Vida Sana

Agua y sal en su justa medida

Ni mucho, ni muy poco. Es importante tener un consumo moderado de ambos, porque si bien cada uno aporta cosas a nuestro organismo, en exceso también pueden causar daños

  • Revista Mujer

Compartir vía email

El consumo de agua y sal en nuestra dieta son fundamentales para un buen funcionamiento de nuestro organismo. Pero como en la mayoría de los casos, todo en exceso hace daño. De ahí la importancia de mantener una ingesta controlada de ambos.

 Sobre el consumo de agua agua

Los humanos estamos compuestos de agua (entre 50 y 70% dependiendo del sexo y la edad) por lo que su consumo es vital para que las células y tejidos del organismo funcionen correctamente.

El nutricionista de IntegraMédica, Roberto Gabarroche, nos entrega algunos tips sobre su consumo:

  • La necesidad de agua es individual para cada organismo, siendo la recomendación general para un adulto consumir entre 1.5 a 2 litros al día.
  • El exceso de líquidos también puede producir problemas a tu salud, un exceso de consumo diario es considerado llegar por ejemplo a los 7 litros.
  • La principal señal de déficit en el consumo de agua, además de la obvia sensación de sed, y ya en un caso critico es  cuando se manifiestan síntomas como dolor de cabeza, orina muy concentrada y estitiquez.
  • El alcohol, como la cerveza, café u otros alimentos que contengan cafeína son diuréticos y  pueden favorecer estados de deshidratación sino se regula su consumo.

 Sobre el consumo de salsal

Según el ISAL (Instituto de la sal), los seres humanos tenemos una proporción de sal que oscila entre los 14 gr. en un bebé y los 250 gr. en un hombre adulto. Y la sal, a pesar de que su consumo excesivo puede causar grandes daños en el organismo,  aporta sabor, facilita el consumo de otros alimentos más insípidos y permite introducir en la dieta una multitud de alimentos variados.

El nutricionista  Roberto Gabarroche nos da los siguientes consejos sobre el consumo de sal:

  • La recomendación diaria de consumo de sal son 5 gramos, es decir, el equivalente a una tapa de lápiz BIC.
  • Cuando el exceso de sodio en la sangre es alto y sostenido en el tiempo, puede favorecer el desarrollo de hipertensión arterial.
  • El exceso de sal provoca  una sobrecarga de trabajo para los riñones, que deberán eliminarlo por la orina.
  • Es más saludable consumir alimentos naturales por su bajo aporte de sodio.
  • Disminuye la ingesta de productos envasados y evita el uso del salero en la mesa, así impedirás la adición de salar las comidas antes de probarlas.
  • Prefiere el consumo de alimentos que en sus rotulados digan libre, bajo o reducido en sodio.
  • Si vas a consumir sustitutos de sal, consulta al médico o nutricionista antes de ingerirlos.