Destacado 1/2 2

Aro,Aro,Aro…

No, esto no es un pie de cueca… Es un recorrido por los diseños de pendientes más novedosos de las últimas temporadas; los otros ‘grandes’ protagonistas de las pasarelas y las alfombras rojas. Son herederos de los ‘ear cuff’ que, con mayor o menor audacia, adornan con extravagancia, carácter y sofisticación.

  • Janet Barra

Compartir vía email

Fotos: Nicolás Abalo Producción: Rosario Bascuñán Maquillaje y pelo: Melanie Tetzner

Miniargollas


4_ok

La diseñadora de modas española Leyre Valiente (Leyrevaliente.com) incursiona en la joyería con estos pendientes, y sobre su fabricación comenta: “Los hacemos a mano con técnicas tradicionales de esculpido en cera y el posterior paso a metal en fundición”. Se fabrican las argollas que envuelven el borde de la hélice luciendo como si se tratase de un piercing. El maquillador James Kaliardos las utilizó para ‘accesorizar’ las cejas de las modelos que desfilaron de Rodarte en el fashion week de Nueva York.

En cadenas


1_ok

Las cadenas son un recurso estético que vincula la pieza que va en el lóbulo con aquella que se presiona en la hélice. Una versión moderna es la que postuló Tory Burch en su propuesta otoño-invierno 2014-2015.

Superenvolventes


2_ok

Los ‘ear cuff’ son pendientes que rodean la oreja o un área de esta sin necesidad de perforarla. El joyero francés Marcel Boucher los inventó, quien tras su paso por Cartier fundó su compañía en 1937. En los años 50 lo lucían divas de Hollywood como Lita Baron, Marilyn Monroe y Carmen Miranda. Desde el 2010 estos aretes llegaron a las pasarelas y desde allí han inspirado a artesanos locales, directores creativos y grandes compañías del retail.

Cuernos a la vista


3_ok

El más original fue el director creativo de Givenchy, Riccardo Tisci, quien en su colección pre-fall 2012 combinó unos atuendos urbanos y estructurados con unos aros de cuerno que se unen al lóbulo por imanes. En el mercado existen versiones con animales o figuras geométricas que se atornillan. La delicadeza de un recogido o de un peinado femenino es el equilibrio perfecto para este tipo de pendientes.