Madrid, Berlín, entre otras 40 ciudades, ahora tienen algo en común con Santiago: en todas ellas se realiza una semana de la moda con el patrocinio de Mercedes-Benz. Desde la marca alemana nos cuentan cómo se gestó el proyecto que pone a nuestra capital en el radar fashion internacional.

Lo mejor o nada. Ese es uno de los esloganes fundacionales de la marca alemana Mercedes-Benz. Con ese enfoque diseñan y fabrican sus automóviles desde 1926 y con el mismo compromiso están preparando el desembarco de su primer Fashion Week en Chile. Su vínculo con la moda se viene desarrollando hace ya tres décadas, cuando por primera vez auspiciaron una Semana de la Moda en Australia. Hoy son protagonistas de 50 eventos en 40 países y, el 13 de agosto, Santiago se sumará a la lista que incluye ciudades como Nueva York, Berlín, Madrid y Ciudad de México, entre otras.
La idea de desarrollar este evento en Chile se empezó a gestar hace varios años, según cuenta Rodrigo Martínez, gerente de marketing de Kaufmann, la empresa que representa en Chile a Mercedes Benz. Sin apuros se tomaron todo el tiempo necesario para afinar al máximo cada detalle con los estándares de excelencia que caracterizan a la marca. “Este primer paso había que darlo con todo porque este es un evento muy bien posicionado a nivel internacional, que en cada lugar donde se hace se convierte en un ícono de moda y diseño”, asegura Martínez.

¿Por qué realizar ahora Mercedes-Benz Fashion Week en Chile? Sentimos que se había instalado el escenario adecuado con las condiciones necesarias para hacerlo de la manera que nosotros queríamos. Vimos que el mercado estaba preparado y nosotros, como marca, también. Después de desarrollarlo mucho estábamos listos para llevarlo a cabo con nuestros estándares y hacer un muy buen evento. También sentimos que era una oportunidad para ratificar lo que la marca representa en Chile: innovación, diseño, buen gusto y elegancia. Valores que se ven perfectamente reflejados en un evento como Mercedes-Benz Fashion Week.

¿Qué podemos esperar de este evento a largo plazo? Mercedes-Benz Fashion Week llegó para quedarse. No es nuestra idea hacer solo un evento, queremos que permanezca en el tiempo, que se convierta en un espacio donde todo el mundo quiera estar y desde ahí colaborar con la industria de la moda, que tiene muy buenos representantes en Chile. Esperamos que crezca, que podamos abarcar más días y más diseñadores. Este primer evento es una clavada de bandera y, por lo mismo, de acuerdo con los valores de la marca, apostamos por algo acotado pero muy bien hecho y con un foco bien definido.

¿Cómo imaginas la repercusión de este Fashion Week en la industria del diseño chileno? Creo que puede constituirse en una buena plataforma para diseñadores emergentes. Ojalá sea así y que nosotros podamos ser un aporte. Independiente de eso, por ahora, sería un poco presuntuoso adelantarnos y adjudicarnos la responsabilidad de establecer ‘un antes y un después’ en el mundo de la moda en Chile. Sí queremos aportar desde nuestro ámbito con un trabajo bien hecho.

Magdalena Jiménez, productora general MBFW CHILE 2015
“Todo debe funcionar como un reloj”

Por Josefina Strahovsky Foto Marcela González

magdalena-jimenez-ADOrganizar una semana de la moda es todo un desafío, y si se trata de la primera versión de Mercedes-Benz Fashion Week Chile, aun más. Pero si se agrega que no se realizará en una semana sino que en un solo día, la exigencia se multiplica. La clave para lograrlo: mucho ensayo y no dejar ningún detalle al azar. Así se planifica este esperado evento.

La improvisación no existe arriba de la pasarela. Cada detalle debe ser coordinado, controlado y ejecutado a la perfección para que este espectáculo de moda sea una experiencia única tanto para los diseñadores que muestran sus colecciones como para el público. Por lo menos así lo cree Magdalena Jiménez, directora de Cazamoda y productora general de la versión local de Mercedes-Benz Fashion Week (MBFW), quien tiene más de 25 años de experiencia en el mundo de la moda y 15 organizando las pasarelas más importantes de Chile.

Independiente de su profundo conocimiento en el área, organizar un evento como MBFW en Chile (13 de agosto en CentroParque), ha sido un desafío por su magnitud y relevancia. Además porque, a diferencia de otras semanas de la moda internacionales, esta primera versión del MBFW en Santiago se realizará en una sola jornada con 12 diseñadores que se presentarán en 4 bloques de 3 desfiles cada uno, con un descanso de 45 minutos entre cada segmento. ¿Por qué solo un día? “Como era una presentación, la idea era hacerlo bien acotado pero con todo”, explica la productora.

En el backstage, más de 60 modelos, 30 vestidoras, 50 peluqueros y maquilladores, 10 personas encargadas de producción, más los equipos de cada uno de los diseñadores se deberán mover en una danza que está coordinada hasta en el más mínimo detalle. “Todo tiene que funcionar como un verdadero reloj”, agrega Magdalena.

¿Cuánto tiempo llevan trabajando en este proyecto? Más de un año. El tiempo es algo superimportante para desarrollar un evento de esta magnitud (…) Esta es una pasarela que se va a construir a todo dar; haremos graderías, habrá una puesta en escena con la mejor iluminación y sonido. Se juntó toda una infraestructura para que esto sea de primer nivel siguiendo los lineamientos de la marca y de los Mercedes-Benz Fashion Week en todo el mundo.

¿Cómo fue el proceso curatorial para elegir a los diseñadores? Para las marcas comerciales se abrió una postulación y dentro de esa categoría están Paco Rabanne, Hugo Boss, Lía Fernández con la marca Genny que trae desde Italia, Trial, Versace Collection, Banana Republic y Perry Ellis. Lo básico que se les pidió a todos, es que debían presentar colecciones inéditas de la temporada primavera-verano. Lo mismo para los diseñadores nacionales. Ahí están Lupe Gajardo, Kika Neumann, Zurita, Sisa y Pas Denom de Daniel Fosk. A ellos los elegí por su trayectoria, el nivel de profesionalismo y porque además todos hicieron muy buenas propuestas de lo que iban a presentar.

¿Qué se requiere para producir un evento de esta magnitud? Imagino que hay que ser muy detallista y matea. Sí, mucho. Para esto, como todo en la vida, se necesita de mucho trabajo si quieres que todo funcione a la perfección. Nosotros hemos hecho ensayos, con cronómetro, de lo que debería durar la pasada de cada modelo; habrá alguien controlando cuánto se demora cada peluquero en el área de pelo, etc. Todo está calculado y será muy bien ensayado. Eso es algo que aprendí mirando desfiles de afuera (…) ahí me di cuenta de la cantidad de equipo y espacio en el backstage que se necesita para que todos puedan hacer su trabajo bien y cómodos. ¡Y tienen toda la razón, es la única forma! Evidentemente en el día del desfile siempre pasan cosas y tienes que estar ahí para solucionarlas, pero no deben sorprenderte. Además para que las cosas salgan bien tiene que haber muy buena energía, y eso solo se logra cuando está todo organizado.

Talento de primera línea

Seis marcas serán las encargadas de abrir el fuego en la primera versión del MBFW Chile, para mostrar diferentes caras de la moda nacional. Confiados en la curatoría realizada por la productora Magdalena Jiménez y en el prestigio internacional del evento, esperan ansiosos su debut en Santiago. Con sus talleres a toda marcha para tener sus colecciones listas el próximo jueves, aquí adelantan cómo se vienen sus versiones de esta primavera-verano.

Por María Paz Maldonado O.

La elegancia urbana de Kika Neumann


Foto: Nicolás Abalo

Inspirada en los reflejos del Sol sobre los edificios y sus encandilantes rayos de luz, la colección de Neumann (40) utilizará una paleta de colores fría en diseños contemporáneos, sofisticados y siempre urbanos. Sobre la pasarela del MBFW, la diseñadora presentará un adelanto de su colección primavera-verano con guiños hacia la alta costura. Como característica tradicional de su marca, la seda será la textura central con la que confeccionan vestidos para el día y la noche. “Son piezas elegantes, sofisticadas, vaporosas y con mucho movimiento, complementadas con un cuidadoso trabajo de sastrería en chaquetas y abrigos de lino y organza”, describe. Como regla general, esta colección pretende reinterpretar la femineidad a través de códigos masculinos, en prendas como vestidos camiseros con alforzas de seda y chaquetas de frac confeccionadas en lino. Además, en esta ocasión, por primera vez la diseñadora presentará una minicolección masculina, con un guardarropa básico compuesto por trajes de lino y algodón italianos; elegantes, pero también muy casuales.

Elemento clave: vestido camisero de seda La vimos en: Desfile Ropero Paula 2014

El diálogo étnico de Zurita


Foto: Nicolás Abalo

La geometría del arte textil andino y su cruce con la sastrería occidental traída a Chile por los inmigrantes europeos en el siglo XIX, junto con la sastrería nacional, convergen en la propuesta de la diseñadora Gabriela Farías. En su colección describe 5 categorías de prendas, siempre vinculadas al espíritu artesanal/contemporáneo de la marca. Estas son Alpaca All by Hand, productos fabricados artesanalmente en fibra de alpaca elaborada por productoras aimaras de la zona altiplánica de la Región de Atacama; Vintage Textile, piezas que rinden tributo a la industria textil chilena utilizando telas nobles como lanas y linos manufacturados con materias primas de la Patagonia; South American Industry, categoría que celebra la alpaca y el algodón pima orgánico de Perú como elementos íconos sudamericanos; Low Impact, productos elaborados con materiales como seda y lino cuya fabricación tiene procesos productivos de bajo impacto ambiental; y Andean Heritage, compuesta por piezas de vestuario construidas con técnicas ancestrales con el objeto de comprender su valor patrimonial. “La mujer que viste Zurita es alguien interesada en los procesos y origen de su vestuario, y que valora los principios de producción de nuestra marca”, dice Gabriela.

Elemento clave: la chaqueta Jacket Mix La vimos en: International Fashion Showcase 2015 en la Semana de la Moda de Londres

La sofisticación casual de Pas Denom


Foto: Marcela González

Los patrones rectos y siluetas oversized son los trazos que se dibujan transversalmente en las temporadas de esta marca, conformada por el artista visual Daniel Fosk (31) y la diseñadora de vestuario Tania von Chrismar (31, ausente en la foto). En esa línea, sobre la colección que mostrarán en el MBFW adquieren protagonismo la seda, el lino y otras telas menos conocidas como tencel, cupro y linocel. “A través de una búsqueda constante, nuestra marca da especial énfasis a la incorporación de telas suaves y elegantes. Son textiles frescos y de buena calidad. Los traemos desde Japón y Europa, y aportan la sofisticación que queremos transmitir con nuestros diseños”, cuenta Daniel. El estilo Pas Denom, casual-sofisticado, según describen, se verá representado en tops y polerones oversized y vestidos rectos de lino con espaldas descubiertas y cuellos bote, siempre en atuendos prácticos, fáciles de usar y elegantes. Además, consecuentes con el respeto a la naturalidad que es una constante en sus propuestas, los tonos de la colección giran en torno a los tierra y grises. La marca, fundada hace 3 años, hará su debut en pasarelas en esta oportunidad.

Elemento clave: Vestido de lino

La fantasía de Lupe Gajardo


Foto: Alejandra González

Dos íconos femeninos de épocas muy distantes se encuentran en la colección más reciente de Lupe (27). Por un lado está la mujer cantinera que trabajaba para los soldados durante la Guerra del Pacífico, y en el otro extremo el ícono de la música pop del siglo XXI Rihanna. Provocativas, sensuales y poderosas, las mujeres en la pasarela de Gajardo dan cuenta de un relato romántico y femenino. “Creo que esta colección tiene mucho de una belleza incómoda. Una propuesta que no es linda a la primera, pero que tiene una gracia especial que te envuelve”, describe. Ciertas referencias a los uniformes militares aportan notas masculinas como elementos de quiebre. La diseñadora optó por el algodón peruano, gabardina y gasa de algodón para la confección, y la gran novedad la aportará la fantasía: lentejuelas, pasamanería, encajes y piezas/joya con énfasis en la pedrería. De menos a más, los tonos transitan por el blanco invierno, beige, café, negro y destellos rojo carmín, dorado y azul. “Hay algo del zorro o incluso de una especie de torera en versión chilena, pero la figura central es la mujer empoderada”, resume.

Elemento clave: conjunto de top sugerente + pescador a la cintura + sombrero La vimos en: New York Mercedes-Benz Fashion Week Fall 2015

Los estratos de SISA


Foto: Rodrigo Cisterna

Capas que se superponen formando estructuras dan cuerpo a la colección más reciente desarrollada por la triada de diseñadoras Alejandra Cruz (29), Trinidad Rodríguez (29) y Elisa Rodríguez (35, ausente en la foto). “Observamos los estratos en la naturaleza, las capas en que se presentan los sedimentos divididos, que siempre serán en sentido horizontal, con una conformación diferente y un tono que lo identifica. Los estratos se ponen de manifiesto tanto en su profundidad como en su horizontalidad”, describe Trinidad. Cada look cuenta una historia relatada a través de la interacción de las capas interiores con las exteriores, que revela sombras, diferencias de pesos y texturas. “En materialidades se usaron linos con tramas abiertas y cerradas, sedas, organzas, algodón pima, tejidos de lino, plisados y algodón”, agrega Rodríguez. El ritmo tranquilo de la pasarela lo dictará una paleta cromática dominada por el blanco en distintas intensidades, con variaciones de colores dadas por texturas como transparencias, organzas y sedas. Una elaborada propuesta para la mujer que se viste con el lujo menos evidente pero más significativo.

Elemento clave: las capas Las vimos en: Desfile Falabella Pyme 2013