Destacado 1/2 1

Reciclar en la cocina: Nada se pierde, todo se transforma

Antes de botar la comida que no se ha ocupado, preste atención a estas saludables y simples recetas pensadas para crear platos sabrosos con pocos ingredientes y en pocos minutos.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

reciclar en la cocinaTomate

Cuando sobra la mitad de un tomate una buena opción es hacer la receta que propone la chef y dueña de Quínoa Restaurante, Sol Fliman, y que ella utiliza en su tienda.

Salsa para el pan: retirar las pepas, agregar cilantro, ají verde, un poco de sal y pimienta. Poner todos los ingredientes en la juguera y procesar. Queda delicioso y es más saludable que agregarle al pan mantequilla, margarina o queso untable.
Quínoa Restaurante: Luis Pasteur 5393, Vitacura / Tel.: 954 0283

Hierbas

Cuando cocinamos con hierbas frescas, nunca las usamos todas. Para que no se pierdan, Camila Costagliola, dueña del restaurante italiano Vittoria, recomienda:

Pesto: si sobra albahaca lo mejor es hacer un pesto. Se necesitan 50 gramos de albahaca fresca, 150 cc de aceite de oliva, 50 gramos de nueces y 50 gramos de queso de oveja. Poner todo en la juguera hasta que quede una pasta homogénea.

Otra alternativa es conservar las hierbas frescas. Hay dos maneras:

1. Cortar cada ramita y colgarla de cabeza con un hilo en un lugar fresco. Cuando ya estén secas, deshojarlas y guardarlas en un frasco de vidrio con tapa hermética.

2. Poner en una cubeta de hielo, en el fondo de cada cuadrado, la hierba fresca. Llenar con agua y dejarla en el freezer. Y cuando se quiera cocinar, se saca un cubito y este se derrite con la hierba.

Vittoria Pasta & Ciabatta:  Cerro El Plomo 5630, local 106, torre 8, Las Condes, www.vittoria.cl

Vino tinto

Después de un almuerzo o una comida, generalmente queda un concho de vino tinto en la botella. La chef y dueña de la cafetería orgánica VOP, Alejandra García, recomienda utilizarlo para un delicioso turrón de vino.

Primero se prepara un almíbar con azúcar de caña (porque el azúcar que no está refinada es más saludable) y el vino en vez de agua. Batir claras a nieve e ir agregando el almíbar de vino tinto poco a poco, sin dejar de batir hasta que se enfríe. Colocarlo en un bol de vidrio y encima distribuir abundantes nueces peladas y almendras laminadas. Para que quede más bonito, guardar un poco de almíbar y rociarlo encima de los frutos secos, sin revolver.

VOP: Augusto Leguía Norte 216, Las Condes / www.vop.cl

Caldo de pollo

El caldo de pollo nunca hay que desperdiciarlo, porque siempre saca de apuros. La banquetera Tesi Ross nos entrega los siguientes consejos:

  • El caldo de pollo puede guardarse desgrasado en cubos de hielo (usando cubetas especialmente destinadas para congelar ‘sabores’). Para desgrasarlo hay que dejar caer cubos de hielo al jugo. Al removerlos rápido, la grasa se pega al hielo y el resto del líquido se congela en cubetas.
  • Estos cubos de hielo pueden guardarse durante seis meses congelados sin que pierdan el sabor.
  • Pueden usarse 1 o 2 cubitos para hacer un arroz más sabroso, un puré o verduras salteadas.
  • Arroz: puede hacer el arroz usando el caldo de pollo desgrasado en lugar de agua. Una vez listo puede agregarle piñones tostados para darle un toque especial.

TesiCocina: www.tesi.cl / 7-518 2281

Para tener en cuenta


El nutricionista Paolo Castro (www.apolocenterlife.cl) explica qué alimentos se pueden guardar y cómo debe hacerse.

1. Idealmente hay que tratar de consumir los alimentos cuando están frescos para aprovechar todos sus nutrientes. Si guardamos algo en el refrigerador, hay que evitar que los alimentos tengan exceso de agua, ya que esto facilita la proliferación de hongos y bacterias. También hay que evitar guardar el pescado ya cocinado, porque tiende a descomponerse más rápido que el resto de las carnes y además genera mal olor.

2. El recipiente ideal para refrigerar los alimentos es el vidrio, ya que no es poroso, no se contamina con olores y no traspasa contaminantes ni tóxicos a los alimentos.

3. La comida solamente debe ser recalentada una vez y si se pudiera medir la  temperatura, esta debería sobrepasar los 85 ºC.

4. Para descongelar un producto, lo ideal es que sea a través de la refrigeración y no al aire libre como normalmente se hace, para no perder la cadena de frío.