Destacado 1/2 1

Conoce más del universo Kusama

A una semana de que su gira retrospectiva Obsesión Infinita se inaugure en Chile, revisamos su vinculación con la indumentaria

  • Maria Paz Maldonado

Compartir vía email

La artista japonesa Yayoi Kusama (84), reconocida mundialmente como la Princesa de los Lunares, ha construido su obra de la mano de la moda; no solo por ser una inspiración, sino como una auténtica promotora de estilo y vanguardia.

Yayoi KusamaA los 27 años llegó sola a Estados Unidos desde Tokio con dos pesadas cargas: una maleta de kimonos y la ambición de convertirse en una artista reconocida mundialmente. Vivió un año en Seattle antes de aterrizar en el lugar donde construiría los cimientos de su carrera, Nueva York. Era el año 1957 y la ciudad era un hervidero creativo, donde nombres como Andy Warhol y Joseph Cornell impresionaban al público con obras de vanguardia y movimientos como el pop-art, minimalismo y op-art.

Su particular sensibilidad artística, dominada por la obsesiva repetición de patrones producto de sus alucinaciones captó la atención del medio especializado y rápidamente se perfiló como líder del movimiento avant-garde. “El interés de Kusama en los patrones comenzó con visiones que experimentó cuando era niña -redes, puntos y flores que cubrían todo lo que veía. Aferrada a la idea de ‘tapar el mundo’, comenzó a cubrir lienzos cada vez más grandes con patrones”, menciona la curadora de arte del MoMA Laura J. Hoptman en su libro Yayoi Kusama (2000).

Mientras construía su carrera y su marca en galerías de arte con pinturas abstractas y escultura blandas -conocidas como Infinity Nets y Accumulations, respectivamente- vestía estilosos kimonos que intervenía con su seña de identidad: los lunares. “No quiero curar mis problemas mentales, prefiero utilizarlos para que sean la fuerza generadora de mi arte”, declaró el 2012 al Financial Times.

En 1968 creó la marca Kusama Fashion Company Ltd., y oficializó su gusto por la moda vendiendo sus diseños en un córner de la multitienda Bloomingdale’s y fabricando telas estampadas con patrones circulares. “Era una extensión natural de su trabajo performativo, un paso obligatorio para ese universo cerrado y propio que quería inventar”, dijo a la revista española S Moda Agustín Pérez Rubio, director artístico del Malba de Buenos Aires, museo que acogió su exposición en 2013.

Sin embargo, su reconocimiento en la industria de la moda tuvo que esperar varias décadas antes de adquirir popularidad. Por mientras Yayoi se convirtió en la principal promotora del ‘estilo Kusama’, y adonde fuera vestía sus extravagantes diseños estampados con sugerentes formas que destacaban el pecho y los genitales y que incorporaban formas fálicas.

A través de happenings y performances su obra e irreverente personalidad sumaron reconocimiento mundial. En 1973, luego de que su pareja, el artista estadounidense Joseph Cornell falleciera, regresó a Japón, y 4 años después, debido a su inestabilidad mental y obsesión compulsiva, se internó voluntariamente en el centro psiquiátrico Siwa en Tokio, donde aún es paciente. Ahí construyó su actual estudio, espacio en el que no ha parado de crear obras que van desde cuadros e instalaciones hasta literatura. “Si no fuera por el arte, me habría matado hace mucho tiempo”, publicó en su autobiografía Infinity Net: The Autobiography of Yayoi Kusama (2011). “He sufrido y luchado contra el fantasma agobiante de la enfermedad psicológica. (…) Depresión, trastorno de despersonalización, trastorno obsesivo-compulsivo. He luchado contra ello con todo mi arte. Mi arte siempre ha estado a la vanguardia y es tan innovador que la gente no puede mantenerse a la par”, declaró en una entrevista al diario argentino La Nación el 2013.

El 2011 le llegó el ofrecimiento que hizo que su nombre se hiciera un lugar en la industria de la moda. Marc Jacobs, en ese entonces director creativo de Louis Vuitton, la invitó a realizar una colección cápsula para la firma francesa. Infinitely Kusama fue lanzada el 10 de julio de 2012 y se compuso de prendas de vestir, zapatos, carteras y accesorios en combinaciones de rojo con blanco y negro con amarillo. Todo estampado con lunares, claro. La campaña, en la que figuran ella y Jacobs, dio la vuelta al mundo e inundó los medios de comunicación y las vitrinas. “Me atrajo la honestidad de LVMH. Hay mucho en común entre la actitud con que encaran sus diseños y mi relación con la moda”, declaró al diario La Nación, de Argentina.Ese mismo año realizó una colaboración para la marca de belleza Lancôme, al diseñar estuches para una línea de brillos labiales. Casi seis décadas después Yayoi Kusama finalmente obtuvo la fama mundial por la que fue a Nueva York.

 

Yayoi Kusama: Obsesión Infinita


Luego de visitar Brasil, Argentina y México, la exposición itinerante que muestra la carrera de la artista japonesa desde 1950 hasta 2013, se inaugurará en Chile el 7 de marzo, presentada por CorpArtes y el Instituto Tomie Ohtake. La exhibición, curada por Philip Larrat-Smith y Frances Morris, incluye más de cien obras, entre papeles, pinturas, esculturas, videos, presentaciones con diapositivas e instalaciones. Teñida de colores y lunares, la retrospectiva invita al público a entrar al mundo surrealista de Kusama. Una de las principales atracciones de la muestra será su famosa instalación Infinity Mirror Room.

Estará abierta al público desde el 7 de marzo al 7 de junio, de lunes a domingo, desde las 10.00 a las 19.00 horas. Último ingreso a la sala a las 18.30 horas.

Entrada liberada. Centro de las Artes 660 / CA 660, Rosario Norte 660, nivel -2, Las Condes.

Metro Manquehue. Más informaciones en www.corpartes.cl