Gastronomía

República Nikkei

Esta semana Pilar Hurtado comenta su visita a República Nikkei

  • Pilar Hurtado

Compartir vía email

400El nuevo local de José Ozaki (que estuvo por años en calle Santa Beatriz, Providencia, con su restaurante peruano-japonés del mismo nombre) se llama República Nikkei. Un día en el centro con mi madre decidimos pasar a probarlo, pues habíamos oído buenos comentarios. El local es pequeño y funcional, con piso de baldosas coloridas tipo Córdova, gran barra cuadrada y cocina a la vista, azulejos celestes y sencillas mesas blancas de melamina con sillas de madera. La carta, que asemeja una hoja de diario, es breve pero sugerente. Hay que decir que no tiene patente de alcoholes, por si acaso, así que pedimos un té Arizona con sabor a sandía, una lata enorme que alcanzó para las dos. Nos atendió un señor muy amable y eficiente, que contó que era sicólogo el resto del tiempo. No fue su culpa, pero el servicio resultó un tanto lento ese día, dado que la cocina estaba aparentemente ‘apanada’, cosa que si uno no anda apurado o muy hambriento se puede perdonar. La carta ofrece sánguches y sandoichi (emparedado con identidad nikkei, dice la carta) y los hay de pavo, hamburguesa, butifarra, carne, vegetariano, entre otros. Probamos el de cordero con queso y pimientos a la plancha, y resultó muy sabroso y contundente. Otro sándwich fue una butifarra, en la que nos pareció que la carne de chancho estaba cortada muy gruesa. Aunque estaba sabrosa, ganaría mucho si las tajadas fueran más delgadas. Pedimos también takoyaki, que son bollitos de masa con pulpo picado y vegetales, servidos con salsa agridulce y algo así como crema ácida; bien ricos. Lo otro que probamos fue okonomiyaki, que es una especie de tortilla en base a repollo, cebollín y, en nuestro caso, pollo, servido con yo diría que las mismas salsas de los bollitos. La verdad es que estaba exquisita la tortilla y no he podido sacarla de mi cabeza; hay también de chancho, pulpo, camarón, vacuno y tocino. Además tienen ramen, gyozas y brochetas de carne (yakinomo). A nosotros, con todo lo probado, ya no nos cabía nada. Pero, como les comentaba, voy a tener que volver por ese okonomiyaki, ¡que me gustó mucho! Consumo: todo lo descrito $20.300.

República Nikkei, Merced 571, Santiago. Teléfono 9-8294 6441
NOTA 5,9/7