Destacado 1/2 2

5 razones para bajar las revoluciones en el día a día

Mafalda hizo famosa la frase “¡Paren el mundo que me quiero bajar!”, que representa la vida acelerada que estamos llevando hoy.

  • RevistaMujer

Compartir vía email

¿Porqué bajar las revoluciones?

La psicóloga Patricia Lecaros (9-1386132), entrega 5 razones:

bajar-revoluciones1. Mejora la salud
, ya que se refuerza el sistema inmunológico y se es menos vulnerable a enfermedades infecciosas, neurológicas y de ánimo. Vale la pena invertir todo el dinero gastado en consultas médicas, exámenes y medicamentos en visitas a un spa, en suplementos naturales y en la práctica de actividad física que balancee el deber y el placer.
2. Optimiza la calidad del sueño y descanso.
3. Aumenta la libido. Para contactarse con el deseo y con la pareja hay que estar conectada con uno misma, habiendo puesto pausa a las tareas pendientes y dándose un momento de relajación y placer.
4. Refuerza la memoria, porque enfocarnos en una tarea a la vez restringe la estimulación en nuestro entorno y nos permite mejorar la capacidad de atención.
5. Disminuyen síntomas del síndrome premenstrual, que se agravan con el estrés.

Regalarse un respiro

Marcela Luarte, psicóloga de www.positif.cl especializada en temáticas de mujer y bienestar, entrega varios tips para llevar una vida con menos apuro y aprender a observar los problemas con más objetividad y menos carga emocional:

1. Hacer pequeños cambios en la rutina diaria.
2. Preguntarse: ¿quién necesita que ande tan acelerada?
3. Haga una lista de lo que debe hacer y ordénela según prioridades, teniendo en cuenta que lo urgente no es siempre lo importante.
4. Planifique su día antes de salir de su casa. Calcule más tiempo del necesario para cada actividad y evite planear demasiadas actividades.
5. Incluya siempre en su planificación alguna actividad placentera.
6. Separe y priorice los ‘debo’ y los ‘quiero’.

Movimiento slow

El Movimiento Slow fue creado por el periodista canadiense Carl Honoré para promover un estilo de vida de más calidad, en el que sepamos saborear los minutos en vez de andar contándolos. Según él, actualmente “somos adictos a la rapidez y queremos abarcar más y más. Esta cultura está dejando huellas en nuestra salud, nuestras relaciones personales y el medioambiente”. Honoré, autor del libro El Elogio de la Lentitud, asegura que esta aceleración nos hace sentirnos cansados todo el tiempo, sin disfrutar lo que hacemos, además de enfermarnos más seguido. Para salir de esto aconseja:

1. Hacer las cosas ‘lo mejor posible’ en vez de ‘lo más rápido posible’.
2. Reducir la cantidad de actividades en la agenda, para dar tiempo al descanso y a las actividades que realmente nos importan.
3. Desconectarse del celular, mails, chats, etc., las veces que sea posible.
4. Aprender a decir ‘no’, tanto en el trabajo como en eventos sociales.
5. Hacer pausas en el trabajo para relajarse, preocuparse de comer bien y practicar alguna actividad física o meditar.
6. Dormir las horas necesarias (7, en promedio).

Movimiento flow

Muchas de nuestras frustraciones, sufrimientos e infelicidades vienen de resistirnos ante lo que la vida nos va poniendo por delante. Por eso, Jonathan Lockwood Huie, coach estadounidense, decidió crear el Movimiento Flow, palabra que en inglés significa fluir, en que sugiere entender nuestra vida como un río, cuyo caudal varía y a veces cambia de rumbo, pudiéndose luchar contra el cauce, lo que es un gasto innecesario de energía, o navegar sobre él. Para lograr esto, sugiere:

1. Visualizar la vida como un río y utilizar la fuerza de sus aguas para lograr metas.
2. Pensar que nada es tan grave y disfrutar de cada momento.
3. Tratar de no tener ideas preconcebidas sobre cómo debe ser la vida.
4. Ser agradecidos