Destacado 3/4

Viva el tempeh

Dentro de los productos hechos a partir de soya, podría decirse que este el número uno, debido a sus altas propiedades nutricionales. Es muy popular entre veganos y vegetarianos.

  • Angelica Lamarca

Compartir vía email

Producción: María Eugenia Ibarra Foto: Raúl Araya

Destacada

Sus propiedades

La nutricionista Nelba Villagrán (www.nutrigestion.cl) explica que el tempeh es un producto de origen indonesio. Está hecho con porotos de soya cocidos, fermentados y amalgamados con un moho de nombre Rhizopus. Antiguamente se fabricaba de forma artesanal y contenía vitamina B12, pero con la industrialización fue perdiendo esa propiedad y ahora debe enriquecerse con esta vitamina. Existen hasta 30 variedades de tempeh, dependiendo de la combinación de soya con trigo, arroz, mijo, maní o coco. Se recomienda comer en cantidades pequeñas, siempre cocido.
Acá, Nelba Villagrán enumera sus propiedades nutricionales:

  • Contiene un 19% de proteínas.
  • Bajo en grasas saturadas.
  • Rico en grasas poliinsaturadas.
  • Gran fuente de ácidos grasos omega 3.
  • Algunos fabricantes agregan vitamina B12.
  • Rico en manganeso, magnesio y vitamina B2 .

Beneficios

La naturópata y directora de Active Health, Mariella Gebhardt, explica que el tempeh trae grandes beneficios para la salud. Es muy bueno para el cuidado del sistema cardiovascular, ya que baja el colesterol ‘malo’ y sube el colesterol ‘bueno’. Además alivia los síntomas de la menopausia, debido a los efectos de fitoestrógenos presentes en la soya. También fortalece los huesos, ya que debido a su proceso de fermentación ‘transforma’ el calcio y lo hace más fácil de absorber y usar; de esta forma contribuye a tener huesos sanos y fuertes.

Flora intestinal

La naturópata Mariella Gebhardt (www.activehealth.cl) dice que el tempeh es considerado como un “colonic food”, que contiene probióticos, bacterias beneficiosas para el intestino y la flora intestinal. La flora intestinal no solo ayuda a que tengamos una buena digestión de los alimentos; también produce vitaminas, elimina toxinas y fortalece el sistema inmunológico.

Cómo hacerlo en casa


Este producto no es muy fácil de encontrar en el mercado. Sin embargo, puede hacerse en casa. La experta en nutrición holística Shaida Vera (www.centroactivo.cl) entrega una receta:

Ingredientes:

– 1 kg de soya en grano
– 2 cdas. de hongo Rhizopus oligosporus (para que fermente posteriormente)
– 6 cdas. de vinagre, ojalá de manzana

Elaboración: Muela el poroto de soya mecánica o manualmente. Deje en remojo durante 15 horas y luego retire las cáscaras. Añada el vinagre y deje cocinar durante media hora a fuego medio bajo. Escurra y seque las soyas. Deje que se enfríe a temperatura ambiente. Una vez frío escúrralo en una bandeja o en cualquier otra superficie. Agregue el hongo de manera uniforme, deje reposar el cultivo en un recipiente abierto durante unas horas para que ocurra la fermentación del grano cocido a temperatura ambiente cálida. Mantenga en reposo como máximo unos 2 días; aparecerá una película blanca encima de la soya que indicará que la fermentación se realizó correctamente. Se aconseja hacer esto en un recipiente grande, para que termine siendo fina y lo más lisa posible para así facilitar su utilización posterior. Se puede preparar cocido, salteado, crudo, como carne vegetal, sopas, pastas y ensaladas. También puede congelarse.