Belleza

Hierbas para la eterna juventud

Con ayuda de algunas hierbas podemos mantener más jóvenes la mente, el cuerpo y la piel.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Producción: María Eugenia Ibarra Foto: Alejandra González

1_700

Hierbas imprescindibles

El romero, el comino, la canela, la cúrcuma, el ajo, el orégano, el lemongrass, la albahaca y el tomillo nunca pueden faltar en la cocina. La especialista en hierbas medicinales y directora de veoverde.com, Karen Hermosilla, explica por qué son tan saludables y nos llenan de juventud.

  •  Ajo: 

Limpia por dentro, nos hace sentir más livianos y con una mejor piel.  Sube el ánimo. Además de ser antibacterial y antiviral, aumenta la libido y baja la presión arterial.

Buena combinación: Es muy bueno mezclarlo con semillas de mostaza.

  • Orégano:

Es antiinflamatorio, antioxidante, anticancerígeno y protector del hígado. Disminuye problemas digestivos como la hinchazón y el dolor menstrual. Es bueno para la concentración; despierta la mente.

Exceso: Hay que tener mucho cuidado ya que al consumirlo en exceso disminuye la libido.

Buen dato: Ayuda a la conservación de los alimentos.

  • Lemongrass:

Es un buen expectorante y mejora el sistema inmunológico. A su vez combate la fiebre, los dolores de cabeza, la acidez, resfríos y gripes. Baja el colesterol y desintoxica el organismo. Es un gran afrodisiaco.

Buen secreto: Es un gran diurético; disminuye la celulitis producida por retención de líquidos.

  • Canela:

Es un gran diurético, reduce las retenciones de líquido; es un poderoso antioxidante, mantiene las células jóvenes y es una buena alternativa al azúcar ya que ayuda a mantener el peso, permite bajar el consumo de grasa y  hace que la piel se vea saludable e hidratada. Además, reduce la presión sanguínea y combate la diabetes.

Con qué es bueno cocinarla: Muy buena en preparaciones dulces. Si se mezcla con miel, funciona como laxante. Y un agüita con canela disminuye los dolores menstruales.

  • Tomillo:

Posee grandes cantidades de vitamina C, lo que fortalece el organismo y previene enfermedades como el resfrío. Es un tónico natural muy poderoso para el cuerpo, la mente y el espíritu. Es un gran calmante, ideal para ser usado en la cocina o en agüitas en momentos de estrés, ya que  permite conciliar el sueño y ayuda a la memoria y la concentración.

En la cocina: Por ser un antiviral y bactericida, protege los alimentos, especialmente las carnes.

  • Albahaca:

Poderoso antioxidante, antibacterial, antihongos y gran antiinflamatorio. Impide el desarrollo de microbios. Aminora síntomas de trastornos estomacales como meteorismo, cólicos y estreñimiento.

Buena combinación: Es ideal mezclarla con legumbres y maíz, ya que ayuda en su digestión.

Buen dato: Una limonada con albahaca permite que el cuerpo y la mente se llenen de vida y jovialidad, ya que despierta y limpia por dentro. También combate los dolores menstruales.

  • Cúrcuma: Combate los radicales libres, principales agentes del envejecimiento celular. Promueve la circulación sanguínea y es un poderoso antiinflamatorio, efectivo en quienes padecen problemas articulares. Además desintoxica el organismo.

Cuándo usarla: Es ideal para la cena, ya que es muy liviana y ayuda en la digestión. Se puede usar con pollo y  arroz; es un gran ingrediente para combinar con zapallo italiano, zanahoria y champiñones.

  • Romero: 

Es un gran energizante; entrega vitalidad y despierta. Es un buen desinfectante, abre el apetito y previene y combate úlceras. Promueve la circulación sanguínea, es un antiviral y bactericida, preserva y protege los alimentos, especialmente las carnes.

Con qué es bueno cocinarlo: Por ser de sabor intenso y penetrante, queda muy bueno en la preparación de pescados y en la lasaña de berenjenas y tomates.

Buen secreto: Para cocinar con romero, el secreto está en frotar con las manos una pequeña ramita y dejar que sus palitos caigan uno a uno sobre la preparación.

  • Comino:

Disminuye trastornos digestivos como la flatulencia y el meteorismo. Previene y acaba con el mal aliento. Tiene propiedades sedativas y baja los niveles de estrés .

Con qué es bueno cocinarlo: Ayuda a que los pinos de las empanadas, por ejemplo, con o sin carnes, queden con un sabor delicioso y no caigan tan pesados.