Belleza

Productos de exportación

Aunque la globalización ha hecho que los infaltables por adquirir en el extranjero sean cada vez menos, rescatamos productos de belleza que no puede dejar de meter a su equipaje cuando visite su país de origen.

  • Maria Paz Maldonado

Compartir vía email

Belleza-de-exportacion-700

Estados Unidos / Carmex


Es un clásico, pero en Chile aún no está a la venta, de modo que si viaja a EE.UU. vale la pena comprar un par de este efectivo bálsamo labial hidratante. Su composición de alcanfor y mentol es efectiva como analgésico contra labios secos y partidos, y la manteca de cacao la da un suave aroma dulce y brillo tenue. El original -una pequeña lata amarilla- no tiene color, sabor ni protección solar, pero hay versiones con tonos como cereza y rosado, sabores como limón y granada y FPS 15. Su precio aproximado es de 4 dólares (la fórmula original).

Brasil / Óleo de banana


Se trata de un aceite que sirve para diluir los barnices de uñas secos, devolviéndoles sus propiedades para esmaltar. Viene en formato con gotero o sin, según la marca que elija. Lo venden en la farmacia y su precio varía entre 2 y 4 reales (no más de 1.000 pesos chilenos). Basta un par de gotitas para revivir esmaltes que parecían perdidos.

Marruecos / Khol


Es el mejor secreto de seducción de las marroquíes y lo que les da el aire místico a sus profundas miradas. Este polvo negro, hecho a partir de minerales, se vende en formato de polvos sueltos con una pequeña varilla que hace de pincel y es utilizada por las mujeres árabes como delineador y sombra de ojos. Eso sí, la intensidad del color requiere mucho cuidado a la hora de aplicarlo, ya que el polvo mancha muchísimo y tiende a caer sobre los pómulos.

Myanmar / Thanaka


Se trata de una pasta amarillenta que se extrae de la corteza del árbol de thanaka. Las mujeres birmanas  lo utilizan como símbolo de belleza y se lo aplican con diferentes diseños circulares. Además, la pasta de thanaka funciona como una efectiva barrera solar -razón por la que es común ver a los niños birmanos usándola en el rostro y brazos- y como tratamiento contra el acné. Eso sí, debido a que es un producto mayoritariamente de fabricación artesanal, asegúrese de comprar uno que tenga todas las certificaciones correspondientes si quiere ingresarlo a Chile.

India e Tailandia / Tiger balm


Su origen se lo disputan India, Myanmar y Tailandia, pero su popularidad entre la población local y turistas se ha desplegado por todo el Sudeste Asiático. Se trata de una pomada fabricada a partir de mentol, alcanfor y aceites esenciales de menta, cajeput y clavo, que tiene efectos calmantes contra dolores musculares, de cabeza (si se aplica en la sien) y picadas de mosquitos. Su formato en una pequeña latita lo ha convertido en un must dentro de los botiquines de quienes recorren este concurrido destino. Además es muy barato (no supera los 2.000 pesos chilenos).

Japón / Polvo de arroz


El afán por tener una piel tersa y blanca como la de las japonesas ha impulsado a que la cosmética nacional desarrolle sus líneas en esa dirección. En esta creciente industria, los productos hechos sobre la base de arroz son algunos de los más populares. El polvo de arroz -un ancestral tratamiento de belleza de las geishas- al mezclarse con agua funciona como suave exfoliante que remueve las impurezas de la piel, al mismo tiempo que la hidrata y nutre. Sus precios varían según la marca, pero en promedio cuesta 10.000 pesos chilenos.

Tahití / Monoi


Es la clave del bronceado fascinante que obtienen las turistas que visitan esta paradisiaca isla polinesia. El Monoi está hecho con aceite de coco puro macerado en botones de flores de tiaré (10 botones por cada litro de aceite de coco). Aunque en Chile es posible encontrar algunas versiones de este aceite, el original y de mejor calidad solo se encuentra en la isla. Sus principales propiedades son de hidratación para la piel y regeneración para el pelo.