Hombres

Eduardo Carrasco

Su presentación en el Festival del Huaso de Olmué 2015 marcó peak de sintonía e hizo que su nombre artístico Edo Caroe (fusión de sus apellidos Carrasco Rodríguez) se convirtiera en trending topic mundial en Twitter.

  • Maria Paz Maldonado

Compartir vía email

 

Con un humor ‘hardcore’, Eduardo provoca risas y críticas con sus shows y ahora también en la radio 40 Principales.

1-250“A diferencia del personaje polémico que soy sobre el escenario, me considero supertímido y piola en mi vida cotidiana. Antes de convertirme en humorista y mago estudié derecho, pero congelé, y no fue hasta que entré a la televisión, a Coliseo Romano (2011) de Mega, que empecé a escribir mis propios chistes y me di cuenta de que podía hacer una carrera de esto”. Luego vinieron Mentiras Verdaderas (La Red) y Alfombra Roja Prime (Canal 13).

“Los chilenos somos muy buenos para reírnos, y es innegable que disfrutamos mucho de la desgracia ajena y del vapuleo. Ahora está full de moda el humor político y social, pero eso tiene que ver con el momento que vive el país, porque creo que más que un humor blanco o negro, la gente espera un humor bien hecho. Mis libretos hablan de política, pero también de situaciones cotidianas, del absurdo, entre muchos ingredientes más”.

“De niño siempre fui el payaso en el colegio, en mi casa y en la iglesia. Era fanático de personajes como Chaplin y Cantinflas e imitaba mucho sus rutinas de slapstick (golpes y porrazos). Me encantaba hacer reír, entretener y además me gustaba mucho la magia. A los 10 años me regalaron la típica cajita de magia y con ella me pasé haciendo espectáculos para mi familia, ¡al final los tenía chatos!”.

“Cuando estaba en el colegio no me perdía el número de los humoristas en el Festival de Viña, era algo sagrado. Si se presentaban muy tarde mi mamá me los grababa en VHS y al otro día los veía y me aprendía de memoria las rutinas, por ejemplo de Coco Legrand o Dinamita Show. Digamos que tenía facilidad para hacer de idiota por la vida”.

“El público se ríe con mis rutinas porque son originales, además es un humor bien hardcore y eso atrae. Por ejemplo, en Olmué (el escenario más grande donde se ha presentado) mencioné temas contingentes como los abuso de las isapres, el caso Penta y el mal funcionamiento de la justicia. A través del humor dije cosas que otros no se atreven a decir, y eso la gente lo valora porque se sienten identificados”.

Su espectáculo Crisis + IVA, que combina humor y magia, fue un éxito en sus presentaciones en el Teatro Nescafé de las Artes, y durante abril y mayo se traslada a regiones. Además Eduardo (28) está al aire en la radio de lunes a viernes de 6 a 8 de la tarde en Pongámonos Serios y prepara un programa de magia para “un canal de televisión amigo”, según contó.