Destacada Inicio

Relájese practicando yoga con las manos

Aquí, los siete mudras más importantes que se hacen con las manos, y que podemos realizar cotidianamente para buscar el bienestar

  • camila.marnich

Compartir vía email

En sánscrito, ‘mud’ significa alegría y ‘ra’, poner en marcha. La unión de estos vocablos da su nombre a los mudras, posturas que, relacionándose con ciertos gestos y actitudes, nos ayudan a encontrar alegría y paz.

Los mudras son una parte central en la práctica de yoga, tanto así que se les conoce como ‘productores de gozo’.

¿Cómo una simple posición de los dedos puede generar paz y bienestar o ayudarnos a equilibrar nuestro estado de ánimo? La respuesta está en los terminales nerviosos que tienen los dedos y que, al presionar otros dedos o sectores específicos de las manos, se conectan con los canales que hacen circular la energía en el cuerpo, conocidos como ‘meridianos de acupuntura’. Así, los mudras tienen el poder de activarnos y ayudarnos a tener una vida mejor.

Lo bueno es que pueden hacerse en cualquier momento del día, al despertar, antes de dormir o luego de prácticar yoga. Y también discretamente en momentos más inusuales: en la oficina, en la fila del banco, en una sala de espera. Es bueno hacerlos mientras uno se siente agobiado, estresado o cansado, debido a su fuerza liberadora.

Aunque hay muchísimos mudras, estos siete son los más conocidos e importantes:

1. Chin mudra


chin mudraPara: Desarrollar la calma y meditar.

Cómo se hace: Unir dedo índice con dedo pulgar, los demás dedos apuntan hacia adelante.

Efecto: El significado de Chin mudra es muy especial. El dedo índice representa a la propia individualidad, el dedo pulgar refleja el espíritu universal y los tres dedos restantes se refieren a los estados de la energía: sattva (equilibrio), rajas (léase rayas, que significa acción) y tamas (inercia). El mensaje de este mudra es que la persona y el universo son una misma cosa. Ayuda a aceptarnos en el aquí y en el ahora y también comprender los estados en los que puede estar la energía. La unión del dedo índice y pulgar hace que se cierre un circuito energético que favorece la relajación y la armonía.

2. Shunya mudra


shunya mudraPara: La sabiduría.

Cómo se hace: Empujar hacia la palma de la mano el dedo medio usando el dedo pulgar, dejando los demás estirados hacia adelante.

Efecto: Es conocido como ‘mudra del cielo’. Ayuda a tener claridad mental, además de aliviar problemas y dolores en los oídos.

3. Padme mudra


padme mudraPara: Aliviar penas del corazón.

Cómo se hace: Frente al pecho, con las manos y dedos bien estirados, juntar muñecas, meñique con meñique y pulgar con pulgar. Se forma una flor de loto con las manos.

Efecto: Este mudra, también llamado ‘mudra del loto’, integra el cuerpo y la mente. Se recomienda realizarlo cuando se tienen penas de amor, porque entrega mucho ánimo.

4. Dhyana mudra


dhyana mudraPara: Calmar la mente.

Cómo se hace: Con las palmas de las manos mirando hacia arriba, poner la mano derecha sobre la izquierda, de forma horizontal, a la altura del abdomen. Los dedos pulgares se tocan en las puntas.

Efecto: También conocido como ‘mudra del vacío’, es un gesto que favorece la meditación y la concentración. Aclara la mente y así permite que tengamos un mejor diálogo con nuestro interior.

5. Ushas mudra


ushas mudraPara: Combatir el estrés.

Cómo se hace: Entrelazar las manos dejando el pulgar derecho entre el pulgar izquierdo y el índice izquierdo.

Efecto: También es llamado ‘mudra de la paz’. Renueva la energía y despierta dos de sus ejes más importantes: la creatividad y la sexualidad.

6. Surya mudra


surya mudraPara: El sistema digestivo.

Cómo se hace: Con el dedo pulgar empujar hacia el centro de la mano el dedo anular. Estirar los demás dedos hacia adelante.

Efecto: Es muy potente a nivel corporal. Se cree que ayuda a controlar el colesterol y hasta sirve para reducir el peso corporal. Calma la ansiedad y corrige problemas de indigestión.

7. Atmajali mudra


atmanjali mudraPara: Encontrar la armonía y el equilibrio interiores.

Cómo se hace: Juntar las palmas frente al pecho.

Efecto: Este mudra, llamado ‘mudra del amor’, induce el estado de meditación y conciencia. Es el gesto de reverencia hacia el respeto y el amor. Crea armonía, balance, silencio y paz.