Belleza

Secado natural

Los días soleados y las temperaturas altas de noviembre invitan a olvidarse del calor de secadores, planchas y rizadores después de lavar el pelo. Es hora de aprovecharse de lo natural y dar al cabello el respiro que necesita.

  • RevistaMujer

Compartir vía email

1_350Cepillado

Paloma Suzarte, dueña del salón Solo para Muñecas, dice que es fundamental “cepillar el pelo antes de la ducha y no después, ya que eso genera frizz de inmediato”. Lo que sucede es que el cabello húmedo es más vulnerable al daño debido a que las fibras capilares son más frágiles, de modo que al cepillarlo con una peineta o peine el cabello se ’rompe’ y se cae. Por ello, Paloma recomienda peinarlo también durante la ducha, con la ayuda del acondicionador o de una crema de tratamiento, suavemente con los dedos.

Beneficios

El uso excesivo del fuerte calor producido por secadores, planchas y rizadores debilita el cabello, llegando incluso a romper la fibra capilar, volviéndolo seco, quebradizo y sin brillo. Al secarlo al aire libre no se deshidrata. El agua es vital para cualquier cabello. Cuando este se ve afectado por la resequedad capilar, absorbe las partículas de agua que están en el aire y esto genera el poco estético frizz.

Lo que dicen los expertos

El estilista Juan Molina, del salón de belleza O’rquilla, en Vitacura, explica que para lograr un cabello sin frizz secado al aire hay que utilizar un producto específico. En el caso del pelo liso, él opta por una silicona que agregue peso y, muy importante, contenga filtro UV para proteger del sol. Tras el secado con toalla hay que aplicarla preferentemente de medios a puntas y no en mucha cantidad (para evitar que quede pesado y se vea opaco), y si se le quiere dar movimiento, se puede agregar una pizca de crema fijadora. Para pelos crespos, una crema fijadora para rulos o los serums son también una buena opción; teniendo presente que mientras menos se toque el cabello con las manos durante el día, se generará menos volumen y frizz. Paloma Suzarte recomienda el aceite de oro fluido, que se puede aplicar en cabellos húmedos o secos, otorgándoles suavidad y brillo.

Secado con toalla

Hay que apretar el pelo con cuidado para quitar el exceso de agua y dirigir el cabello hacia el cuero cabelludo. En los ondulados, esto ayudará a que la forma se adquiera naturalmente, mientras que en los cabellos lisos hay que intentar no hacer presión en las puntas, para que el mismo peso del agua ayude a obtener un liso más ordenado. El secreto, para cualquier tipo de cabellera, es que nunca hay que estrujar o friccionar.