Destacado 1/2 2

Danza y moda unidas por un vínculo fraternal

Desde 2012 que cada septiembre se celebra en Nueva York una fiesta que rememora el fraternal vínculo que históricamente han tenido los diseñadores de moda con la danza clásica. Este año la gala anual del New York City Ballet contó con creaciones originales de Carolina Herrera, Sarah Burton y Mary Katrantzou, entre otros.

  • Janet Barra

Compartir vía email

Paul Kolnik
La coreografía de Troy Schumacher con los diseños de Thom Browne. En un video previo a la gala, el modisto confidenció que el movimiento de las prendas fue uno de sus desafíos. “Usualmente, no pienso sobre la movilidad de mi ropa”, dijo.

A pesar de que los legendarios Ida Rubinstein, Anna Pavlova y Vaslav Nijinsky debutaron hace más de una centuria en los escenarios, su legado en la danza clásica sigue vigente. Estos bailarines revolucionaron la escena cultural de París con sus ballet rusos, dirigidos por el empresario teatral, productor y artista Serge Pavlovic Diaghilev. La ambientación y el vestuario de estas producciones, a cargo de León Bakst, marcaron a toda una generación y, claro, su influencia alcanzó al mundo fashion. “Su primera aparición (de los ballet rusos) en París, en 1909, impresionó a las audiencias con sus brillantes atuendos inspirados en Oriente. Los diseños incluían pantalones harem, turbantes, joyas recargadas y ropa con aplicaciones de terciopelo y seda”, describe el libro The Fashion Book (2013).

El paso del tiempo no difuminó el vínculo entre moda y danza. Por el contrario, lo profundizó. Las galas anuales del New York City Ballet (NYCB) confirman esta fructífera asociación que en su última cita, celebrada el 23 de septiembre de 2014, exhibió sobre el escenario del Lincoln Center coreografías originales y diseños exclusivos de Sarah Burton (directora creativa de Alexander McQueen), Thom Browne, Carolina Herrera, Mary Katrantzou y Valentino Garavani.

De la pasarela al escenario

Los modistos que han creado trajes para compañías de baile clásico no han sido pocos. La lista la encabeza Coco Chanel, quien vistió a la compañía de Serge Pavlovic Diaghilev para el estreno de Le Train Blue (1924) y de Apollon Musagete (1929).

Otro que ha cultivado un íntimo nexo con la danza es Christian Lacroix. Desde que el diseñador declaró el cese de su marca homónima, ha trabajado con el Ópera Nacional de París, cuya última colaboración fue para el ballet Le Palais de Cristal, estrenado en mayo de 2014. Riccardo Tisci, director creativo de la casa Givenchy, también se asoció con esta compañía para la puesta en escena de Bolero, en mayo de 2013. “Tuve muchas ofertas en el pasado de grandes teatros y óperas, pero nunca me sentí preparado. Cuando me propusieron este proyecto sentí que era el momento de decir que sí”, confidenció, por entonces, el modisto a la revista Vogue en su versión inglesa.

En 2012 el diseñador italiano Valentino fue el primer couturier que creó atuendos para la gala de otoño del New York City Ballet, compañía fundada por el célebre coreógrafo George Balanchine. Al año siguiente esta responsabilidad recayó en Prabal Gurung, Iris van Herpen y Olivier Theyskens.

Un festejo anual

3_350
Los bailarines Tiler Peck y Robert Fairchild con los trajes de Sarah Burton.

El programa del NYCB para este 2014 incluyó una nueva versión del ballet Morgen del coreógrafo Peter Marting, con los atuendos de Carolina Herrera. También se sumaron estrenos mundiales como las coreografías de Justin Peck, quien trabajó el vestuario junto a la diseñadora Mary Katranzou; las piezas de Troy Schumacher con trajes confeccionados por el modisto Thom Browne, y el baile concebido por Liam Scarlett con diseños de Sarah Burton. “En estos casos (la gala de otoño) trabajamos con grandes diseñadores. Es un desafío para ellos, porque están acostumbrados a vestir mujeres que caminan por la pasarela o por la alfombra roja donde los atuendos se pueden ver a poca distancia. Mi labor es ayudarlos a que se den cuenta de que la ropa estará a más de 15 metros de distancia, que los bailarines están en constante movimiento haciendo atléticos pasos y las luces pueden cambiar el color de las prendas”, explicó Marc Happel, director del departamento de vestuario del New York City Ballet, en 2012.

La artífice de estas fiestas de moda y ballet es la actriz Sarah Jessica Parker. En su debut en la red social Twitter en noviembre de 2013 escribió. “Mi primer tweet. Orgullosa de compartir mi nueva serie City Ballet en (el sitio web) AOL. Los bailarines de @NYCballet = ¡extraordinarios!”, sobre el lanzamiento de estos microdocumentales que muestran el ‘detrás de escena’ de esta compañía. Actualmente, Parker es la vicepresidenta del directorio de este cuerpo de baile y como tal ha implementado estas galas. “Fue mi idea meses, meses atrás”, mencionó la actriz a la revista Vanity Fair en septiembre de 2012 cuando preparaba la primera edición de esta fiesta. Y agregó: “Es un lanzamiento que espero se vuelva un evento anual”. Así sucedió y cada año convoca más atención tanto por los creativos que han participado como por la alfombra roja que inaugura el evento.