Belleza

[Entrevista] Simplemente Laetitia

Con su look de inocencia y dulzura se convirtió en una de las supermodelos más reconocidas de los años 90, rol que abandonó para dedicarse a la actuación.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Por: Janet Barra desde París Fotos: Gentileza Nina Ricci

laetitia300x400Hoy, a sus 36 años, sigue vigente como la protagonista de la sensual campaña de L’Extase, el último lanzamiento de la casa de modas Nina Ricci, que nos invitó a entrevistarla en París.
Luego de esperarla por unos minutos en una de las suites del Hotel Plaza Athénéé, Laetitia Casta apareció impecable, casi sin maquillaje, vistiendo supercasual, fiel a la simpleza chic que las francesas predican (en detalle, una blusa de gasa de lunares blancos con un pantalón palazzo en negro; ambas piezas las vimos más tarde en las vitrinas de Nina Ricci de la Avenue Montaigne). Luce más delgada de lo que imaginamos, pero sin duda conserva las mismas curvas que la hicieron tan famosa en los años 90. Bebe un té sin apuro mientras habla de la esencia de esta fragancia inspirada en las fantasías eróticas femeninas. “De alguna forma, las mujeres somos erotismo. Cuando miras a una mujer hay algo en ella que es misterioso; algo que los hombres no tienen”, afirma de entrada en un inglés que, con gracia, se confunde con la fonética francesa.

¿Cómo vives la sensualidad en el diario vivir? Para mí es algo natural, completamente aceptado y normal.

¿Cuál es tu relación con los perfumes? Has dicho que una fragancia es “una sensual forma de expresión de femineidad, incluso más que la ropa”… Sí, porque el perfume tiene relación con el cómo te sientes durante el día y cuál es tu ánimo. Las fragancias son también un movimiento de energías. Es quien eres, es algo muy íntimo.

¿Has descubierto cuál es tu aroma propio? No, pero me encanta cuando un hombre o una persona dice: “Amo como hueles, tu perfume” (…) Amo sentir a mis hijos o una rica comida. Oler es algo muy animal.

¿Qué debe tener un aroma para que capte tu atención? Las fragancias representan la personalidad. Cuando huelo algo que no he percibido antes, me hace sentir curiosidad de conocer esa persona.

laetitia200x300¿Tienes algún truco para aplicar el perfume? Aquí (dice mientras muestra sus muñecas) y también en la ropa, pero desde lejos.

Desarrollaste una larga carrera como modelo sin realizar cambios estéticos. ¿Cómo ha sido mantener tu belleza al natural, especialmente tus curvas, sin sucumbir a presiones externas? Creo que, en general, para todas las mujeres es difícil sentirse cómoda, porque a veces la vida es dura y hay quienes quieren tomar ventaja. Solo hay que ser fiel a uno mismo, creer en tus principios y pelear por ellos. Como mujer, me considero toda una idealista, una soñadora.

¿Cómo has construido esas certezas? Por el hecho de ser tan idealista he luchado por aquellas cosas en las que creo, que me hacen ser mujer. Siempre escucharás gente a tu alrededor, y si en su momento les hubiera hecho caso, quizás no sería quien soy ahora.

¿Con qué causas estás comprometida hoy? Siempre fui muy cercana a las mujeres de mi infancia. Sentía que, de cierta forma, debía proteger a mi madre porque los suyos no fueron tiempos fáciles. Ella le temía a todo y no tuvo la oportunidad de desarrollarse por ser tan joven y tener hijos. Siempre lo dio todo por su familia, nunca pensó en ella. Por eso creo que me convertí en una mujer tan independiente y fuerte de carácter.

Cambios radicales

Laetitia nació en la isla de Córcega, Francia. A los 15 años, mientras pasaba el tiempo junto a sus padres en la playa Lumio, el fotógrafo Frederic Cresseaux se fijó en ella. Bastó que sus padres autorizaran un par de instantáneas para que su carrera despegara y al poco tiempo estaba desfilando para Jean Paul Gaultier, Yves Saint Laurent, Chanel y Givenchy. Rápidamente se transformó en uno de los primeros ángeles de Victoria’s Secret, cuando la firma de lencería recién instauraba sus mediáticos desfiles, y en 1996 debutó en un editorial en las páginas de la revista Vogue París. Incluso la diseñadora inglesa Vivienne Westwood exclamó palabras de adoración por la modelo. “No creo en Dios, pero creo que cambiaré mi opinión cuando conozca a Laetitia”, afirmó.

Su temperamento ya era evidente por esos años, irrebatible. Tal como se vio en el late show de David Letterman cuando el conductor mencionó que a sus 21 años “era solo una niña”, a lo que Laetitia respondió, poniéndose de pie y preguntándole al público: “Soy una mujer. Eso es lo que parezco, ¿no?”. Fue durante este periodo que decidió dedicarse exclusivamente a la actuación, y además se convirtió en madre de Sahteen. Años más tarde dio a luz a otros dos hijos, Athena y Orlando.
Como actriz ha participado en más de una veintena de películas tanto para el cine como para la televisión francesa, incluso fue jurado del Festival de Cannes en 2013. Y durante todos estos años se han lanzado libros y exhibiciones de fotografía que rescatan su sensual y misteriosa apariencia.

Hace 15 años que dejaste las pasarelas. ¿Qué recuerdos tienes de aquellos años? Creo que hice lo mejor, sobre todo con Yves Saint Laurent. En aquel tiempo no era solo una pasarela, era mucho más que eso. Se trataba de representar un personaje, algo loco y artístico. Era más mágico. No tengo ningún remordimiento de no hacer más pasarelas, porque ya no es lo mismo. Hoy es muy comercial.

Laetitia400x300Hablando de Yves Saint Laurent, ¿cómo es aquella historia de que él te impulsó a ser actriz? Él sabía entonces que me convertiría en actriz, porque lo percibía. Él amaba a las mujeres que lo inspiraban y entendían, y a quienes vestía. Me conocía mejor que yo.

¿Pero querías ser actriz o él te dio la idea? Era tan joven. No lo sabía, para nada. Siempre supe que nunca conocería a un hombre como él (…) Yo era tan tímida, y él también con sus luces y sus sombras. Él me dio mi femineidad.

No tienes estudios en actuación y has logrado buenas críticas con tus interpretaciones. ¿Cómo preparas tus personajes? Me comprometo con las películas que elijo y los personajes que interpreto. Amo contar historias y hablar sobre la vida. No es que me guste un tipo de personaje y siempre escoja los mismos. Me gustan los cambios.

Interpretaste a Brigitte Bardot en la biografía Gainsbourg (Vida de un Héroe) (2010), con quien te reuniste antes de la película, ¿cómo fue esa experiencia? Necesitaba conocerla y estar segura de que ella estaba feliz de que la interpretara (ríe), porque Brigitte es maravillosa y nadie puede reemplazarla. En momento no quería hacerlo, pensé que no lo haría bien y ella fue quien me animó a atreverme.

¿Crees que naciste para ser actriz? Sí, definitivamente. Cuando te sientes tan feliz que crees que estás en el paraíso, entonces a eso tienes que dedicarte de por vida.

Tu primer protagónico fue en la película Las Almas Fuertes (2001), dirigida por el director chileno Raúl Ruiz. ¿Qué recuerdos tienes de esa experiencia? Cuando fui al casting recuerdo que la actriz que haría ese papel no quería hacerlo, ya que era un personaje muy antipático. Por el contrario, yo creía que era muy interesante, así que fui a ver a Raúl a Portugal para probarle que deseaba el papel. Le expliqué y me dijo: ‘¡Ok!’. Yo le respondí: ¿Ok, qué? ‘Harás la película’, afirmó. Luego visitó mi casa en Córcega. Era un hombre muy culto.

¿Te comentó algo sobre Chile? Decía que los chilenos eran unos locos (se ríe).

Cuando visitaste nuestro país, ¿le creíste? Sí… Recuerdo que me dijo que cuando viajara Chile me daría cuenta de que allí todo es gigante: las cebollas, las jaibas, etc.

¿Qué aprendiste luego de trabajar con él? Me enseñó a ser una actriz, pues entonces estaba recién empezando. Con ellos cometí errores y aprendí.

Para ese personaje tuviste que pasar horas haciendo el maquillaje para envejecerte. ¿Cómo fue la experiencia de verte al espejo con años de más? Fue tan divertido, porque era como una niña tratando de lucir como una anciana.

He leído comentarios muy buenos que Raúl hizo sobre ti… Bueno, solía decirme que yo poseía más de 30 expresiones en mi cara, lo que no supe si tomarlo como un cumplido (ríe). Finalmente me dijo: “Muchos actores no tienen eso”.

Tras la experiencia de verte con varios años de más… ¿Temes a envejecer? No, para nada. Temo no estar haciendo lo que quiero con mi vida.

¿Ahora estás haciendo lo que quieres? Por el momento, sí.

Liberar fantasías


ninaricciDesnuda, decidida y libre, así es la mujer que Laetitia representa en este nuevo capítulo de Nina Ricci representado por L’Extase, una fragancia creada por el experimentado perfumista Francis Kurkdjian, quien por primera vez desarrolla una fragancia para esta casa de modas fundada en 1932.

Dos acordes se fundan en esta fragancia: un ‘casi rosa’ y la ‘sombra almizclada’ con notas de benjuí de Siam y cedro de Virginia, salpicados de ámbar y almizcles. “Es como una novela. Cada palabra no tiene relación con la historia, pero la manera en que las juntas genera un significado. Los perfumes funcionan de la misma forma. Primero, necesitas una idea de lo que quieres decir y luego, poco a poco, haces una selección para ir donde deseas”, explica poéticamente Francis Kurkdjian.