Vida Sana

El pescado mientras más fresco se consume, es más nutritivo

Sabemos que siempre los pescados recién extraídos del agua y las verduras y frutas frescas tienen más y mejores nutrientes.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Producción: Belén Muñoz Foto: Alfonsina Riffo 

Si tenemos que optar entre envasado o congelado, ¿cuál es la mejor opción?

Para tener en cuenta

El naturópata Miguel Cárdenas de Centro Natural Clinic (22320088), coincide en que siempre es más saludable consumir un pescado congelado a uno enlatado. Aquí algunos datos para recordar:

  1. En la mayoría de los casos, no incluyen aditivos ni preservantes.
  2. Si al comprar pescado congelado no se rompe la cadena de frío, la calidad del alimento permanece intacta. Hay que fijarse que el envase no esté dañado, ya que si no podría infectarse de organismos patógenos.
  3. Al ser un producto cárnico, el pescado puede perder hasta un 10% de su valor proteico y también su sabor al ser congelado. Y una vez descongelado debe consumirse en el momento para que no pierda sus propiedades nutricionales.

¿Cómo guardar y consumir?

La nutricionista Valentina Arriagada de Red de Salud UC Christus recomienda:

  • Siempre lave los alimentos en conserva o productos envasados antes de consumirlos. Esto ayudará a quitarles el sodio. Lo ideal es no añadirles sal al momento de cocinarlos, sino preferir condimentos como orégano o cilantro para aderezarlos.
  • Si va a comer alimentos envasados, escoja los que no tengan adición de preservantes.
  • Antes de congelar un alimento, divídalo en porciones para descongelarlo de acuerdo con la cantidad que se va a usar. Recuerde que una vez descongelado, ya no podrá volver al freezer, pues aumentaría su carga bacteriana.
  • Los pescados congelados pueden durar entre 2 y 6 meses. Las frutas y verduras, entre 2 y 3 meses.

Z. wellness ADENTRO

Los pescados

La misma nutricionista explica que si comparamos el pescado congelado con el sellado al vacío, sus características organolépticas, es decir, de sabor y olor, y las nutricionales, no hay gran diferencia. Eso sí, existen ventajas frente al envasado en conserva, ya que los alimentos se someten a procesos para ser enlatados. En este caso, conviene fijarse que el alimento no tenga ningún preservante o ingrediente que ayude a su conservación como sal, azúcar y glutamato monosódico. Mejor aun si se puede escoger uno que no contenga ningún tipo de aditivo, sino solamente el alimento o bien aditivos naturales como ácido cítrico o ácido ascórbico. Siempre hay que leer los rotulados.

Las frutas y verduras

“El beneficio de la conservación de frutas y verduras es que no hay que depender de la estación del año para consumirlas”, dice el naturópata Miguel Cárdenas. Pero advierte que hay que considerar que un alimento conservado, ya sea congelado o enlatado, no aportará las propiedades absolutas que entrega un alimento fresco. Las frutas y verduras enlatadas pueden contener muchos aditivos, que a veces son perjudiciales para la salud, ya que los conservantes inhiben el proceso enzimático de un alimento (putrefacción o fermentación), lo que es muy bueno para conservar un alimento, pero no es beneficioso ni para nuestra flora intestinal ni para el hígado. Y muchos de los preservantes pueden desencadenar procesos alérgicos y problemas vasculares, como la hipertensión arterial, ya que los alimentos enlatados contienen gran cantidad de sal.