Destacado 1/2 2

Lifting sin bisturí

Las tensiones diarias a veces hacen que la cara se vea cansada, con más años y sin brillo. Aquí­ van algunos consejos para rejuvenecer la piel, sin ayuda de un bisturí

  • alejandra.villalobos

Compartir vía email

Masaje facial


lifting naturalLa reconocida masajista sudafricana Angelic Skorbela afirma que los masajes faciales son imprescindibles para mantener una piel más firme, luminosa y joven. Dar un masaje al rostro ayuda a que los tejidos conserven su elasticidad ya que mejora la circulación sanguínea y se oxigenan los tejidos, y además se relaja la musculatura de esta zona.

Todos los días

Cada vez que nos ponemos crema en la cara, ya sea en la noche o en el día, es el mejor momento para masajear la piel. Para que sea efectivo debe hacerse a través de movimientos circulares aplicados con las yemas de los dedos, ejerciendo una suave presión sobre la piel, especialmente en las zonas del entrecejo, frente, línea de piel justo sobre las cejas, sobre hueso del pómulo, en las mejillas y en el bozo (la zona de piel entre el labio superior y la nariz). Además de ayudar a que los ingredientes penetren mejor, la piel adquiere un leve tono rosado, señal de que se activó la circulación.

Máscara rejuvenecedora


Hecha con plátano, avena y miel, esta mascarilla nutre, revitaliza e hidrata todo tipo de piel, especialmente las  que se han resecado debido a los efectos del frío, el viento, la contaminación o por una alimentación con mucha azúcar y/o poco agua. Además, ayuda a calmar y suavizar las pieles irritadas. Lo ideal es aplicarla una vez a la semana.

Receta: Mezcle 1 plátano maduro, 2 cucharadas de avena molida, 1 cucharada de miel y 2 cucharadas de aceite de caléndula en un recipiente. Revuelva hasta formar una pasta. Lave la cara y aplique la mezcla, evitando el área de los ojos y la boca. Déjela reposar por 10 minutos. Enjuague con agua tibia y seque suavemente.

Antiestrés


Uno de los primeros lugares donde se nota el estrés es en la cara. Este es un buen masaje que ayuda a relajar su  musculatura, lo que contribuye a oxigenar mejor la piel.

1. Para relajar la mandíbula: Ubicar los dedos índices en la zona de la cara al lado de las orejas. Con la yema del dedo, frotar, realizando pequeños movimientos hacia arriba y hacia abajo, presionando levemente la piel. Hacer entre 10 y 12 movimientos hacia arriba y hacia abajo.

2. Para relajar el entrecejo: Colocar el dedo índice en el punto del ‘tercer ojo’, justo entre ceja y ceja. Presionando suavemente, realizar con la yema del dedo movimientos circulares hacia un lado y hacia el otro. Hacer entre 8 y 10 hacia un lado y el otro, lentamente.

3. Para relajar el labio superior: Situar el dedo índice justo arriba del labio superior y presionar por un minuto.

4. Para aliviar todas las tensiones del rostro: Ubicar el dedo índice justo al medio del mentón y presionar durante un minuto