Gastronomía

Paul, Parque Arauco

El review de @lacomensala de esta semana

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

paul-parque-arauco-adentro

El local es precioso: en la parte delantera es una panadería y pastelería francesa con vitrina. Allí hay mesas para tomar un café y comer algo rápido. Al fondo está el restaurante, con sobrias paredes y piso gris, mesas de madera maciza, sillas tapizadas en tonos oscuros y grabados en las murallas. Fuimos con mi madre y mi hermana, y como queríamos comer a la carta, y a la francesa, pasamos al fondo. Apenas nos sentamos llegó la carta. Elegimos compartir un paté de campaña y un quiche lorraine. Promocionaron mucho el pan de la casa, ya que Paul es una cadena de panaderías, pero al menos a nosotras no nos pareció para tanto: siendo las dos de la tarde, el pan podría haber estado recién hecho. No era el caso, si bien lo calentaron. Acompañaba rico tapenade (pasta de aceitunas y anchoas). El paté rústico estaba bueno, venía sobre pan de campo y con una ensaladita verde mixta que hubo que aliñar (al pedirlo, trajeron para ello rica vinagreta). La masa del quiche estaba un pelito latiguda -suponemos que son expertos en masas, por lo que debiera estar perfecta-; el relleno, correcto. Los fondos estuvieron mejor: sabroso confit de pato con unas papas en cubos muy bien preparadas y deliciosas. El plato del jueves: boeuf bourguignon con gratín de papas (esa opción es con sopa o postre) estaba bien, la carne blanda aunque en trozos irregulares que hacían poco cuidada la presentación. Yo pedí choritos, servidos en una gran y preciosa olla de fierro hirviendo, con tantos choros que no me los pude terminar, acompañado de bastones gruesos de papas fritas, me gusta porque es un plato liviano, aunque el caldo podría haber estado más sabroso. De postre, el plato del día vino con una correcta crème brulée y yo un mil hojas con crema pastelera y glacé, que estaba espectacular. Terminamos con un par de cafés. El servicio fluyó muy rápidamente hasta que nos trajeron el plato de fondo, supereficiente, pero después nos olvidaron por un rato -yo hubiera agradecido un aguamanil o una toallita húmeda para limpiar mis dedos tras los choros, por ejemplo-; los postres demoraron más de lo previsto, aunque la cuenta llegó rápido. En suma, si vuelvo pronto, iré por unos pasteles a la cafetería…

Consumo: todo lo descrito + 1 bebida y 2 copas de vino: $53.000.

NOTA: 5.6 / Kennedy 5413, local 390-A. Teléfono 09-42299065.