Destacado 1/2 2

Placeres verdes y saludables

Aún hay gustos que cualquiera puede darse sin remordimiento alguno. Una buena copa de vino es tan buena para el cuerpo y el alma como un paseo al aire libre. Aquí una propuesta con esa perfecta ecuación. Y dos recomendados orgánicos para tener en la despensa.

  • Revista Mujer

Compartir vía email

Bicicleta y vino1.jpg_340

La Bicicleta Verde, reconocida como la empresa más innovadora por sus pares de la industria turística nacional en septiembre pasado, apuesta por el turismo sustentable y ofrece diversos city tour para conocer pedaleando la cultura local. Tras llegar en camioneta al pueblito Alto Jahuel, se visita la Viña Santa Rita, una de las más antiguas de Chile; Viña Carmen, que reintrodujo la cepa carménère ya extinta en Burdeos, y Viña Nativa, dedicada al cultivo de viñedos orgánicos, con paradas para degustación. La actividad finaliza con un almuerzo chileno. Otra opción es el tour de medio día a la Viña Cousiño Macul, que incluye tres catas.

Propuesta orgánica

Empujada por una demanda mundial por productos orgánicos, la industria vitivinícola también tiene vinos que se producen cuidando el medioambiente y sin químicos. Aunque hace unos años era un tipo de producción marginal, de a poco ha ganado terreno. Los expertos creen que el aislamiento geográfico de Chile -desierto, mar y cordillera- lo hace ideal para producciones orgánicas, por la menor presencia de enfermedades que atacan a las parras. Hoy muchas viñas cuentan con líneas orgánicas. Entre ellas destaca Viñedos Emiliana, la mayor viña orgánica en hectáreas plantadas a nivel mundial (más de mil), con numerosos premios y certificaciones.

100% orgánico, certificado y premiado

Hace rato que Chile es un excelente productor de aceite de oliva de gran calidad. Pionero en la agricultura orgánica fue Olave, en 2005 elegido entre 500 marcas el mejor del mundo, y desde entonces habitualmente distinguido en certámenes; el último, BIOL Italia 2014, le otorgó medalla de plata.