Gastronomía

Tavelli, Los Trapenses

Este local es más acogedor, con mesas y sillas de madera, baldosas estilo antiguo en parte del piso y madera en el resto, dibujos de cubiertos y otro con edificios clásicos italianos adornan las paredes.

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

tavelliADENTRO

Mis hijos salen a vacaciones trimestralmente, no junto con la mayoría de los colegios. Por eso los invité al cine a ver Tomorrowland, y por horario nos convenía el Paseo Los Trapenses. La película es un festival de efectos especiales y la trama tenía tanto detalle que me lateé y me quedé dormida. A los niños les gustó, parece. Cuando salimos decidí invitarlos a tomar té por ahí y buscando dónde fuimos al mall Vivo Los Trapenses y entramos al Tavelli. Hace bastante tiempo que no iba a uno porque las últimas veces me había desilusionado de este clásico. Este local es más acogedor, con mesas y sillas de madera, baldosas estilo antiguo en parte del piso y madera en el resto, dibujos de cubiertos y otro con edificios clásicos italianos adornan las paredes. El olorcito era tentador y pedimos ricos chocolates calientes, uno italiano y el otro con marshmallows. Yo quería un café, y como en la carta los ofrecían de distintos granos, pedí robusta arábiga al garzón. Él me dijo que traería un café doble porque en verdad no tenían distintos granos sino solo la posibilidad de que el café fuera más fuerte; una falsa promesa que me dio mucha lata. Probamos un sándwich de jamón huevo que venía tostado y estaba rico. Los niños pidieron helados de dulce de leche -extraordinario-, chocolate y chocolate suizo, buenos. El muffin y la medialuna que pidieron los chicos los trajeron calentitos, gran detalle. Un kuchen de frambuesa que se veía muy lindo en la vitrina y en la foto, tenía una masa demasiado gruesa, no mala, pero había que hacerle fuerza y el borde ya resultaba grotesco. La palmera que pedimos para terminar compartiendo también venía caliente. La carta es extensa y abarca platos, ensaladas y hasta menú para niños, además de postres y varias copas de helado. El servicio fue muy amable y atento, si bien es cierto que no había mucha gente. En este local nuevo, aunque me molestó lo del café y el kuchen, los detalles hicieron buen contrapeso y podría volver. Consumo: todo lo descrito $23.280.

NOTA: 5.6 / José Alcalde Délano 10533, piso -1, L. 138. Teléfono: 232039121.