Vida Sana

[Visual] Padres e hijos unidos por un hobby

Compartir tiempo libre en una actividad que les guste a todos es un ideal en la relación padre-hijos. Provoca un entusiasmo especial y potencia ese bien intangible que es la intimidad familiar. Cinco padres jóvenes cuentan aquí sus experiencias.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Por: Soledad miranda Producción: Belén Muñoz Fotos: Juan Pablo Sierra Agradecimientos: Trek, Rebels Golf Center, La Bolsa del Sky

Esquí, opción familiar


1-500
Para Francisco Silva (44), decorador, el esquí es su deporte preferido y dice que, afortunadamente, a sus tres hijos les gusta tanto como a él. Francisco Javier (15), Augusto (13) y la única niña, Blanca (10), disfrutan mucho los días en La Parva y/o las Termas de Chillán. “Me gusta la sensación de libertad que te genera, la desconexión. Siento que, además, en esta etapa de mi vida es una excelente opción familiar”, resume el padre.

Sus hijos piensan parecido. A Francisco Javier le gusta todo el ritual que conlleva este deporte, y Augusto aprecia la sensación de velocidad y los nuevos desafíos que siempre presenta esta experiencia.

Dúo en el tenis


2-500
Secos para el tenis son el ingeniero civil industrial Jens Krarup (44) y su hijo Jens (14). Un ejemplo: ganaron el Campeonato de Dobles Padre-Hijo del Club de Golf 2014, especialidad que aprecia el papá. “Es lo más entretenido, pues hay más comunicación entre los jugadores que en singles”, dice. Además, Jens padre valora que el tenis es fácil de practicar ya que no se necesitan muchas personas, ni viajar, para empezar un partido. A Jens hijo le gusta porque “es un deporte que exige física y mentalmente para estar en un nivel competitivo. Es un desafío pegarle bien a la pelota y también aprender a no enojarse cuando las cosas no resultan”.

Cómplices en el enduro ecuestre


3-500
Los tres hijos del empresario Ricardo Ludwig (44) dieron sus primeros pasos “entre las patas de los caballos”. Por eso los mayores -Ricardo (13) y Pedro (11)- montan con una “naturalidad y soltura” que admiran a su orgulloso padre. El menor, Tomás (10), por ahora cumple rol de ayudante. Ricardo padre valora el enduro ecuestre por la especial relación que crea con el caballo, la diversidad de geografías que se recorre al practicarlo y la dinámica entretenida de las carreras. Lo más valioso, en lo personal, es “la gran complicidad y alegría común” que se da entre él y sus hijos gracias a este deporte.

El poder del golf


4-500
Ingeniero comercial y papá entretenido, Rodrigo della Maggiora (45) comparte varias actividades con sus cuatro hijos. Los dos varones mayores -Máximo (9) y Rodrigo (6)- se le han unido a la práctica del golf, el tenis, los paseos por cerros, el cultivo de una huerta y el ajedrez. “Mi papá es bacán y nos enseña a jugar golf, que ayuda a controlar la fuerza”, dice Máximo. “Hace cosas divertidas y enseña tiros poderosos”, agrega Rodrigo.

“Lo mejor de todo esto es pasar tiempo exclusivo con ellos y generarles hábitos deportivos, sacándolos de la televisión”, asegura el papá.