Belleza

Liso vs rulos

No desee más lo que no tiene y sepa cómo sacarles partido a los rulos salvajes o a su liso perfecto.

  • francisca.colussa

Compartir vía email

Liso vs Crespo

Las crespas se pasan la vida aprendiendo a manejar los rulos rebeldes, el frizz y el volumen; mientras que las lisas se quejan de la falta de movimiento y de que el pelo se les aplana. Lo primero que se necesita para amar su cabellera es conocerla. Saber cómo es, qué la ayuda o le perjudica es vital para no cometer errores y reconciliarse con el cabello que la naturaleza le dio. Cada estilo tiene su encanto y en esta ‘batalla’ enfrentaremos estos dos tipos de pelo para descubrir sus fortalezas, debilidades y los trucos infalibles. Nos ayudaron tres expertas: María Paz Araya, directora técnica de peluquerías Palumbo; Coca Oyarce, estilista de la Guapa Simona, y Paloma Suzarte, fundadora de Solo para Muñecas.

Pros


Los rulos forman un cabello con movimiento, alegre y espontáneo. Es un pelo rebelde y divertido, porque su volumen natural le da carácter y movilidad, se puede jugar con los peinados y no se nota tanto si no está recién lavado. Las lisas pueden disfrutar de un cabello suave, manejable y disciplinado. Siempre se ve ordenado, tiene más brillo y resiste mucha más variedad de cortes, chasquillas y looks.

Contras


El pelo crespo lucha con un volumen y frizz que pueden volverse inmanejables, porque “reacciona a la humedad y se infla”, explica Coca. Su fibra capilar es más porosa y se deshidrata con facilidad; necesita mayor cantidad de productos para el cuidado diario. Los cabellos lisos sufren por la falta de volumen, que hace que casi siempre se vea igual. “Generalmente son finos y cualquier marcación de ondas tiene poca durabilidad”, agrega María Paz. Las raíces grasas se evidencian mucho más.

Cuidados y mantención


Las crespas deben cuidar sus rulos con tratamientos profesionales de hidratación profunda. “De esta manera la hebra capilar tiende a pesar más y el rulo se ve más unido”, explica Coca. Los productos para modelar son vitales para controlar el frizz y lograr un look más cuidado. Y si usa secador, Paloma recomienda que sea siempre con difusor y nunca secar con el secador directo, porque queda fatal. Las lisas necesitan una rutina de mantención más simple, lo importante es usar un champú liviano que le dé cuerpo y volumen a la raíz. Para que quede bien liso y sin frizz, lo mejor es secarlo desde arriba y para terminar se puede aplicar aceite en las puntas -no silicona, que atrapan mucha suciedad- para dejarlas hidratadas.

¡A sacarse partido!


Atención rulientas: SIEMPRE deben usar un producto para amoldar ondas y cepillarlo en lo posible con peinetas de madera para mantener el frizz a raya. NUNCA cepille en la ducha, hágalo antes del baño, con el pelo seco. Para armar los rulos, una vez que se aplicó la crema para peinar, agarre las puntas hacia arriba y ‘arrugue’ los rulos para que tomen forma. Al día siguiente, si no se va a lavar, vuelva a apretar los rulos con las manos húmedas, para que retomen su forma. Es opcional aplicar aceite en las puntas para hidratarlas. Con respecto al secado, el natural es lo que más les favorece, o en su defecto, el difusor es un buen amigo para mantener la forma de las ondas. Si tiene el pelo liso, aproveche todos los pasos que se tiene que saltar y atrévase a jugar con la variedad de looks que su pelo resiste, como un pixie más jugado o un bob clásico. Eso sí, recuerde que el pelo liso también tiene sus reglas, a la hora de secarlo “hágalo sin partidura y moviendo el secador por todos lados para levantar y darle volumen a la raíz. Se puede hacer palmeritas en las puntas tomando el pelo en las manos y dándole calor para que al soltar, algunas queden hacia adentro y otras hacia afuera”, dice Coca.

Errores comunes


Aquí las lisas salen beneficiadas porque son las que menos cometen errores. Pero no se confíen, ni abusen del pelo demasiado largo, porque “una melena hasta los hombros es mucho más sentadora que el pelo muy largo”, comenta Paloma. Ni hablar de la partidura al medio, no es sentadora para nada y no hace más que aplanar el pelo en la cabeza. Por otro lado, las crespas tienen que aprender a confiar en los especialistas y dejar de cortarse el pelo en la casa, que puede llevarle a más volumen y descontrol. El cepillado en la ducha o con el pelo mojado les dará más frizz. ¡No, más frizz no! Y Paloma les pide aprovechar sus rulos y destacarlos en los eventos formales, todas queremos cambiar para una ocasión especial pero “ondas hacia el lado o trenzas intercaladas con los rulos es mucho más divertido”, dice.