Vida Sana

Yamuna Zake: Heroína del cuerpo perfecto

Dar a luz fue para Yamuna Zake la génesis, no solo de su nueva vida como madre, sino también como creadora incansable. A principios de los 80 lanzó el método Yamuna Body Logic, y con el paso de los años integró diversas subdisciplinas que promueven la vida sana y el correcto equilibrio del cuerpo.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Por Jaime Jiménez Fotos Alex Hessner

01-400Optimista, guapa y siempre muy activa, casi ninguno de sus alumnos cree que la estadounidense Yamuna Zake tiene 60 años. Su jovial actitud y físico de prima ballerina la hacen parecer de menos edad. Su característico pelo cano y dorada piel cautivan a sus discípulos en medio mundo: Nueva York, España, Australia, Singapur y Japón son algunos de los lugares donde sus seguidores aprenden su método gracias a instructores certificados. Sus alcances en América Latina aún son limitados: tiene a cuatro guías en Colombia, pero pretende expandirse a otras latitudes del continente. En su website se pueden adquirir kits que incluyen libros y DVD en diferentes idiomas.

El comienzo de su travesía como gurú del cuerpo sano y equilibrado tiene un valor muy singular para Yamuna. A los 33 años estaba ad portas de dar a luz a su hija Yael, pero la situación se tornó algo compleja: “Me habían dicho que si tenía un bebé de más de 3 kilos necesitaría una cesárea, y yo dije jamás, quiero tenerla en casa con una comadrona”. Y así fue. La recién nacida pesó 4 kilos y casi todo fue tal cual lo planeó. Casi.Debido al tamaño de su guagua, Yamuna tuvo rupturas de sus abductores en la pierna izquierda, lo cual dañó su fémur. Estuvo así por meses, caminaba y de repente sentía un crujido, su articulación se salía de su lugar y no podía seguir. Luego de tres meses de terapia con el quiropráctico, volvió a su casa y se miró en el espejo: “Madre mía, estoy mal, tengo una pierna colgada, deformada”. Ese momento fue crucial para que se percatase de que no estaba usando sus músculos, y ella sí que los conoce, ya que practica yoga desde los 14 años. Pensó y buscó hasta dar con posturas para mejorar su pierna y en dos semanas el hueso ya había encajado.

05-300En ese entonces ella tenía un centro de yoga con varios alumnos y luego de su experiencia frente al espejo comenzó a ver a la gente con otros ojos, sobre todo a quienes luchaban por hacer posturas de yoga muy difíciles. Se paró frente a la clase y exclamó: “Cada uno apúntese para una sesión privada, toma una postura que no puedas hacer y vamos a ver por qué tu cuerpo no puede”. Así es como empezó con el Yamuna Body Logic. En tres meses ya tenía 40 personas por semana, incluso había lista de espera.

Y exactamente, ¿en qué consiste? ¿Qué clases de trabajos se realizan? Al Yamuna Body Logic le llamo la madre de todas mis creaciones, porque es el trabajo manual que hacemos tanto yo como mis practicantes en cada alumno. Por ejemplo, tú vienes con un problema de espalda y vamos analizando y corrigiendo todo con nuestras manos. Luego enseñamos ejercicios de Yamuna Body Rolling para que puedas mantener tu propio cuerpo y entender bien por qué terminaste con un dolor de espalda. Mi filosofía es si una persona no entiende cómo algo pasó, no puede mejorar ni curar. Una vez que aprendes las rutinas, después puedes continuar solo en casa. La clave de todo esto es crear espacio entre el hueso y el músculo. Si sufres dolencia, es porque hay algo demasiado comprimido, nada más.

Entiendo que en el Yamuna Body Rolling utilizas unas pelotas, ¿cómo se gestó esa idea? ¿Qué función cumplen los balones? La comencé a usar cuando decidí mudarme a España hace un tiempo y pensé “bueno, no tengo a nadie que me practique o me trate a mí con el Body Logic. ¿Qué tal si comprimo una pelota contra mi cuerpo? Esta puede ser como mis manos, reemplazar su función. A ver si yo puedo ir en mi cuerpo con la pelota, usando mi peso y anatomía para darme yo misma una sesión de Body Logic”. Y así fue. Es una técnica que ahora está más desarrollada. Podemos enseñar cómo trabajar cada músculo en detalle. Tú llegas a esta clase, te arreglas y luego ya te vuelves adicto. Funciona, pero funciona rápido. Por ejemplo, en una sesión de Yamuna Body Rolling los isquiotibiales se despiertan porque los estás tocando con la pelota y con tu propio peso. Cuando tú mueves desde los orígenes de los músculos a las inserciones, el cuerpo está alegre porque entiende que estás haciendo algo para mejorar la zona donde estás trabajando.

02-400Yamuna centra gran parte de su atención en los pies, que para ella son huesos fundación, la base de nuestro cuerpo. En general, dice, “estamos de pie varias horas al día, entonces me pregunté: cuando los pies no funcionan, ¿qué pasa con el resto del cuerpo? Acá surge un concepto que uso mucho: ‘arquitectura del cuerpo’. El cuerpo es como un edificio: si un arquitecto no hace los planes para que una estructura dure muchos años, esta sufrirá muchos daños y terminará por derribarse. El cuerpo tiene su propia arquitectura y tú la apoyas bien o te cuelgas sobre tu esqueleto, por eso la importancia de practicar las técnicas que enseño’”.

Según Yamuna, si todo el peso del cuerpo recae en los pies, se pierde la forma sana, el músculo, la alineación. Recuerda el caso de un triatleta, habitué de su estudio, quien a pesar de tener mucha musculatura se quejaba de dolor en sus caderas. Ella le pidió quitarse los zapatos, miró sus pies descalzos y los describió como los de un bebé. “No tenía músculos ni nada, porque trabajaba fuerte solo con la parte superior de su cuerpo”, explica Yamuna. Cuando le señaló a su alumno que sus pies eran débiles, él la encaró. De todas formas, aceptó el desafío y practicó el Yamuna Foot Fitness y en una o dos semanas empezó a desarrollar la musculatura de sus pies. Es más, sus capacidades en el atletismo van mucho mejor ahora.

Sé que tienes una postura antigimnasios. Confiesas que nunca has ido a uno, ya que “correr sobre una cinta no va a hacerte sentir sana”. También dices que en los gimnasios el foco está en otras partes del cuerpo y no en los pies, como en tu método. Así es. En los gimnasios no sólo no trabajan los pies, tampoco conocen mucho de anatomía y enseñan unos ejercicios, pero no para la persona, son rutinas estándar. Si alguien va a una clase de gym, está mal y hace la clase, va a acabar peor. En los gimnasios no están bien formados porque los monitores de fitness, la mayoría, saben cómo dar clases grandes, pero no saben darla para una persona con problemas, por ejemplo. En mi trabajo pasa de todo esto y solo se trata acerca de corregir el cuerpo, alinearlo, mejorar la arquitectura. Nunca digo no al fitness, pero lo que digo es que hay que hacer todo con inteligencia, pensando antes. Ahora acá en Nueva York el yoga está más de moda que nunca y siento que hay mucha gente que lo practica y que acaba con problemas, muchas cirugías de cadera, rodillas, y para mí es muy triste porque me desagrada ver que el yoga hace mal a las personas. En una sola clase pueden estar de 50 a 100 personas con una profesora, ¿cómo puedes ayudarlos a todos por igual?

03-400Yo tengo mucha fuerza y músculo desarrollado sin empujar mi cuerpo demasiado, sin hacer toda esta locura que están haciendo los gimnasios. Ahora se están montando más ejercicios, más fitness extremo, están empujando a más, es la moda ahora, pero a mí me encanta porque entonces tengo más clases después porque la gente acaba mal y tiene que hacer algo.

Pero Yamuna no solo se queda en la práctica de sus ejercicios. Su preocupación por el bienestar del cuerpo va más allá de posturas y técnicas físicas. Hace un tiempo pensó en fabricar productos de belleza solamente si tenían un efecto dentro del cuerpo, que curaran algo y no fueran solo estéticos. Hoy cuenta con una línea de productos hechos con aceites esenciales. Uno de sus proyectos en carpeta es lanzar al mercado una crema corporal que beneficie el sistema inmunológico, que fortalezca las defensas. Otro es un producto para los pies que abra todos los puntos energéticos de los dedos, suba hasta las caderas y relaje. Según la gurú, será estupendo también para enseñar a las mujeres cómo caminar y estar bien con los pies sobre tacones.

Y tú, ¿usas tacones? ¿Yo? Siempre, siempre, siempre porque la mayoría de las mujeres de mi edad no pueden y hablan mal de aquellas que van con stilettos, entonces, yo siempre digo “los llevo porque me gustan… ¡y porque puedo!”.

04-600