Belleza

Todo sobre los iluminadores: Luces…y acción

¡Qué maravilla esas pieles llenas de luz! Se ven tan vivas y frescas, con energía. ¿El secreto? El iluminador. Si lo sabe usar, será su mejor amigo, si no, ¡ufff! puede ser desastroso. Siga estos consejos para activar la magia.

  • francisca.colussa

Compartir vía email

1-620

Tip universal


A la mayoría de las personas les viene bien iluminar la parte de arriba de los pómulos y el lagrimal. “Cuando iluminamos el rostro lo que logramos es crear volumen y resaltar la zona, por eso considera la zona alta del pómulo, el hueso bajo la ceja, el lagrimal y el arco del centro de los labios”, explica la maquilladora Carmen Bottinelli. ¿La excepción? Si tiene los ojos separados, NO ilumine el lagrimal porque resaltará ese espacio, aconseja Tere Irarrázabal. Otro punto a considerar es que si la piel no está lisa -tiene arrugas o granitos-, es mejor evitar iluminar o se marcarán más los defectos.

Texturas y efectos


Si usted tiene piel seca, le vienen bien los iluminadores en crema o líquidos, estos últimos los puede mezclar con su crema hidratante o base de maquillaje. Si su piel es grasa, le van mejor los polvos, que funcionan bien en todo tipo de piel. Pero no solo de la oleosidad de la piel depende el formato del producto, sino también de la intensidad del efecto que quiera lograr. “El iluminador en crema está indicado para un acabado natural. El en polvo es más notorio y lo recomiendo para la noche”, dice Carmen.

La importancia del subtono


Los productos de maquillaje como bases, correctores e iluminadores, siempre tienen un subtono que neutraliza o potencia algunas caracteristicas de la piel (que puede ser más beige como la de los latinos o más rosada como la de los nórdicos). Las pieles claras se lucen con tonos rosa o champagne y las más oscuras o bronceadas funcionan bien con los tonos dorados. “Si la piel tiene subtonos muy marcados, debemos tratar de corregir esto utilizando bases que tengan el color complementario que logre neutralizar esa predominancia. Si alguien con rosácea ocupa rosados potenciará estos colores, si ocupa beiges o dorados (de fondo amarillo) neutralizará el tono rosado”, profundiza Tere.

Las pieles grasas


NO  ilumine el tabique de la nariz y menos el mentón o la frente, se verá grasoso.

ponga especial énfasis en matizar la zona T para evitar brillos.

Luz natural


No solo puede iluminar con iluminadores con brillo, si usted no se siente cómoda con el efecto satinado, basta con un corrector o una base que sea un tono, o medio tono más claro que su color de piel, para aportar luz a las zonas que quiere destacar. Esta es la forma más natural de conseguir resplandor sin sumar brillo.

Líneas de expresión y arrugas


SIEMPRE debe preparar la zona a maquillar con un buen tónico e hidratante, para que la piel esté en las mejores condiciones para recibir los productos.

“JAMÁS ilumine sobre una arruguita que quiere disimular, porque logrará el resultado opuesto. Hay que tener cuidado al iluminar el pómulo para evitar las arruguitas alrededor de los ojos. Lo mismo con los labios”, explica Tere Irarrázabal.

EVITE los productos en polvo, tienden a acumularse en las líneas de las arrugas y se notan más, aconseja Carmen. En estos casos, Tere recomienda utilizar productos en crema que hacen que la piel se vea mucho más hidratada y saludable.

No lo haga


Las expertas evidenciaron los errores más típicos que cometemos las chilenas cuando queremos aplicar efecto ‘glowy’, así que:

  • No se exceda con el iluminador; no lo aplique en todo el rostro. Recuerde que su función es generar contraste y debe usarse en zonas específicas.
  • No ilumine los rasgos que quiere ocultar, como una nariz grande, imperfecciones o arrugas.
  • No elija iluminador en polvo si su piel es madura.
  • No use un iluminador sustancialmente más claro que el tono de su piel.
  • No abuse del iluminador en el día, se ve poco natural.