Belleza

“Yo no cambio mi perfume”

Hay mujeres que son ‘infieles’, prueban uno y otro sin remordimientos. Pero a estas cinco féminas les hace ruido esa promiscuidad aromática y son leales a una sola fragancia. Saben muy bien que un olor especial dice mucho de ellas, a veces incluso mucho más que las palabras.

  • Monserrat Molina

Compartir vía email

Producción: Claudia Illanes Fotos: Pablo Wilson Maquillaje: Tere Irarrázabal Pelo: Luis Mardones

“Es fantasioso e hipnotizante”
Catalina Ovalle, Hypnôse de Lancôme


01-500La primera vez que esta periodista y gestora cultural ocupó el perfume Hypnôse de Lancôme fue hace diez años, cuando cumplió 30: “El cambio de folio requería varias modificaciones y una de esas era el perfume. Decidí pasar de los cítricos a los románticos. Lo descubrí en un Duty Free. Me gustaron su nombre y el color, y al olerlo me enamoré y es el único que uso desde entonces. Lo encuentro sutilmente fantasioso e hipnotizante, fresco y delicado sin ser dulce ni hostigoso. Destaca la femineidad que una mujer debe evocar al caminar, dejando una leve estela de presencia”.

“Me identifica totalmente”
María Ignacia Echenique, Parisienne de Yves Saint Laurent


02-500

“Este perfume lo compré hace dos años en un viaje que hice a Tulum. Mientras hacía escala en el aeropuerto de Atlanta, entré al Duty Free y probé varios hasta que encontré este y me fascinó. Eso sí, debo reconocer que hace algunos años se lo había sentido a una mujer en un desfile de moda en Brasil y me encantó. En general los aromas de los perfumes se me van superrápido, es por eso que prefiero aquellos que me entregan un dejo de dulzura sin ser pasosos. Me identifica totalmente. Por otro lado, me trae superbuenos recuerdos”, cuenta la dueña de la tienda Enfit.

“Es parte de mí”
Francesca Innocenti, Euphoria de Calvin Klein


03-500

A los 17 años esta modelo y diseñadora gráfica ocupó por primera vez Euphoria de Calvin Klein: “Se lo pedí de regalo a mi mamá y lo guardé intacto por mucho tiempo. Mi mejor amiga del colegio se había comprado el mismo, antes que yo, y aunque lo descubrimos juntas, preferí no usarlo hasta que entré a la universidad, pues ya no íbamos a ser compañeras de curso. Este perfume resume mi personalidad. Evoca orquídeas negras, lo que hace que suene exótico y dramático. Es superfemenino y bastante sexi, a pesar de ser floral. Lo utilizo todos los días, es parte de mí”.

“Su aroma siempre está presente”
María Cecilia Molina, Be Delicious de Donna Karan


04-500

Se lo regalaron hace cuatro meses y desde entonces no ha dejado de ocuparlo ni un solo día. “Es liviano, suave, fresco, para usarlo a diario, y además muy adecuado para el tipo de actividad que realizo. Como soy instructora de pilates y bailaora de flamenco estoy siempre muy cerca y en contacto con mis alumnos, es por eso que me preocupo de que mi perfume tenga un aroma agradable, fresco y a la vez sofisticado. Uno debe lograr que ciertos olores le pertenezcan, la identifiquen y evoquen los sentidos. Su aroma no invade, pero siempre está presente”, cuenta.

“Me gusta porque no es pretencioso”
Magdalena Marambio, Eau de Pamplemousse Rose de Hermès


05-500

La doctora Magdalena Marambio descubrió esta colonia hace tres años a la vuelta de un viaje que hizo con su hija mayor, Consuelo. “Desde entonces se ha transformado en mi perfume preferido. Cada vez que lo ocupo, me trae muy lindos recuerdos de aquellas vacaciones que fueron preciosas. Su aroma me fascina, y me siento superidentificada con él. El aroma de esta agua cítrica es fresco y vivo, no es ni pesado ni pegote, y el hecho de que tenga notas muy delicadas de rosas lo hace liviano y muy especial. Además me gusta porque no es pretencioso”.