Vida Sana

Comida para el espíritu

Los hare krishna, devotos del Movimiento para la Conciencia de Krishna (ISKCON), nacido en India, entablan un vínculo especial entre espiritualidad y alimentación. Uno de sus principios fundamentales veta el consumo de carnes, huevos y pescado como una forma de respeto hacia cualquier tipo de vida en nuestro planeta, privilegiando una dieta rica en frutas, vegetales, cereales, semillas y lácteos. Sus preparaciones siempre antes de ser servidas son ofrecidas a Dios.

  • constanza.espinoza

Compartir vía email

Fotos Raúl Araya

Hare Krishna

“La gente suele creer que los hare krishna creemos en un dios que es distinto al que todos conocen; y no es así. Lo que nosotros predicamos se llama Movimiento para la Conciencia de Krishna, lo que quiere decir que nosotros buscamos que todas las personas sean conscientes de Dios. Más que una religión, se trata de un estilo de vida. Todos los días vivimos en torno a la espiritualidad”, explica Danakeli, quien desde hace ocho años pertenece al movimiento y se encarga de cocinar los almuerzos en el templo Iskcon, ubicado en Santiago Centro. “Para nosotros es muy importante la alimentación, porque es una manera de tener una conciencia más elevada con lo espiritual”, complementa.

Sus principios

Son cuatro y las personas bautizadas al movimiento se comprometen a cumplirlos. Seguir una dieta lacto-vegetariana, nada de intoxicarse con cigarrillos, alcohol o drogas, abstenerse de los juegos de azar y no intimar fuera de un matrimonio. “Son los pilares para poder avanzar espiritualmente. Se explica que quien los sigue es una persona ‘civilizada’. Uno debería siempre tener en mente llevar una vida plena, y esos cuatro principios son especiales para poder empezar a experimentar una vida espiritual más consciente”, dice Danakeli.

krishna5-adentroAlimento espiritual

Para los hare krishna preparar cualquier comida supone un momento especial. “La idea es que la mentalidad con que cocines sea la mejor. Todo lo que uno hace afecta el alimento. ¿Por qué? Tu conciencia está siendo parte del proceso y si además utilizas el fuego, este supone una energía muy fuerte y uno está ‘botando’ toda su energía en él. Luego de terminar la preparación, ofreces el alimento”, explica Danakeli. Los hare krishna cocinan sin probar la comida, esto porque el primero en probar bocado no debe ser la misma persona que lo prepara. El término krishna-prasada se refiere a la comida ofrecida, la “misericordia de Dios”. “Él es el primero que prueba ese alimento. Se lo ofrecemos con ciertos mantras, y luego comemos la comida ‘espiritualizada’, es decir, aquella que de alguna manera ya tocó Dios”, cuenta Jñana Sakti, quien también ayuda en la cocina. “De a poquito pierdes la costumbre de probar cada cosa, y sabes lo que necesita cada preparación”, agrega.

Beneficios

Más allá de los beneficios que proporciona seguir una dieta lacto-vegetariana, para los hare krishna, y también para quienes prueben lo que ellos han preparado y bendecido, lo trascendental es el beneficio para el espíritu. “Toda esa energía que va en la comida genera que tu corazón se vaya limpiando de aspectos como el estrés y la rutina. Hay quienes dicen que a las personas se las conquista por el estómago, y en eso radica un poco nuestra filosofía”, cuenta Danakeli.

Pan con chía


krishna4adentor-recetaIngredientes para 50 bollitos:

– 2 kg de harina.
– 2 pancitos de levadura.
– 2 puñados de sal.
– Semillas a gusto (chía en este caso)
– 1 litro y medio de agua tibia.
– 1 chorrito de aceite.

Preparación:

1. Coloque la harina en un recipiente, los dos puñados de sal y las semillas de chía. Mezcle los ingredientes y haga un hueco en el centro 2. En otro recipiente, deposite la levadura e incorpore el agua tibia y un chorrito de aceite, deshaciendo la levadura con los dedos. Agregue la levadura disuelta, de a poco, a la masa y comience el amasado, hasta lograr una masa elástica, homogénea, sin grumos 3. Arme bollos, deje leudar hasta que doblen su volumen inicial y hornee por aproximadamente 30 minutos.

El momento de ofrecer


Una vez listos, Danakeli pone algunos panes en un pequeño recipiente de metal frente al altar que existe en la cocina donde la foto del fundador de ISKCON, Swami Prabhupada, se ubica en el centro. Con una pequeña campana entona los mantras: “Hare Krishna, Hare Krishna, Krishna Krishna, Hare Hare, Hare Rama, Hare Rama, Rama Rama, Hare Hare”. Luego espera un momento y, tras ello, la comida está lista para ser servida.