Destacado 1/2 2

Lo rico de fin de año

Para comer sin culpa en estas fiestas no es necesario tomar medidas extremas: equilibrio y orden son la base para sobrevivir a diciembre y dar la bienvenida al 2015

  • Revista Mujer

Compartir vía email

1-620

La hora del cóctel

“Hay que buscar ideas saludables para el picoteo; en vez de papas fritas, ramitas o quesos, se pueden elegir palitos de verduras con yogur y ciboulette, tomates cherry con queso fresco, rollitos de jamón de pavo con palta, etcétera”, propone July Hes, nutricionista de Clínica Bicentenario. Los canapés de queso ricota bajo en grasas con carpaccio de salmón, preparados en rebanadas pequeñas de pan de molde integral son una opción que propone la especialista Giselle Muñoz. Y agrega: “Para beber prefiera espumante o vino, idealmente no más de dos copas”.

Mantener el orden

No se salte ninguna comida. “Esto es fundamental para que lleguemos con menos hambre al próximo horario de alimentación”, sugiere Giselle Muñoz, nutricionista de Clínica Las Condes. Si se enfrentará a una cena, lo ideal es optar horas antes por un snack saludable de mediatarde. “Si no realizamos esta colación, lo más probable es que lleguemos con mucha hambre y comamos más de lo que corresponde. La base de la comida de mediatarde es un lácteo descremado, acompañado de una fruta natural o barra de cereal sin azúcar adicionada o un galletón integral”, recomienda la especialista.

Cenas coloridas

El secreto está en el equilibrio. “Si bien la comida típica de Navidad es pavo y papas, hay que tratar de incluir también verduras, ya sean asadas, cocidas o simplemente como ensalada”, sugiere July Hes. “Cuando escoja carnes utilice las bajas en grasa como lomo liso, filete, asiento, ave, pavo, pescado, preparadas a la plancha, a la olla, al horno”, propone Giselle Muñoz. “En vez de realizar postres dulces con enormes cantidades de azúcar, reemplace por frutas, aprovechando esta estación y su disponibilidad”, dice Hes.

Otras recomendaciones:

– ¿Qué pasa con los placeres culpables de estas fechas: pan de pascua, galletas navideñas y el infaltable cola de mono? July Hes sostiene: “Ya que en estas fiestas hay muchas celebraciones y comemos de más, la idea es dividir el consumo calórico, es decir, en vez de comer todos los días pan de pascua, tomar cola de mono o espumante, hay que separar y comer un día cada uno de estos”.

“Cuando vaya al supermercado evite hacerlo con hambre, la mejor hora para ir de compras es luego del desayuno o del almuerzo”, afirma Giselle Muñoz.

– “Busque el equilibrio, si sabe que va a comer mucho en la noche, coma más liviano al almuerzo, así será una sola comida más calórica al día, no dos. Y lo más importante es que pasadas las fiestas vuelva a ponerse en control, no necesariamente hacer dieta pero sí alimentarse saludablemente”, sugiere July Hes.