Belleza

Otoño, no te metas con mi pelo

Como los árboles, nuestro cabello también cambia su follaje en esta temporada. Consultamos a distintos expertos para saber qué hacer y cómo hacer para salir inmunes del cambio de clima

  • alejandra.villalobos

Compartir vía email

Qué pasa

“El pelo sufre porque viene deteriorado del verano, y sobre todo ahora que los cambios son tan bruscos, tiende a resecarse y volverse opaco. También está expuesto a caerse más, y eso es normal. Antes había una estadística, pero ahora, gracias al aumento de los niveles de estrés, ya no se puede generalizar. Lo que sí sabemos es que si en cualquier momento del año perdemos un 20% del pelo, en otoño se puede duplicar el porcentaje”, explica el peluquero Jaime González. “Además, al bajar las temperaturas existe mayor enfriamiento del cuero cabelludo, lo que se interpreta como caída o falta de cabello. Es importante ver en la almohada en la mañana si existe presencia significativa de cabellos: dependiendo de la cantidad, puede ser señal de un desprendimiento producto de alguna alteración hormonal, tratamientos médicos o calvicie prematura”, agrega Manuel Oviedo.

Las señales

No es difícil ver o reconocer un cabello sensibilizado: presentan características visuales como exceso de porosidad de medios a puntas, y al tacto se sienten rugosos, resecos y tienen las puntas partidas. También, mientras mayor es la sensibilidad, menor es su brillo.

Prevenir y curar

Lo primero siempre es un buen diagnóstico, luego un tratamiento de nutrición o reconstrucción y finalmente usar los productos adecuados; un Bain (champú), una máscara de tratamiento y finalmente dos alternativas: si usamos constantemente secadores, planchas u onduladores, un texturizante con protección térmica. De lo contrario, un producto para nutrir y texturizar el cabello”, sugiere Manuel Oviedo.

Hidratación y nutrición 

Mientras duren los días de sol, los expertos recomiendan aprovechar de realizar tratamientos reparadores en la casa. ¿Lo más simple? Utilizar una crema de tratamiento y dejarla actuar por 15 minutos. Envolver el cabello con papel de aluminio y sentarse a leer un libro al aire libre. “La exposición de calor hace que el poro se abra y el producto penetre mejor”, dice Jaime González. Otra alternativa es colocar una toalla empapada en agua hirviendo sobre el papel de aluminio y esperar hasta que se enfríe. Luego retirar y enjuagar el pelo en forma habitual.

Caída 

Lo normal es que el cabello se vaya renovando periódicamente; hay desprendimientos que son mínimos o notorios, y luego el crecimiento de cabellos nuevos. En este sentido influyen varios factores, entre los cuales destacan la edad y la condición de salud de la persona. Según Oviedo, algunas de las causas más frecuentes de la caída del cabello son:

  • Cambios hormonales – hereditarios
  •  Medicamentos anticoagulantes
  • Infecciones bacterianas
  • Afecciones dermatológicas, psoriasis
  • Estrés