Belleza

Claves para lucir un pelo sano en invierno

El cabello es delicado y sensible frente al aire frío, los cambios bruscos de temperatura y la calefacción. Todos son factores que provocan transformaciones en su textura y, si hay humedad, además aparece el temido frizz. Lo bueno es que hay trucos y rutinas fáciles que sirven para resolver cualquier problema.

  • Macarena Anrique

Compartir vía email

Fotos: Alejandra González Producción: Giselle Sateler

1-350

Los más vulnerables de la estación: ¿cuáles son? 

Son los pelos deshidratados, aquellos que tienen sus cutículas deterioradas, un estado en el que es más fácil que absorban la humedad del ambiente y, por eso, generan más frizz.

También sufren especialmente los cabellos delgados y finos porque pierden volumen, los pelos tinturados o tratados químicamente y aquellos sometidos a tratamientos de calor como el de la plancha.

¿Más seco en invierno?

Al igual que las muy altas temperaturas tienden a resecar el pelo, ‘quemándolo’, el frío extremo hace que el pelo se deshidrate por falta de humedad en el aire.

Por su parte, la contaminación ambiental provoca daños: los tóxicos del ambiente hacen perder brillo y obligan a lavar el pelo más frecuentemente, no permitiendo que se produzca sebo natural en el cuero cabelludo y aumentando la posible aparición de caspa seca por falta de hidratación.

Para prevenir todo lo anterior es importante usar un producto que evite y controle el impacto de los factores ambientales. Por ejemplo, elegir aquellos que tengan vitaminas y aceites nutritivos. También es necesario usar acondicionador para sellar al final del lavado y no permitir que ingresen agresiones externas como esmog o humo de cigarro.

¿Por qué más graso?

La causa principal de un cuero cabelludo graso es la hipersecreción de las glándulas sebáceas. Se adquiere esta característica por múltiples factores y entre ellos se cuenta el no usar un champú adecuado para el tipo de pelo, exagerar en la hidratación, poca frecuencia de lavado o mala técnica en esta rutina: no hay que olvidar que el champú es para limpiar y el acondicionador o máscara se aplica desde la mitad del largo hasta las puntas.

Como el estado de una cabellera es, muchas veces, reflejo de la salud y de la alimentación, también se asocia el pelo graso con un mayor consumo de alimentos ricos en grasas, un clásico del invierno para muchos.

Otros factores son la contaminación, con la sensación de tener el pelo pesado o sucio, y el uso de gorros que favorecen la sudoración.

¿Solución? Puede que baste con evitar exponerse a los factores que detonan el problema y cambiar de producto para lavar o hidratar, pero si no hay resultados, es necesario acudir a un estilista profesional. Y si se trata de una condición dermatológica, el mejor camino es consultar con un especialista que haga el diagnóstico preciso.

Rutinas básicas: ¿cómo cuidarlo?

El pelo necesita los mismos y hasta mayores cuidados que en el verano. ¿Qué hacer concretamente? En primer lugar, usar un buen champú hidratante de acuerdo con el tipo de cuero cabelludo y largo de puntas. Luego, complementar el lavado con un acondicionador preparado también según las características del pelo. Y al secar, más que nunca, preferir la toalla, sin frotar, solo apretando para no romper la hebra capilar.

También es necesario, una o dos veces vez por semana, realizar un masaje de hidratación en casa o en la peluquería. Sirven especialmente los que se hacen con aceites naturales de argán, camelia y macadamia, porque devuelven la textura suave que originalmente tiene la fibra capilar.

Otros cuidados importantes: cada dos o tres meses cortar las puntas y aplicar un producto de terminación que proteja e hidrate el cabello. Para esto también sirve el aceite de argán, y cuando se trata de personas con ondas o pelo crespo, mejor complementar con un producto que ayude al control del frizz.

¿Crece más o menos?

Lo normal es que el cabello crezca entre medio y dos centímetros por mes. Se trata de un asunto de genética y de alimentación, no de las condiciones del tiempo. Sin embargo hay teorías que hablan de que con las altas temperaturas el pelo crece un poco más, producto de la vasodilatación del folículo piloso y la mayor generación de vitamina D a partir de la exposición al sol en verano.

Estática y frizz: ¿dónde está la diferencia?

La estática o electricidad estática es un tipo de energía generada por el exceso de carga eléctrica que acumulan determinados materiales y que surge, usualmente, por la fricción entre dos cuerpos. No es el único origen. En el pelo también sucede por cambios de temperatura, a partir de los componentes de algunos productos, el material del cepillo o peineta, la fuerza que se usa al cepillar y el material de la ropa que se esté usando. La estática del cabello surge en invierno, incluso por la falta de humedad en el aire frío y por el uso de gorros y sombreros que frotan el pelo.

Para resolver el problema hay que evitar roces con materiales sintéticos o plásticos y usar peinetas de madera o antiestáticas. Sirve, además, mojar las manos y pasarlas por el pelo o rociar laca en la peineta y deslizarla suavemente por el cabello.

¿Qué es el frizz? A diferencia de la estática, se trata de una condición del pelo y todas las personas lo tienen en algún grado. Aparece ante falta de hidratación, aunque también es posible que sea una condición del tipo de cabello. Así, por ejemplo, los pelos crespos suelen tener más frizz y lo mismo pasa con los pelos secos, donde las capas de cutícula que componen la fibra capilar están más abiertas y, entre otras consecuencias, esto hace que la cabellera se vea con más volumen. Si hay humedad, el efecto es mayor aun porque la cutícula recibe un exceso de humectación y, entonces, el cabello se expande.

La solución es el uso regular de un producto styling, que sirve especialmente para crespas, porque define ondas o rulos. Y en un caso extremo de frizz se recomienda un toque de laca y aplastar el pelo con la mano. Otra alternativa es el tratamiento de alisado permanente, ya que, además de eliminar el frizz, baja el volumen e hidrata el cabello.

¿Con o sin gorro?

Este accesorio no genera problemas en el pelo, más allá de aplastarlo y arruinar un peinado. Por el contrario, protege de las agresiones del ambiente, como la contaminación, los radicales libres, rayos UV y la humedad. Por supuesto, es necesario saber usarlo: el cabello debe estar totalmente seco antes de ponerlo, porque al quedar húmedo puede provocar una mala oxigenación, deterioro y hasta pérdida o caída de cabello.

Otro consejo es nunca usar un gorro muy apretado porque el cuero cabelludo puede sudar en exceso y volverse graso. También es importante que todo el cabello esté cubierto, dejar las puntas al aire libre, con la humedad, hará que se vean más secas que el resto del cabello.

¿Cómo usar el secador?

En tiempos de bajas temperaturas se hace casi indispensable secar el pelo con aire caliente. Pero todos los días y por mucho tiempo, indudablemente, el secador dañará la salud del cabello.

Lo que se recomienda es el empleo del secador con aire frío o a baja temperatura, y siempre a una distancia mínima de entre 15 y 20 cm. Como complemento, es importante el uso de productos térmicos o protectores nutritivos que dejan el cabello blindado ante el aire caliente, protegiendo la hebra y, además, facilitando el planchado. Otras opciones son el uso de acondicionadores que disminuyen el tiempo de secado y seguir un tratamiento según el diagnóstico capilar de cada cabello, con cremas de masaje y ampollas con principios activos.

productos
1.NourisHing Shampoo, $6.990, Lee Stafford 2.Precious Oil Treatment EverSleek, $7.990, L’Oréal Paris 3.Aceite milagroso en spray, $4.990, Garnier 4.Tratamiento instantáneo alisante Kera-liso Elvive, $3.990, L’Oréal Paris 5.TOP-TEN Cool 10 in 1, $14.990, Lakmé 6.Anti-breakage Shampoo, $10.490, Proclaim 7.Ciment Thermique, $21.900, Kérastase 8.Bain Satin 2, $17.900, Kérastase

 

*Agradecimientos: Natalia González, peluquería My Head. / Karol Kirmayer, Montealvarez Salón. / Ximena Carrasco, salón Mi Lady Señorita. / Paloma Suzarte, peluquería Solo para Muñecas. / Érika Vallejos, Escuela Bas (Beauty Art Studio).