Belleza

No me mires, no me mires…

En días soleados y calurosos es muy difícil que el maquillaje permanezca intacto y, si la piel es oleosa, resulta casi imposible que se vea fresco. A veces es como si desapareciera y se absorbiera por completo, pero otras, simplemente ‘se derrite’ y el resultado es fatal. Por suerte, dos maquilladoras compartieron sus secretos para lucir una piel impecable todo el día.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Por Francisca Colussa
4001. Preparar la piel
Lo primero que hay que hacer para controlar la oleosidad es preparar la piel y quitar el exceso de sebo. Los pasos son simples: limpiar, aplicar tónico e hidratar. “Toda persona debe realizar a diario una rutina de belleza, independiente de su tipo de piel. Para las pieles grasas se recomienda limpiarlas con productos más livianos, como limpiadores en gel o las soluciones micelares”, explica Isabel Bruna, de Makeupinsiders.com. Melanie Tetzner agrega que es muy importante cerrar los poros con un tónico facial sin alcohol, ya que la piel grasa tiende a tener poros más dilatados. Luego, hay que hidratar. Las pieles secas pueden optar por cremas y las grasas buscar la alternativa libre de aceites, de textura liviana o en gel. El primer paso entonces es dejar la piel en las condiciones adecuadas para recibir el maquillaje.

2. ‘Primer’ milagroso
Un ‘primer’ es un producto formulado para que la base se adhiera mejor y por más horas al rostro. Isabel sugiere buscar los matificantes para mantener el brillo a raya, y Melanie recomienda incluir aquellos que atenúan los poros. Hay que aplicar un ‘primer’ en el rostro y también en los párpados, para evitar la acumulación de grasa en los pliegues naturales y ayudar a que la sombra y la base se fijen mejor a la piel.

3. No sumar oleosidad
Al momento de escoger una base de maquillaje evite las en crema. “Las pieles grasas no necesitan más grasitud porque ya la tienen, sino que productos en polvo que la absorban”, dicen las expertas. Prefiera las que son libres de aceite, en acabado mate o polvos minerales. Si usted utiliza sombras, escoja las que son mate por sobre las con brillos; entregan un acabado más limpio. En cuanto a los delineadores, guarde su lápiz regalón para el invierno -suele desvanecerse rápido con el sudor- y en cambio opte por aquellos en líquidos o en gel, porque son de larga duración.

4. El poder de los polvos translúcidos
No solo son útiles para ‘sellar’ el maquillaje y volverlo más duradero, sino que además, si se escoge uno incoloro, sirve para retocar en el día. Se aplica en la zona T y en los párpados para absorber la grasitud en ellos y darle duración a la sombra. Melanie recomienda el uso de polvos minerales, por su efectividad en pieles oleosas e incluso con tendencia al acné.

5. Dele un break a su gloss
Entre la transpiración y la grasa, la piel de su rostro no necesita más brillo. Es por eso que las expertas coinciden en que en tiempos de calor intenso deje su brillo labial en casa, pues solo sumará oleosidad. “Se puede reemplazar por un humectante de labios, que es menos graso y aporta hidratación”, dice Melanie Tetzner. Otra alternativa son los labiales en texturas más mate, que además tienen mayor duración.

[block_quote cite=] Tenga su botella de agua termal siempre en la cartera. Se puede rociar sobre el rostro las veces que necesite, ya que calma, refresca y fija el maquillaje. [/block_quote]