Vida Sana

Cuatro poderosas infusiones

Tomar una ‘agüita’ todos los días ayuda a comenzar la jornada con energía, controla el estrés y estimula el buen funcionamiento de los órganos de nuestro cuerpo. Aquí, cuatro recetas sencillas y llenas de beneficios

  • alejandra.villalobos

Compartir vía email

Hojas de alcachofa


Estas hojas son de gran ayuda para la digestión y para desintoxicar nuestro organismo:

  • Protegen y estimulan el buen funcionamiento del hígado y, al mismo tiempo, purifican y limpian el cuerpo de toxinas.
  • Por su alto poder digestivo son ideales para tomar después de cada comida, especialmente cuando un plato nos cae pesado.
  • Regulan los niveles de azúcar en la sangre.
  • Son muy recomendables para quienes sufren de colon irritable.
  • Son ricas en antioxidantes.

Preparación: En un mortero, colocar las hojas frescas de alcachofa y machacarlas. Luego ponerlas en una taza, agregar agua hervida y dejar reposar por 5 a 7 minutos.

Manzanilla


La flor de la manzanilla, o chamomilla, es conocida por entregar calma. Favorece el sistema digestivo y ayuda a conciliar el sueño. Algunas de sus propiedades son:

  • Calma los dolores de estómago y regula la digestión.
  • Es buena para quienes padecen colon irritable, ya que calma el estrés y las tensiones nerviosas.
  • Ayuda a tener un buen sueño, porque relaja la mente y el cuerpo.
  • Calma la ansiedad, los miedos y la irritabilidad.
  • Controla los dolores menstruales.
  • Ayuda en los momentos de náuseas.

Preparación: Dejar reposar en agua caliente (no hirviendo para no perder las propiedades de la flor), manzanilla fresca o bolsitas de té, ojalá siempre orgánicas para que sean puras, durante 5 a 7 minutos. Es bueno tomarlo después de cada comida y se recomiendan 2 tazas antes de acostarse para un buen dormir. En los niños, es ideal para calmar dolores estomacales o diarreas y también para controlar la hiperactividad.

Limón


Se dice que el limón es uno de los alimentos que nunca debe  faltar en la cocina, porque limpia nuestro organismo y vigoriza el sistema inmunológico:

  • Es rico en vitamina C, por lo que es un potente antioxidante capaz de reforzar nuestras defensas.
  • Por su acidez, al llegar al intestino provoca una reacción alcalina que se convierte en una poderosa herramienta de sanación para nuestro cuerpo, ya que ayuda a su desintoxicación.

Preparación: En la mañana, en ayunas, exprimir jugo fresco de un limón en un vaso de agua tibia. Esta mezcla ayuda a que nuestro organismo se limpie por dentro. Se recomienda tomarlo con bombilla para no dañar los dientes. Si tiene limones orgánicos puede hacer infusiones con su cáscara y tomarlas durante el día. Solo hay que dejar reposar por 10 minutos en agua caliente.

Hojas de olivo


Estas hojas son conocidas por su poder diurético y además ayudan a tratar problemas de colesterol:

  • Poseen compuestos fenólicos, como los flavonoides, que ayudan a disminuir el colesterol ‘malo’ (LDL) en la sangre y aumentan el ‘bueno’ (HDL).
  • Son muy buenas para quienes padecen de presión arterial alta, ya que dilatan las arterias coronarias que rodean al corazón.
  • El olivo es un gran antibacterial. Ataca microorganismos capaces de debilitar y perjudicar el estómago y el sistema digestivo.
  • Como es un poderoso diurético, se recomienda su consumo después de largos viajes.

Preparación: Lo ideal es usar una cucharadita de hojas secas de olivo. Se ponen en agua caliente, no hirviendo para que no pierdan sus propiedades nutricionales, y se dejan reposar por 10 minutos. Puede tomarse una taza en la mañana, otra después del almuerzo y la siguiente después de la comida.