Cocina

Frugívora: El poder de la fruta

Esta tendencia, que viene de la mano con el movimiento Raw Food, pone a las frutas como protagonistas principales de la dieta, acompañadas de una justa proporción de vegetales y grasas saludables. La cocinera frugívora Belén Dussaubat participó en uno de los encuentros internacionales más importantes de este estilo de alimentación (Festival de Frutas de Woodstock) y esta es su propuesta para incorporar algunos de sus principios al día a día.

  • Josefina Strahovsky

Compartir vía email

Agua frutal vitalizante


2_ok

4 frutillas, 1 limón, 1 naranja, 1 kiwi, Hojas de menta y lavanda frescas a gusto, Agua purificada a gusto

1. Lave bien todas las frutas 2. Pele el kiwi 3. Corte, en rodajas delgadas, las frutillas, el limón, la naranja y el kiwi 4. Coloque las frutas y las hierbas en un frasco de vidrio que rinda para más de 1 litro y que tenga tapa 5. Rellene con agua purificada, cierre y refrigere durante toda la noche.

“Esta agua es superrefrescante, tiene un aroma fresco y un sabor dulce. Es ideal para beberla en ayunas y también durante el día porque es depurativa. Refrigerada puede conservarse durante 24 horas” , asegura la cocinera especialista en cocina cruda Belén Dussaubat.

Jugo verde alcalinizante (para 1 litro)


3_ok4 manzanas, 3 naranjas de jugo, 2 limones, 2 ramas de apio, 1 pepino, 3 tazas de espinacas, 2 centímetros de jengibre

1. Lave todos los ingredientes 2. Pele las naranjas y los limones 3. Exprima idealmente en un extractor para jugos. La chef recomienda un ‘slow juicer’, un aparato que conserva la mayor parte de los nutrientes y enzimas, evitando la oxidación de las frutas y vegetales 4. Sirva. Si no lo toma todo inmediatamente, se puede conservar refrigerado en un envase de vidrio tapado por 1 día.

Este zumo es un concentrado de vitaminas, minerales y clorofila de gran poder alcalinizante, antioxidante, depurativo y energizante. Ideal para consumirlo con el estómago vacío a la hora del desayuno o también durante el día, sobre todo después de una actividad física intensa.

Espagueti crudo al curry (para 2 personas)


4_ok2 zapallos italianos grandes, 2 tomates, 3 naranjas para jugo, 1 cucharadita de curry, Jengibre fresco a gusto, 1 cucharada colmada de tahine (disponible en supermercados y tiendas de cocina oriental) o 3 cucharadas de semillas de sésamo, 6 hojas de albahaca, 1 cucharada de romero seco, Orégano seco a gusto, 1 taza de berros o brotes de alfalfa, ¼ de taza de pimentón rojo picado en cubos

1. Licúe las naranjas (peladas) y los tomates junto con el curry, el jengibre, la albahaca y el romero 2. Añada el tahine (o las semillas de sésamo) y vuelva a licuar 3. Pele los zapallitos italianos y con una mandolina rállelos a lo largo intentado formar tiras con forma de espagueti. 4. Mezcle los ‘fideos’ de zapallito con la salsa de curry 5. Porcione, decore cada plato con pimentón, orégano, berros (o brotes de alfalfa) y sirva inmediatamente.

Ensalada verde con ‘arroz’ (para 2 personas)


5_ok300 g de lechuga, 50 g de rúcula fresca, ½ coliflor pequeña, 2 zanahorias, ½ pimentón rojo, ½ pimentón amarillo, ½ paquete de cilantro, 2 ramas de apio, ½ cebollín Para el aderezo: ½ zapallito italiano, 1 palta, 4 cucharadas de jugo de limón, ½ diente de ajo

1. Para el ‘arroz’ de verduras corte el apio y los pimentones en cubos muy pequeños 2. Pique cilantro y el cebollín muy fino 3. Ralle las zanahorias y la ½ coliflor 4. Mezcle todo en un bol 5. Para el aderezo: Licúe todos los ingredientes hasta formar una salsa cremosa 6. Incorpore el aderezo con el ‘arroz’ 7. Sirva sobre una cama de lechuga y rúcula. Decore con hojas de cilantro.

Según la experta en cocina cruda esta ensalada es ideal como última comida del día.

Postre de chirimoyas y berries (para 4 personas)


6_ok2 tazas de dátiles, 1 taza de almendras, 3 tazas de chirimoya sin pepas, 2 tazas de frutillas, 2 naranjas de jugo, 1 cucharadita de romero seco, 1 taza de arándanos o moras

1. Hidrate las almendras durante 8 horas. Retire el agua y lave 2. Descaroce los dátiles e hidrate por 2 horas. Cuele y conserve el agua del remojo 3. En una procesadora, muela los dátiles junto con las almendras hasta formar una masa suave. Se debe incorporar bien pero igualmente conservar algunos trozos enteros de los frutos secos 4. Separe en 4 porciones y vierta, por separado, sobre potes de vidrio 5. Licúe ¾ partes de las chirimoyas y las frutillas incorporando las naranjas, el romero y el agua de remojo de los dátiles 6. Sobre los envases de vidrio agregue el resto de la fruta picada y vierta sobre ella la crema de chirimoya y frutilla 7. Decore con los arándanos, trozos de almendra y romero picado a gusto 8. Refrigere durante 1 hora y sirva.

Los beneficios de esta tendencia


Esta tendencia es parte del movimiento de ‘alimentación viva’ que privilegia el consumo de ingredientes frescos, de origen vegetal y en su mayoría crudos. En la alimentación frugívora, particularmente, se comen grandes cantidades de frutas y verduras, complementadas con menores porciones de brotes, algas, semillas, nueces y otras fuentes de grasas saludables. “A esta dieta también se le llama ‘80/10/10’ por los porcentajes de macronutrientes que incluye: 80% carbohidratos, 10% grasas y 10% proteínas. Aunque esto puede variar dependiendo de cada persona y sus requerimientos personales. Pero finalmente la ganancia en energía que se percibe al comer de esta forma es inmensa, dan ganas de moverse y estar activos siempre”, asegura la cocinera, que viene llegando del Festival de Frutas de Woodstock (EE.UU.), donde se discutieron las últimas tendencias de esta corriente. Entre los beneficios que le atribuyen a esta dieta están mejoras en trastornos digestivos, alergias y desequilibrios hormonales.

* Belén Dussaubat es instructora y chef de Raw Food del Living Light Culinary Arts, de California, y realiza regularmente clases de cocina cruda. En diciembre dictará un taller con recetas especiales para Navidad y en enero tendrá cursos semanales. Para más información visite su sitio web www.chirimoyalegre.cl